6 °C
España

Buitres sobrevuelan Madrid

|

Por: Andrés Gago


 


 
El mes pasado, el ayuntamiento de Madrid vendió 1860 viviendas de protección oficial por un valor medio de 51.000 euros cada una. La entidad afortunada en recibir semejante ganga no fue ninguna cooperativa, asociación de vecinos o ONG, todo lo contrario, fue un fondo de inversión extranjero, concretamente al fondo de inversiones americano Blackstone, que es mundialmente conocido por la similitud de sus estrategias de negocio con los hábitos de alimentación de las aves carroñeras.


Paradójicamente, cuando pensamos en un animal carroñero, imaginamos una hiena o un buitre devorando cuerpos putrefactos que ningún otro animal se habría dignado a engullir. Sin embargo, en este caso, un piso en pleno Madrid por 51.000 euros suena casi a manjar tierno, hasta el mismo rey de la sabana estaría interesado en hacerse con una presa tan suculenta. De hecho, cualquiera que este compartiendo piso de alquiler en Madrid, por la cantidad de 1000 euros, si en vez de alquilarlo por ese precio lo decidiese comprar, en apenas 5 años el piso quedaría todo pagado.


Por este mismo motivo, la semana pasada el Juzgado de Instrucción número 38 de Madrid abrió diligencias previas para conocer si la venta de estas viviendas en propiedad de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS) habría incurrido en un delito de malversación de caudales públicos y de sustracción de bienes públicos de su utilidad social.


Y es que los 1860 pisos fueron financiados y construidos con dinero público. Estamos hablando según el PSOE, parte denunciante de la demanda, que estos pisos ahora tendrían un valor de media de 75.000 euros. Por lo tanto, además de sustraer un bien público de uso y fines sociales, se esta estaría otorgando un bien público a una entidad priva por un coste menor para que ésta le saque beneficio a través de la especulación.


Como ya alertaba un informe sobre corrupción de la Comisión Europea publicado en Marzo de 2014, los principales focos de corrupción en España se encuentran entre otros en el desarrollo urbano a nivel local.


La principal razón que puede explicar esta venta a la baja, es la desesperada situación del EMVS por equilibrar la cuentas y cumplir con los bancos. Esta entidad, es la encargada de desarrollar la política de vivienda del ayuntamiento y facilitar el acceso a la vivienda a los sectores con mayores dificultades y en situaciones de especial necesidad. Como es lógico, no se espera que una empresa de origen público tenga que ser una fabrica de dinero, pero su ruinosa gestión por parte del ayuntamiento de Madrid ha llevado a arrastrar una deuda de 630 millones de euros con los bancos.


Pero antes de sacar conclusiones debemos conceder a la Justicia, haciendo un acto de fe en su independencia, el tiempo necesario para la valoración y estudio del caso. Mientras tanto, los desahucios ya han comenzado en Madrid. Y es que el desempleo, donde más fuerte azota son en los estratos más débiles de la sociedad, aquellos justamente que más necesitan de una vivienda social, y ahora, debido a esta crisis, los pagos del alquiler se acumulan, y como bien sabemos, estos pisos ya no tienen una finalidad social y los buitres, que no son ninguna ONG, sobrevuelan a la presa desalojada