11 °C
España

Gallardón propone reducir el número de aforados de 17.621 a tan sólo 22

|

Por: Ricardo Miranda


 


 


“Por mucho que los juristas expliquen que el aforamiento no es un privilegio, la sociedad española la percibe como tal. Y eso yo creo que exige una respuesta por parte del legislador”, declaró el Ministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón en una entrevista concedida al diario El País la semana pasada. En estos momentos en España hay, sin contar a las fuerzas y cuerpos de seguridad, 17.621 aforados. Aquí se incluyen todos los políticos de ámbito nacional, autonómico, el total de los miembros de los órganos judicial y fiscal, incluidos los jueces de paz. Pero si además sumásemos a los miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad, que tienen un aforamiento parcial, elevaríamos el número a 280.159 aforados en España.


“Desde mi punto de vista, los únicos aforamientos que deberían subsistir en España son, aparte de los que afectan a la familia real, son los titulares de los poderes del Estado: el presidente del Gobierno, los presidentes del Congreso y del Senado, el presidente del Tribunal Constitucional y el presidente del Tribunal Supremo, más los 17 presidentes de las comunidades autónomas, y esto suma 22 personas”, explicó Ruiz-Gallardón.


La propuesta que ha hecho el ministro de Justicia, supondría una reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial, y eso es lo que su ministerio quiere trasladar al Congreso de los Diputados. De esta forma se eliminaría de un plumazo la protección jurídica especial de los 15.263 jueces y fiscales que hay en España —incluyendo los jueces de paz. También cabe destacar que esta medida afectaría al propio Ruiz-Gallardón. “Los diputados dejaríamos de estar aforados, los ministros dejaríamos de estar aforados, los miembros de los consejos de Gobierno de las comunidades igual que los diputados autonómicos dejarían de estar aforados, aunque para todo eso habría que reformar la Constitución en un caso y los Estatutos de Autonomía en el otro” explicaba el ministro.


Por un lado, la reforma de la Ley Orgánica tan sólo requiere para su aprobación de la mayoría absoluta de las Cámaras, la misma que ahora tiene el Partido Popular, que podría sacar en solitario esta iniciativa. Pero, por otro lado, lo que Ruiz-Gallardón propone implica una reforma constitucional. En relación a esto último, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, hizo unas declaraciones públicas —tras la entrevista del ministro— y no se olvidó de recordar, y dejar la cuestión en el aire, de que lo que el ministro de Justicia propone, “supone reformar la Constitución Española” y se ha preguntado si el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, la apoya. Aunque seguramente lo haga y que esta sea una de las iniciativas legislativas de regeneración democrática que prepara el Gobierno como respuesta a la desafección ciudadana hacia la política y los políticos.


Esta nueva estrategia política del PP también ha sido comentada y matizada por otros líderes políticos. Destacan las declaraciones por parte del parlamentario vasco de UPyD, Gorka Maneiro, quien ya ha llevado este tema al Congreso de los Diputados y lo único que recibió fue el "desprecio de los partidos viejos a lo que fue y es una propuesta indispensable para regenerar la democracia, como es la supresión de todos los aforamientos, porque la ley debe ser igual para todos y no puede haber tratos diferenciados". "Al Partido Popular se le debería caer la cara de vergüenza" porque "primero nos insultan y luego proponen lo que rechazaron", añadió.


A su vez, el coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, considera que la reducción del número de aforados que propone el ministro es insuficiente. "Ni uno", es la cifra que, según el dirigente de IU, debería haber. También ha recordado, por su parte, que la coalición ha defendido "históricamente" que todos los cargos públicos tienen que tener el mismo trato ante la Justicia que el resto de los ciudadanos.