7 °C
Express News Social

La locura de hacer voluntariado en America Central

|

“Cuando llegué a El Salvador me sobrecogió la pobreza y tener que vivir con gente a la que acababa de conocer”


 


Por: Carlos Velázquez


 


 


 


Hace un par de años Luis se encontraba en un momento delicado, “estaba perdido; no sabía lo que hacer con mi vida y empecé a andar con malas juntas”, desvela. La madre de Luis sabía que su hijo necesitaba una experiencia radical que le hiciera cambiar su vision del mundo, así que lo convenció para hacer un voluntariado en El Salvador con el programa Progressio International Citizen Service (ICS).


“¿Progressio qué…?”, se preguntó Luis sorprendido. “Imagínate; ir 10 semanas a un país en vías de desarrollo, con un grupo de extraños… sonaba como el peor de los castigos que mi madre había podido inventar para mí”. A pesar de las dudas, Luis voló a El Salvador junto a un grupo de voluntarios del Reino Unido. Desde entonces, su vida no ha vuelto a ser la misma. “Cuando llegué a San Salvador me sobrecogió la pobreza, la prostitución en las calles y el hecho de tener que vivir con gente a la que acababa de conocer. Sin embargo, mis miedos se difuminaron en cuanto nos asentamos en Chalatenango, una aldea rural al norte del país”.


En Chalatenango, Luis y su grupo se involucraron en la creación de un mural que destacaba la importancia de cuidar el medio ambiente. La mejor parte del proyecto fue “las conexiones que creamos con la comunidad. El arte es una muy buena manera de enganchar a los jóvenes. Nuestro grupo estaba muy unido a la comunidad, y eso es algo de lo que nos sentíamos muy orgullosos”.


Luis también trabajó en San Salvador, la capital del país, donde se involucró con jóvenes en peligro de exclusion. “A mí se me da bien pintar así que decidí crear un taller sobre la creación de graffitis. Esto me permitió atraer a los jóvenes y mantenerlos ocupados en vez de estuviesen en la calle sin hacer nada. Después de dos años, todavía mantego el contacto con muchos de ellos a través de Facebook”, explica orgulloso Luis.


“Progressio ICS fue una llamada de alerta para mí. Mi experiencia como voluntario me hizo apreciar cosas que jamás había tenido en cuenta en el Reino Unido. Me proporcionó nuevas ideas; me abrió los ojos y me hizo darme cuenta de lo materialistas que somos en nuestra cultura. Recomiendo Progressio ICS a todos los jóvenes y especialmente a los que no les va muy bien de momento. Les puedo asegurar que les abrirá un montón de puertas. Además, es la oportunidad perfecta para todos aquellos que hablan español ya que podrán hacer de intrérpretes entre los voluntarios ingleses y la gente en El Salvador”.


Después de completar el voluntariado con Progressio ICS, Luis se matriculó en un curso de diseño gráfico, el cual terminó con sobresaliente. Doy las gracias a Progressio y a todos los voluntarios que he conocido en el camino – gente inteligente, amigable y dispuesta a cambiar el mundo para bien. Entre todos me habéis tocado el alma”.  ¿Entre 18-25 años? No lo pienses más. Comete una locura,  ¡haz voluntariado en América Central con Progressio ICS!


 


Captura de pantalla 2014-09-04 a la(s) 18.36.52