0 °C
Destacados

Charlie Thornberry: la vuelta al mundo sin salir de Londres

|

“Un recorrido gastronómico, preferiblemente cerca de una estación del tube”


Por Yohanna Rozo


Charlie Thornberry es un joven británico que trabaja como consultor para una compañía de aviación sin embargo, su vuelta al mundo nada tiene que ver con la aeronáutica. Su propósito es encontrar un restaurante por país sin poner un solo pie fuera de Londres. La misión inició hacer más de una año y, a la fecha, ha logrado conquistar 61 naciones con su paladar. Para dejar registro de este reto,  Charlie tiene un blog en internet al que bautizó rotwu.com , el nombre ROTWU significa ‘Restaurants Of The World Unite’, por sus siglas en inglés. Aunque Charlie Thornberry nació en Lincoln, Inglaterra, creció en Ipswich y en 2010 decidió mudarse  a la capital británica.


Charlie “Aquí está el gran tablero. Los países en rojo son aquellos para los que ya he encontrado un restaurante. Los Países en blanco... ustedes pueden hacer la recomendación”


La idea de comer en un restaurante de cada país en el mundo sin salir de Londres surgió luego de una visita al Mongolian Grill en Londres, “allí me di cuenta sin querer podía pensar en decenas de restaurantes de diferentes países, entonces me pregunté si todos los países del mundo estarían representados en el Reino Unido” contó Charlie a Express News.


Conocido en twitter como @CharlieDelMonte  este británico confiesa su pasión por escribir, por esta razón,  su blog es una forma natural de mantener registro sobre este interesante tour gastronómico. Sin embargo, el sueño no termina ahí, después de lograr el objetivo Charlie planea escribir un libro.


Pero, ¿cuánto tiempo le tomará terminar la misión? “me ha tomado más de 1 año visitar cerca de 61 restaurantes y ese número incluye los lugares "fáciles" como China, Italiana o India, estos son los tipos de lugares que se pueden encontrar en cualquier parte del Reino Unido”, explica Thornberry. Ahora viene la parte más difícil, “espero que el próximo año pueda completar por lo menos 100 visitas, pero una vez que llegue a 120, este podría ser el final del resto. ¡No he encontrado un restaurante de Luxemburgo todavía!” cuenta el blogger.


Como en cualquier reto, la misión necesitó de una exhaustiva investigación, su gran aliado: “¡Google!” no obstante, su recorrido se ha nutrido gracias a los consejos de amigos y los lectores de ROTWU.com, “la gente que visita mi blog me hace sugerencias permanentemente” indica Charlie, pero eso sí, cada vez que tiene oportunidad de salir con un grupo de amigos, prefiere hacerlo a una parte diferente de Londres, “siempre voy a tratar de elegir un restaurante que me ofrezca una nueva opción culinaria”.


Con la misión, Charlie no pretende convertirse en un crítico gastronómico sino contar su vivencia y hacer un breve perfil del restaurante. Algunos de sus favoritos hasta ahora incluyen ‘Donde Carlos’ en Goldhawk Road como una representación de Colombia y el ‘Tayyab’ en Whitechapel por el lado de Pakistán. Restaurantes de Georgia, Azerbaiyán, Macedonia e Irán también entran en la lista.


Comiendo en la mesa latinoamericana


Ecuador, Perú, México, Cuba y Colombia ya han sido visitados por Charlie, en la mira están Brasil y Argentina. Aunque las salchichas inglesas son excelentes y únicas para él, no deja de expresar su admiración por la comida latinoamericana, especialmente por la colombiana, precisamente por eso, ha nombrado al restaurante ‘Donde Carlos’ uno de sus favoritos, según él, la comida es deliciosa y el precio es perfecto, pero lo que más resalta es que su equipo es muy amable y servicial. “Fuimos allí para el cumpleaños de mi esposa con 25 personas más así que dominamos el lugar, pero fueron muy atentos”.


Charlie  Thornberry Charlie Thornberry, en uno de sus favoritos: ‘Donde Carlos. Foto Alex Lentati


Sin duda, el plato que más lo sorprendió fue la ‘Bandeja Paisa’, “es increíblemente grande. Todo es muy sabroso. El chorizo ​​colombiano es único, pero las arepas son perfectas” reseña el blogger británico.


Cuando se le pregunta qué tanto sabía sobre la comida colombiana antes de probarla, Charlie cuenta que “no mucho” entonces, ¿cómo decidió que la ‘Bandeja paisa’ sería su plato? “La mesera fue muy servicial y nos supo guiar” cuenta.


Jocosamente Charile comenta que si ‘Donde Carlos’ representa un típico restaurante colombiano, entonces “supongo que deben comer sólo una comida por día, nadie puede comer la Bandeja Paisa tres veces al día, ¿pueden?”


Sobre Colombia, Charlie cuenta que estuvo de visita en Bogotá y “fue fantástico”. Para él, se trata de un lugar interesante y muy grande, donde tuvo la suerte de conocer a excelentes personas que le mostraron lo maravillosa que es la capital del país. “Creo que Bogotá debe hacer un mayor esfuerzo para promocionarse en el extranjero para deshacer las percepciones negativas de algunos”, recomienda.


A la hora de pensar en qué otras ciudades se podría cumplir a misma meta que tiene en Londres, él indica que podría ser en Nueva York y tal vez París,  “son los únicos lugares que yo podría imaginar. Aunque creo que puede ser más fácil en Nueva York,  también pienso que en Bruselas hay una buena oportunidad de encontrar todos los países de Europa, esto tiene mucho que ver con la  gran población de inmigrantes que tienen estas ciudades”


Sobre la idea de que en Londres no se consigue verdadera comida inglesa, Charlie dice que no es cierto, muy al contrario sí hay una exquisita oferta británica en los pubs e incluso, se encuentran tiendas de ‘Fish and chips’ en todas partes.


El reto de Charlie, le toma un par de horas a la semana, después de ir al restaurante, usa este tiempo para escribir y organizar el blog. Su gran apoyo para cumplir la hazaña es su esposa, una mujer muy paciente, “le debo mucho por su aguante y voluntad de experimentar esto junto a mí”.


Por parte de sus lectores, recibe mensajes de ánimo y sugerencias.  Sin embargo, por el lado de la comida, hay ingredientes que no son de su total agrado, “no me gusta la mostaza, el wasabi o la remolacha, pero soy bastante mente abierta acerca de la mayoría de otras cosas. Incluso intenté ‘Borscht’ en un restaurante polaco y lo disfruté, así que incluso la remolacha es tolerable ya que es su principal ingrediente. Dicho esto, tengo que aclarar que no tengo ningún deseo en particular de comer cerebros”.


Sobre los precios, “normalmente, estoy feliz de pagar £ 30 para dos personas, incluyendo vino de la casa o una cerveza. Si pago más de 50 libras entonces yo espero algo muy especial y eso no es siempre el caso en Londres”, pero lo más barato que ha comido Charle  ha sido probablemente el ‘Goat roti’. Realmente fue comida de la calle, pero por £ 4.50 me compré un enorme ‘Roti’ que mi esposa y yo no pudimos terminar”.


Mientras que lo más extraño que ha llegado a su paladar ha sido el ‘Molokhia Stew’ de un restaurante egipcio llamado Ali Baba. “Sabía muy bien, pero la textura era muy inusual. Era como Slimer de Ghostbusters”


Respecto al servicio, Charle explica que el nivel es generalmente muy bueno en Londres. “Tengo que admitir que en este aspecto se destaca el bar de tapas ‘Dehesa’, allí derramamos algunas bebidas y partimos vasos, aun así han sido muy atentos”. También me gusta el restaurante africano ‘Azou’ porque el chef hizo parte a la hora de servir y eso hace una gran diferencia.


No obstante, el blogger no vuelve a los restaurantes que ya ha visitado porque es una oportunidad potencial para ir a algún lugar nuevo.  Entre sus anécdotas recuerda la escena que hizo en el restaurante francés  Le Vacherin, donde accidentalmente regó el caldo de mis mejillones sobre su hermana- que además es muy alérgica a los mejillones- “realmente puedo ser una pesadilla para los camareros y camareras por ser torpe, pero allí fueron muy educados y serviciales”.


 La diversidad en un solo lugar: Londres


Esta experiencia ha hecho a este británico de 37 años, apreciar más la ciudad en la que viven: Londres,  “por ser tan diversa e interesante, Londres definitivamente deja espacio para una gran variedad de culturas”.


Arepa de Ecuador en el Rincón Quiteño. Imagen ROTWU.com Arepa de Ecuador en el Rincón Quiteño. Imagen ROTWU.com


Además, con este reto ha aprendido a prestar mucha más atención a lo que está sucediendo en los restaurantes, por ejemplo, de qué forma se presenta el menú, la calidad del servicio, la presentación de los platos. “Sé que es un hecho que nunca abriré un restaurante, yo sería inútil” dice entre risas.


Así que la idea de tener un restaurante que reúna todos los platos que ha probado, no le suena mucho a este británico, “eso sería un restaurante muy extraño”, concluye.


*Foto principal crédito: Alex Lentati