15 °C
Gastronomía

Cuando comida y religión van de la mano… Halal

|

Por: Marta Baena


 


 



La multiculturalidad de Londres es uno de los mayores atractivos de esta ciudad cosmopolita. La conocida, por muchos, como la capital europea ha sido siempre una gran receptora de masa migratoria que llegaba a esta tierra en busca de oportunidades, libertad y diversión. Pero la tendencia de hace unas décadas no ha hecho otra cosa sino acrecentarse con el paso del tiempo, y cada vez son más los extranjeros. Es por eso que hoy en día las diferentes etnias conviven sin problema, pero sin olvidar sus raíces y creencias religiosas.


Más de la mitad de la población que reside actualmente en Londres es inmigrante, siendo éstos principalmente musulmanes. El porcentaje ronda el 40% y la mayor parte de estas generaciones han nacido ya aquí. Están tan integrados en esta ciudad que no es nada sorprendente encontrar restaurantes, no sólo pertenecientes a su gastronomía, sino cumpliendo las mismas condiciones que tendrían en sus países de origen. ¿Quién no ha oído nunca hablar de la comida halal?


A los que venimos de fuera nos puede sonar raro, ya que no estamos tan familiarizados con esta jerga, porque no en todos los países la inmigración árabe está tan extendida como aquí. Pero al poco de trasladarte a Londres conoces, en alguno de tus círculos, ya sea de familia, amigos o trabajo, musulmanes que sólo pueden comer la conocida como ‘halal food’.


 


 


 


¿Qué es la comida halal?


El término halal no se limita únicamente a la gastronomía musulmana, sino al conjunto de prácticas escritas en el Corán, aunque comúnmente se asocia con los alimentos ‘permitidos’ por la ley islámica para los creyentes de Alá. De esta manera, encontramos que en el extremo opuesto de costumbres prohibidas, conocidas como haram, estaría el ingerir cerdo, un animal vetado, o el consumo de alcohol, entre otros.


La diferencia entre la carne considerada ‘halal’, y el resto de carnes, es la manera en que se mata al animal. Según las escrituras del Corán, el sacrificio debe llevarse a cabo mediante una incisión en la garganta con una cuchilla, para seccionar la vena yugular y la arteria carótida, sin alcanzar la espina dorsal. De esta manera, y mediante rezos, se consigue el desangramiento del animal, tratando de que sufra lo menos posible, así como una mayor limpieza de la carne.


En ningún caso estaría permitido el aturdimiento del animal, a no ser que éste sobreviviera, que entonces sí podría ser atontado y después matado por el procedimiento anteriormente explicado. Sin embargo, esta práctica que podría pasar por una especie de ‘sedación del animal’ se lleva realizando en UK desde 1929, siendo obligatoria en la Unión Europea desde 1979. Y, de hecho, se dice que los sacrificios de carnes que se venden bajo el sobrenombre de ‘halal’ en los supermercados sólo se diferencian de la manera occidental en que son bendecidos mientras se les quita la vida.


 


 


 


Integración en UK


Algunas de las tiendas donde se puede comprar comida importada desde Oriente Medio llevan abiertas al público desde 1965 como Shamra, especializada también en comida turca, griega y armenia, que comercia con los productos y sabores mediterráneos más frescos. Pero como ésta, hay muchas tiendas locales que se dedican a la importación de productos originarios de Asia y África, donde los musulmanes pueden encontrar no sólo carnes, sino también especias y otros ingredientes que no sean fáciles de ver en el mercado británico.


Aunque cada vez es más común que las grandes cadenas de supermercados incorporen secciones de comida halal, especialmente en aquellos situados cerca de barrios donde se agrupen gremios musulmanes. Entre las marcas más conocidas están  Marks and Spencer, Tesco, Morrisons y The Co-operative donde se encuentra al menos cordero y pollo. También se está poniendo de moda tener en su stock pavo, ya que en ciertas áreas son muy demandados siguiendo la tradición británica de Acción de Gracias, celebración tradicional estadounidense y canadiense. Incluso Boots, vende comida para bebés halal.


A la pregunta de por qué están tan interesados estas cadenas comerciales en vender este tipo de carne, podría contestarse con los datos de que en Reino Unido viven alrededor de 2.7 millones de musulmanes, cuyo poder adquisitivo ronda las 20 billones de libras, por lo que no cuesta imaginar las ventajas de tenerles como clientes.


 


 


 


¿Cómo identificar un ‘restaurante halal’?


Los restaurantes típicamente musulmanes se identifican con facilidad, ya sea por el nombre     -que estará traducido al árabe-, el menú que sirvan o incluso por la decoración sobrecargada típica de su cultura. En la carta se pueden encontrar variedades como el cuscús, las ensaladas, el humus, el pan pita, arroz blanco, verduras… y todo ello para acompañar a los dos tipos de carnes principales que se encuentran: pollo y cordero. Es menos frecuente, aunque también se puede encontrar, la ternera.


Pero hoy en día, también hay otros muchos restaurantes que por no perder clientela sirven ‘carne permitida’ y son especialmente éstos los que deberían tener un símbolo donde se certifique, aunque se sabe que algunos lo han ocultarlo lo que les ha acarreado serios problemas. Entre las cadenas de hostelería más famosas se encuentran algunos locales de KFC (Kentucky Fried Chicken), Nando’s, Subways, Pizza Express… e incluso, por un tiempo, también McDonald’s servía pollo halal.


 


Captura de pantalla 2014-09-08 a la(s) 17.39.12



Captura de pantalla 2014-09-08 a la(s) 17.39.23