14 °C
Deportes

Hamilton y Mercedes arrasan en Monza

|

Por: Iván Noguera


 


 


El británico se sobrepone a una mala salida y logra una victoria que le deja a 22 puntos de Rosberg, en el día que Ferrari fracasó en su casa


Bonito duelo el que se vivió el domingo entre los dos compañeros de Mercedes, Lewis Hamilton y Nico Rosberg. Dos pilotos destinados a batirse el cobre esta temporada. La buena salida del alemán que aprovechaba el fallo informático de Hamliton para poner tierra de por medio. Pero el inglés resolvió los problemas en su coche y se lanzó de lleno a por la remontada. Magnussen y Massa se resistieron pero la velocidad punta del Mercedes se impuso. Entonces se colocó detrás de Rosberg esperando su momento. El alemán cometió un fallo y eso supuso su sentencia.


Hamilton superó a Massa y recortaba un segundo por vuelta, lo que puso a Rosberg en alerta. Que viene el lobo. En la primera "chicane" del circuito se olvidó de la trazada buena y se coló. El inglés aprovechó el fallo y el resto es historia.


Al final de la carrera, los dos pilotos quisieron dejar claro que siguen siendo compañeros de equipo, acabando con la polémica que les lleva persiguiendo desde el  incidente de la última carrera. Por su parte, Rosberg indicó que la victoria de Hamilton fue con merecimiento, dejando a un lado las rencillas que pudieran quedar. Felipe Massa se beneficio de los problemas de Alonso y Magnussen, y entró tercero, estrenando su lista de podios con Williams. El brasileño fue uno de los pilotos más aclamados, pese a su no demasiado afortunado paso por Ferrari.


Alonso, fin a la racha


Por su parte, el piloto asturiano de Ferrari vio su racha de 29 carreras sin abandonos, tuvo que poner freno en el día más inoportuno, en la casa de la escudería italiana. El sistema ERS del motor sufrió un problema que le obligaba a abandonar, pues según dijo el piloto "tuvimos que apagar el coche, porque sino rompíamos los dos motores", decía decepcionado.


Ferrari tuvo su día más gris en su propia casa, y ve como sus opciones de campeonato se alejan cada vez más. No es fácil de explicar a los miles de aficionados italianos que, Alonso, su piloto estrella, se coloca quinto en el campeonato de pilotos, mientras que Ferrari es cuarta en el de escuderías.