17 °C
Destacados

Los recursos de la Tierra se agotan

|

Por: Sandra Berciano García / sandraberciano@gmail.com


Ilustración: Leticia García Hernando


 


 


Desde la década de 1970 venimos consumiendo recursos a un ritmo superior al requerido para producirlos, con la consiguiente degradación del medio ambiente. Actualmente, la fecha en la que hemos consumido todos los recursos que la tierra va a producir en el año ocurre cada vez antes. Lo que quiere decir que más rápidamente estamos acabando con los recursos del planeta.


Estamos utilizando las reservas que el planeta ha venido acumulando desde hace miles de años y lo hacemos cada vez más de prisa. En poco más de una generación, las selvas y los bosques, las zonas pesqueras y los recursos hídricos han disminuido considerablemente a la vista de todos. No solo eso, también se ha producido un incremente impresionante de la contaminación del suelo y de la atmósfera, trayendo como consecuencias tierras menos productivas y menor diversidad y densidad de animales y plantas. En último caso, el cambio climático, que se hace cada vez más patente a través de sequías, inundaciones y fenómenos extremos.


Este hecho de gastar los recursos más rápidamente de lo que se producen es similar a que una familia estuviese gastando más de lo que ingresa durante años. La familia acabaría irremediablemente en la ruina, del mismo modo que el planeta y nosotros con él, colapsará si no se toman medidas cuanto antes.


El impacto de la actividad humana sobre el planeta se  mide con un indicador llamado Huella Ecológica. Este indicador mide la cantidad de tierra y de agua que necesita una población para producir los recursos que consume y absorber sus desechos. Por ejemplo, si todos viviésemos al estilo de vida americano, necesitaríamos cinco planetas para conseguirlo. La Huella Ecológica es una herramienta sumamente útil para conocer la presión sobre el planeta de una nación, una ciudad, una empresa o incluso un solo individuo.


 


 


La Huella mundial


En 1960 se estima que la humanidad consumía tan solo dos tercios de los recursos que producía la Tierra. Tan solo diez años más tarde, el consumo era igual a lo producido y por tanto su balance era cero. En 1980 ya excedíamos en un 16% la capacidad de regeneración, en el año 2000 ya era un 30% y actualmente algo más del 50%. Según la proyección de Global Footprint Network, en 2050, se necesitarán dos planetas, para proveer los recursos a una población mundial de 9000 millones de personas.


No obstante, no todos los países demandan los mismos recursos. En general, los países más poblados y ricos, son los que más recursos solicitan y los más pobres y despoblados, los que menos.


En Europa tan solo los países del norte de Europa: Noruega, Suecia, Finlandia, Estonia, Letonia y Rusia mantienen una reserva ecológica positiva. El resto de países utilizan más de lo que pueden producir y absorber.


 


En América Latina existen países con saldo positivo, como:


• Argentina


• Bolivia


• Brasil


• Chile


• Colombia


• Ecuador


• Nicaragua


• Panamá


• Paraguay


• Perú


• Uruguay


 


Otros con déficit, como:


• Costa Rica


• Cuba


• República Dominicana


• El Salvador


• Guatemala


• Haití


• Honduras


• Jamaica


• México


• Venezuela


 


El sobre consumo que se produce en los países más ricos tiene un impacto muy negativo en los países pobres. De hecho, la avidez por los recursos, ha sido y sigue siendo la principal causa de las guerras en el mundo. En algunas zonas del mundo este déficit ecológico puede ser devastador, llevando a los países al empobrecimiento, al hambre y a la guerra.


Por otro lado los países con mayor reserva ecológica son y serán en el futuro las sociedades con una mayor fortaleza.


 


 


Acciones


La Huella Ecológica es un parámetro que se mide en unos 150 países del mundo. En cada uno de ellos se miden unas 600 variables para obtener un indicador lo más preciso posible. Este indicador se ha constituido como una herramienta valiosa para analizar el impacto de países o ciudades, que han reaccionado para cambiar y mejorar su huella.


Gobiernos como Emiratos Árabes Unidos, Ecuador, la Unión Europea, Suiza, Japón, Perú, Luxemburgo, Filipinas, Costa Rica o Argentina han establecido planes para mejorar su Huella Ecológica.


Otros países, como España, Francia, Alemania o Bélgica han realizado análisis de la Huella Ecológica, teniendo en cuenta los diversos componentes, como la energía, las tierras forestales, las variaciones regionales de biocapacidad, etc.


También muchas ciudades, como Londres, San Francisco, Calgary, Ontario o Milán se están beneficiando de este modelo para mejorar su sostenibilidad.


Incluso algunas empresas, como WBCSD, El Grupo de GPT, Pictet, Sarasin Banco o SITA han implantado este modelo.


En el caso de Emiratos Árabes Unidos, el país fue señalado como el de mayor huella ecológica del mundo por persona en 2007. El gobierno tomó cartas en el asunto y está tratando de implantar el uso de la energía solar invirtiendo 15.000 millones de dólares en energías alternativas. Otros 22.000 millones de dólares han invertido también en crear la ciudad de Masdar, una ciudad ecológica, libre de coches, con cero residuos y cero emisiones de CO2.


En Costa Rica la Huella Ecológica se incluyó en el informe del estado de la nación, utilizándolo como información relevante para la política de desarrollo humano sostenible.


La ciudad de Londres analiza la Huella Ecológica  para descubrir áreas de intervención y así reducirla. Se evaluó  en bienes, servicios y gestión de residuos, alimentos, consumo de energía, movilidad personal, provisión de vivienda, reducción de la contaminación. A continuación este análisis fue utilizado por los gobiernos locales y empresas para planificar mejor la política. También llevaron a cabo un estudio para que los sectores público y privado trabajasen en conjunto y así reducir la huella ecológica de Londres. En definitiva el objetivo es hacer de Londres una ciudad más sostenible y reducir su Huella Ecológica al máximo.


 


 pag 19 foto 2


 


 


¿Qué podemos hacer nosotros?


Si quiere reducir su Huella Ecológica estas son algunas recomendaciones:



  • 1. Consuma frutas y verduras producidas localmente y de la estación.

  • 2. Evite la carne, el pescado, los huevos y los productos lácteos. Si los consume intente que sean productos locales y con la etiqueta de sostenibilidad, como la etiqueta del Marine Stewardship Council (MSC) en pescados y mariscos.

  • 3. No consuma más de lo que necesita. La mitad de los alimentos que se producen terminan en la basura

  • 4. Evite los alimentos envasados y sobre envasados, como las galletas que vienen en paquetitos, dentro de otros paquetes y dentro de una caja.

  • 5. Utilice una vivienda energéticamente eficiente, de tamaño pequeño.

  • 6. Trate de instalar en su casa alguna fuente de energía renovable, como la solar. Ponga el termostato de casa  a 20º y caliente solo lo que necesite

  • 7. Utilice lámparas LED o de bajo consumo. Compre electrodomésticos con la mejor eficiencia energética, como A+++. Trate de optimizar los ciclos de lavadora. Seque la ropa en el exterior si es posible.

  • 8. Evite el coche. Use la bicicleta o el transporte público. Si compra coche decántese por los de menor consumo.

  • 9. Beba agua del grifo. No compre agua embotellada. Pudiendo beber agua de la red pública gratis es totalmente absurdo gastar un dineral en agua embotellada. Las fabricación y el transporte de las botellas requieren enormes cantidades de energía y los desperdicios de miles de toneladas de plástico es un verdadero desastre medioambiental.

  • 10. Reduzca los residuos que genera. Especialmente evite los residuos cuyo coste de producción y de reciclaje es más alto, como los plásticos, los metales o materiales muy elaborados. Trate de comprar productos duraderos y evite los de usar y tirar.


 


 


Aún estamos a tiempo de revertir el deterioro sufrido por el planeta, pero debemos tomar ahora medidas contundentes para conseguir un consumo sostenible de los recursos naturales. Es nuestra obligación y nuestro deber y la mejor inversión que podemos hacer para el futuro.