2 °C
Rincón Audiovisual

EL HOMBRE MÁS BUSCADO (Anton Corbijn, 2014)

|

Por: Xiana Comesaña Franco


 


 
Puede Que el hombre más buscado sea Philip Seymour Hoffman, ya que cada obra póstuma suya es una reliquia cinematográfica. Sus últimas apariciones en el cine han dejado más que claro que ha sido y será un actor de los grandes y recordado para siempre. Pero este no es el tema que nos ocupa hoy sino el de esta propuesta británica de Anton Corbijn, un thrilller de espionaje al más puro estilo clásico que renueva el género y le da una ligera vuelta de tuerca.


Basada en una novela de John Le Carrè y con los atentados del 11-S como telón de fondo, la premisa es que un joven ruso, sin papeles, consigue llegar a Hamburgo para reclamar la herencia de su padre. Lleva encima una extraordinaria cantidad de dinero, se declara musulmán devoto y presenta signos de haber sido torturado. Los espías de tres naciones, dedicados a la lucha antiterrorista, están convencidos de que han localizado a un importante terrorista islámico. Una abogada idealista, defensora de los derechos humanos, y un poderoso banquero son los únicos que conocen la verdadera identidad del joven. Los tres formarán un triángulo de amor imposible y realmente controvertido que está esperando su momento.


El argumento promete y el guión adaptado de Andrew Bovell está muy bien hilado, por lo que promete ser sin duda, una de las películas del año y sin duda no va a pasar desapercibida. Puede que la chispa sexual o la historia amorosa se salgan un poco de contexto pero le dan un punto diferente al clásico thriller de terrorismo.


La producción está muy cuidada y el reparto es soberbio. Que decir del malogrado Philip Seymur Hoffman, que aun haciendo de alemán cruel y vil tiene su punto de dulzura. Willem Dafoe, Robin Wright o Daniel Brühl y Rachel Mc Además en el rol femenino, ponen la guinda a un casting muy cuidadoso y bien seleccionado que ayuda a aportar realismo y veracidad a la historia.


El director Anton Corbijn, conocido por “El Americano” es más bien fotógrafo y centra su atención en aspectos estilísticos por lo que la película tiene una belleza fotográfica alucinante, pero en este caso no ha descuidado las caras más narrativas dejando así una historia de lo más inusual que aunque impersonal, dejando al descubierto los detalles más íntimos de los personajes.


 


El testamento cinematográfico de Phillip Seymur no es “Munich”, pero tampoco es malo. Vayan a verla. Se la recomiendo personalmente.