12 °C
Eventos

“The Lost Album” de Dennis Hopper en la Royal Academy of Arts

|

Por: Laura Lorenzo


 


 


 


Dennis Hopper, considerado uno de los eternos rebeldes de Hollywood, falleció en 2010 y cuatro años después la Royal Academy de Londres ha reunido en una exposición inédita más de 400 fotografías originales realizadas por el estadounidense.


Nacido en Dodge City, Dennis Lee Hopper era hijo de Marjorie Mae y James Millard Hopper. Hopper y su familia se instalaron en Kansas City (Misuri) tras finalizar la Segunda Guerra Mundial. Siguió los cursos de pintura de Thomas Hart Benton en el Kansas City Art Institute. Tenía 13 años cuando su familia se trasladó a San Diego en California. En la universidad desarrolló un interés por el teatro, interesándose particularmente por las obras de William Shakespeare.


Durante su carrera, Dennis Hopper trabajó en más de 150 películas.Debutó ante las cámaras con un pequeño papel en la película Johnny Guitar, pero su nombre no aparece en los créditos. Fue en un episodio de Medic en 1955, donde interpretaba a un joven epiléptico, cuando su nombre apareció por primera vez en las pantallas. Pero es junto a James Dean, a quien admiraba inmensamente, donde empieza realmente su carrera cinematográfica. Tiene así un papel en Rebelde sin causa (1955) y en Gigante (1956), dos de las tres películas de James Dean en su corta carrera cinematográfica.


La muerte de Dean en un accidente de coche en el mismo 1955 afectó profundamente al joven Dennis Hopper y poco tiempo después tuvo un conflicto con el director Henry Hathaway en la película Del infierno a Texas. El comportamiento de Hopper en el rodaje fue tal, que hizo que estuviese alejado de Hollywood durante varios años. Imposibilitado de trabajar en el cine, Hopper se decanta hacia la fotografía y hace la cubierta para el álbum River Deep.


En Nueva York, estudió en la Lee Strasberg Acting School. Apareció en más de 140 episodios de series de televisión como Bonanza, The Twilight Zone, The Defenders, The Big Valley, El túnel del tiempo y Combat.


Conocido especialmente por su trabajo en la industria del cine, Hopper dirigió la famosa Easyrider (1969) y hizo parte del reparto de películas tan conocidas como Blue Velvet (1986) o Rebel without a cause (1955). Sin embargo, era un storyteller innato y la fotografía era otro de sus medios favoritos para contar historias, las suyas y las de los demás.


Aunque Hopper trabajó en películas como Los cuatro hijos de Katie Elder y True Grit, con escenas junto a John Wayne, no fue hasta que trabajó con Peter Fonda como actor y director en Easy Rider cuando impresionó al establishment de Hollywood. Hopper escribió y realizó otras películas como The Last Movie en 1971. Sin embargo, esta película fue un fracaso en taquilla e hizo que fuese alejado de los grandes estudios. Hopper era alcohólico y drogadicto, y en este punto de su vida, su dependencia se hizo más importante. Pese a ello, continuó rodando películas en aquella época, como Mad Dog Morgan, Tracks, The American Friend, o Apocalypse Now, y obtuvo un gran éxito por la realización y su papel en Out of the Blue.


En 1983, Hopper inició un programa de desintoxicación y se curó de sus dependencias. Rodó algunas películas importantes como Rumble Fish y The Osterman Weekend; pero aun así su carrera no resurgió hasta que interpretó al sádico Frank Booth en Terciopelo azul de David Lynch.


En 1988 rueda la película Colores de guerra, apreciada por la crítica, sobre las bandas de Los Ángeles. Continuaba siendo una personalidad importante en Hollywood, como actor, fotógrafo y director. En 1994, tuvo el papel de malo en la película Speed con Keanu Reeves y Sandra Bullock. En 1995, Hopper realizó igualmente el papel de malo con Kevin Costner en la película Waterworld. Realizó sus últimas actuaciones en la serie Crash (2008) y en las películas Elegy (2008, dirigida por Isabel Coixet), Palermo Shooting (2008) y Alpha and Omega (2010). El 26 de marzo de 2010, Dennis Hopper fue homenajeado con una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood 15.


Hopper creó un diario personal, con fotografías intimas, a la vez que enseñaba la efervescente América de los años 60, en permanente cambio socio cultural. Personajes tan importantes de la historia norteamericana como Martin Luther King o John F. Kennedy no escaparon a la lente de su Nikon F de 28mm.


Dennis Hopper hizo retratos de íconos como Paul Newman, Andy Warhol o Jane Fonda. Además, estuvo presente en momentos de alta tensión como la Marcha a favor de los Derechos Civiles de los afro-americanos en Selma, en 1965. Acompañó a Martin Luther King en ese importante momento y confesó que “quería documentar algo que quedase para la historia”.


Los Ángeles o Nueva York son apenas algunos de los escenarios que dan vida a sus imágenes, pero fue más allá de las fronteras estadounidenses. Londres, México y Perú son presencia constante en su registro fotográfico y se nota una especial fascinación por las corridas de toros, a las que dedicó varias fotos.


Muchas de las fotografías fueron seleccionadas personalmente por Hopper para una exposición en Texas, en 1970. No se conocía el destino de las fotos vintage de Hopper, que solamente se encontrarían después de su muerte.


Dennis Hopper: The Lost Album ha sido organizada por la Royal Academy of Arts de Londres en cooperación con The Dennis Art Trust. La exposición está abierta de lunes a jueves de 10:00 a 18:00, los viernes hasta las 22:00. La entrada cuesta 10 £, para los niños con edad inferior a los 16 años es gratis.


Dennis Hopper era el epítome de la contra-cultura estadounidense en la década de 1960. Si te acuerdas de este período, dice el cliché, entonces es que no estaba allí. Dennis Hopper tenía más razón que la mayoría de la gente para olvidar ese período, dada su afición por la vida rápida, y la intensidad con la que desarrollo tantos papeles en una sola década.


 


pag 28 texto 2 foto 2