3 °C
Reino Unido

Cameron: “Me rompería el corazón que se dividiera nuestra familia de naciones”

|

Por: Ricardo Miranda


Tras varios meses llevando a cabo una campaña del miedo, amenazando a los escoceses con todo tipo de desgracias si votaban por la secesión, David Cameron, Ed Miliband y en menor medida Nick Clegg han dado un giro radical a la campaña y ahora apelan a la del sentimiento, intentando llegar al corazón de los votantes para que no permitan que Reino Unido se fragmente. “Me rompería el corazón que se dividiera nuestra familia de naciones”, dijo Cameron.


Los tres líderes ingleses o el “team Westminster”, el equipo Westminster, como les definió irónicamente el líder independentista, Alex Salmond, decidieron viajar repartidos por diferentes puntos estratégicos de Escocia (Glasgow, Edimburgo y los Scotish Borders) dirigiéndose a entidades financieras, empresas con negocio en Inglaterra y votantes indecisos con promesas de ampliación de poderes fiscales de forma genérica, sin concretar cuáles en ningún momento.


Puede que se trate de una decisión arriesgada porque apenas son bienvenidos y porque lanza una señal de pánico, ya que hasta ahora no habían aparecido mucho ni se habían preocupado. El hecho de tomarse la molestia de hacer esos viajes y cambiar su estrategia apelando al corazón es lo que puede crear aún un mayor clima de desconfianza y una balanza positiva hacia el sí. Puede que algunos votantes reaccionen a su favor, y acudir a votar para salvar la unión. Para otros, sin embargo, puede ser la llamada de atención que necesitaban para darse cuenta de que la independencia no es la quimera que parecía y que la tienen al alcance de la mano.


 


PAG 7 FOTO 1


Salmond aseguró que Isabel II seguiría siendo Reina de Escocia aunque ganara la independencia


Quien también se ha pronunciado ha sido la Reina Isabel II, que tras varios días de presiones desde los sectores más conservadores para que la Reina se pronunciara en contra de la fragmentación de Reino Unido, Isabel II se manifestó contra lo esperado, mostrándose en una posición neutral. La Reina dijo que “la votación es un asunto que concierne a los escoceses”. Además, en lo que a ella le concierne puede estar tranquila ya que Salmond aseguró que Isabel II
seguiría siendo Reina de Escocia aunque ganara la independencia y que “la fusión de las dos monarquías en 1603 se adelantó un siglo a la fusión de los dos parlamentos”.


Salmond recordó la semana pasada en Edimburgo que lo que está ocurriendo en Escocia interesa a muchos países y no se asombra de la presencia de observadores del Gobierno vasco y catalán en el referéndum escocés. El ministro principal se muestra orgulloso del proceso democrático que van a llevar a cabo y lo califica de ‘ejemplar’. “Es la mejor celebración de democracia y en Escocia está teniendo lugar de forma consentida, pacífica y totalmente democrática. Este es un referéndum consentido y acordado por el Acuerdo de Edimburgo entre yo mismo y el primer ministro . Es una expresión democrática y esperamos una participación del 80%”, explica.


Salmond recuerda a Cataluña que su proceso será legal


Tras ser preguntado en una rueda de prensa en Edimburgo sobre el derecho de otras regiones, y en particular Cataluña, a celebrar un referéndum, Alex Salmond, líder del independentista Partido Nacional Escocés no ha querido pronunciarse sobre el derecho que puedan tener o no los catalanes a celebrar un referéndum de independencia.


Tan sólo se limitó a decir que cree que es el proceso adecuado para Escocia y que es el proceso adecuado de celebrar un referéndum. “Pero no soy yo quien tiene que aconsejar a otros países, a otra gente, como tienen que hacer sus cosas”, dijo en referencia al proceso catalán. Lo que sí destacó es que el proceso escocés es legal y tiene el consentimiento tanto de Edimburgo como de Londres. “Lo importante de esto, la cuestión legal, es el consentimiento de celebrar un referéndum”, destacó.