0 °C
Noticias

Educación a la deriva

|

Por: Andrés Gago


 


El activo más importante de cualquier Estado o empresa es el humano. En una nave, si el Capitán no consigue organizar, coordinar, ni asignar tareas a su tripulación, lo más seguro es que la embarcación acabe navegando a la deriva.


De la misma forma, la adecuada formación de la tripulación es fundamental. Una tripulación podría, llegado el caso, hasta tripular la nave sin necesidad o en ausencia de un patrón.


Estos pensamientos que acabo de compartir no emergen por casualidad, sino que florecen a raíz del informe sobre educación publicado por la OCDE. Nefastas noticias nos llegan del mismo organismo que aconseja reducir gastos en servicios públicos para controlar la deuda.


Según el informe, España es el país con la tasa de abandono escolar temprano más alta de todo Europa. El índice refleja el porcentaje de estudiantes que una vez finalizados los estudios obligatorios decide no cursar ni la formación profesional, ni estudios universitarios. De esta forma, el 22% de los jóvenes españoles ha dejado los estudios, el doble que la media de los países de la UE (11%).


Para la población de entre 26 y 65 años las cifras se incrementan significativamente, ya que el 45%, casi la mitad de la población, habría dejado los estudios después de la secundaria. Aunque para el gobierno, los datos tienen su lado positivo, pues se ha conseguido rebajar en un 3,8 % la tasa de abandono temprano. Según el Ministerio, el descenso no estaría relacionado con la crisis sino que con la nueva ley de educación. Una ley que antes de entrar en funcionamiento ya habría conseguido elevar el numero de estudiantes de FP en casi 129.000 estudiantes, alrededor de un 23% más que el curso anterior.


Según los expertos, el descenso del índice en 3.8 puntos, se debería a la tarea casi imposible de los recién graduados de encontrar trabajo nada más salir de la escuela. Empleos como los de peón de obra que tanto se demandaban antes del estallido de la burbuja inmobiliaria han prácticamente desaparecido, o ya no se remuneran como antaño. Esta situación habría incentivado a un porcentaje de los nuevos 129.000 estudiantes de FP a matricularse este año.


Según Gomendio, secretaria de Estado de Educación, "La FP tiene un altísimo valor como una vía aplicada al empleo" y critica que todo el mundo desprestigiara este nivel de educación y acabara cursando, como ella misma hizo, estudios universitarios.


Sin embargo, el informe hace público que en España, el numero de estudiantes universitarios que ahora tienen entre 25 y 34 años, está en la media de la OCDE, situada en un 40%. Por lo tanto España estaría por debajo de países como Polonia o Estonia. El informe, además, destaca el significativo aumento de universitarios en las últimas décadas, ya que la generación comprendida entre los 55 y los 64 años tan solo contaba con un 20% de universitarios entre su población.


Consecuentemente, este considerable aumento, sumado a la desindustrialización y a una economía basada en los servicios y la construcción, que hasta el 2007 se había expandido creando una idea ficticia de nación económicamente desarrollada, habría influido a los estudiantes recién salidos de una educación obligatoria, a sobrestimar la capacidad de su nación para absorber una alta cantidad de licenciados acorde con la estructura productiva del país en el que creían vivir.


Se esperaba que España tuviera una demanda de empleo de carácter universitario al mismo nivel que lo estaba haciendo la media de los países de la OCDE. Empero, esto no fue así.


Ahora, los recién graduados que habrían decidido continuar sus estudios están mejor informados sobre la capacidad productiva real de su país, y en vez de seguir por la rama universitaria, habrían adaptado sus expectativas a la realidad de la nación, optando por la Formación Profesional. Un jarro de agua fría para todos aquellos muchachos que se habrían dejado llevar por las fantasías típicas de serie americanas de médicos y abogados y que ahora ven que su nación apenas necesita la mitad de los que ya hay.


No obstante, a pesar de que la FP aumente y la universidad, sobrevalorada o no decrezca, la tasa de abandono prematura sigue siendo casi la misma durante los últimos años.


En contra de los prejuicios que puedan surgir derivados de las cifras del fracaso escolar, el informe de la OCDE revela que el numero de estudiantes por profesor, así como el salario de estos últimos está por encima de la media de la OCDE. También sorprende saber que tan solo Alemania nos supera en horas de clase, con un total del 4.245 horas lectivas.


Por lo tanto se podría asegurar que el sistema educativo no es eficiente. Tal como apunta Sir Ken Robinson, el diseño de nuestros sistemas tiene un planteamiento erróneo, basado en vez de la diversidad y la individualidad en la conformidad y estandarización. Sugiere que en vez de una reforma se necesita una revolución. Pues éste se basa en el diseñado a principios del s.XIX para dotar a los nuevos estados de sociedades industrializadas un sistema de educación pública previamente inexistente y necesario para la producción. En este modelo se premian los conocimientos más útiles para el trabajo y se descartan otras aptitudes igual de importantes para la realización de las personas.


Por lo tanto es un modelo anticuado para las necesidades de la sociedad moderna. La explosión demográfica nos ha proporcionado la redundancia de un currículo monocolor, creando excedentes que van directos al paro. La sociedad avanzadas de hoy, son industrias de diseño y de servicios mucho mas dinámicas que requieren de destrezas diversas. El sistema educativo debería fomentar la diversidad de talentos. Crear un currículo valido en un contexto de incertidumbre como lo es el futuro.


Sin embargo, la educación pública se ha convertido en la estandarización de competitividades y la estigmatización del error a través de la evaluación cuando educación debería significar aprendizaje.


Para nosotros educación significaba títulos y éstos trabajo. Somos una generación que hemos descubierto que los títulos no sirven de nada. El siguiente paso en la carrera universitaria de cualquier español en paro , después de hacer el master y el doctorado, será realizar un ciclo de FP que se ofertado por la universidad. Al final lo que cuenta es el aprendizaje.


La capacidad de expresarse con precisión delante de un público, razonar críticamente ideas y conceptos, y exponerlos de modo claros, son herramientas validad para cualquier contexto futuro y que se enseñan en los colegios más prestigiosos del Reino Unido, como Eaton o Harrow, renombrados por aportar a la nación lideres y personalidades en todos los campos. Quizás sea la seguridad que estas aptitudes otorgan al estudiante, las que les permiten destacar de las masas educadas por sistemas públicos, entrenados para obedecer, callar y temer el error.


Solo un estado democrático de verdad querría un barco en el que la tripulación abordo pudiese y estuviese capacitada para gobernarlo.