12 °C
Deportes

Cilic gana el US Open de las sorpresas

|

Por: Iván Noguera


 


El croata supera a Nishikori en tres sets y consigue su primer Grand Slam


La final tenía un sabor especial. Un croata y un japonés se enfrentaban en la final después de protagonizar dos grandes sorpresas en las semifinales, eliminando a Federer y Djokovic, respectivamente.


Marin Cilic, Croata aunque nacido en Bosnia-Herzegovina, salió con 15 años rumbo a Italia a hacerse como tenista por recomendación de su entrenador, Goran Ivanisevic. En San Remo pulió su saque, uno de los mejores del circuito, y creció hasta los 198 centímetros. Ivanisevic insistió mucho en sus movimientos laterales para hacerle un jugador más completos, no solo de saque y volea. Hoy, se muestra consistente desde el fondo, como demostró en la mismísima final contra Nishikori, donde se llevó la mayoría de intercambios largos con su potente derecha.


Así empezó el partido. Cilic dominando su saque y poniendo presión al resto. Metiéndose mucho en la pista y ahogando a Nishikori, que perdía su saque con asiduidad. Las imprecisiones del nipón se iban acentuando y Cilic se sentía cada vez más seguro. La derecha le funcionó todo el partido y solo cedió un break en todo el partido. No dio ninguna opción a que su oponente se metiera en el partido, y resolvió la final en por la vía rápida, en tres sets.


Nishikori no pudo conseguir el sueño de reinar en Nueva York. La final ya era una sorpresa para él, que no pudo jugar los dos anteriores torneos por lesión. Por ese motivo, Nishikori se mostraba satisfecho dentro de la decepción por la derrota. "He demostrado que puedo ganar a cualquiera", decía poco después del partido el tenista nipón.


El pupilo de Michael también emigró a los 15 años. En este caso, a Estados Unidos. En Nueva York se sintió como en casa, pero donde ya es todo un ídolo es en el país del sol naciente, donde no puede dar dos pasos por la calle sin que le paren. Con los patrocinadores asiáticos volcados, es el quinto tenista mejor pagado del mundo. Y durante estas dos semanas ha demostrado que tiene tenis para hacer frente a los mejores. La final tuvo un desenlace prematuro, ya que el japonés no se recupero bien del esfuerzo del día anterior contra el número uno, Novak Djokovic.


Dos tenistas, Cilic y Nishikori, que necesitaban un resultado como este para creer en sus posibilidades y ganar regularidad de cara al futuro. Dos jóvenes talentos que darán mucho que hablar a partir de ahora.