7 °C
Destacados

Lo que nos dejó el referéndum

|

Por: Ricardo Miranda


 


El referéndum escocés de la semana pasada dejó a medio país divido entre el sí y el no, y también se cobró la cabeza del ministro principal de Escocia, Alex Salmond. Pero los separatistas no han salido derrotados del todo. El desenfrenado ascenso del en los sondeos previos a la votación, hicieron que el primer ministro David Cameron pusiera un paquete de ofertas encima de la mesa de mayor peso del que le hubiera gustado, que ahora se obligado a llevar a cabo.


Las promesas que los escoceses han obtenido del primer ministro y el resto de los líderes de los partidos unionistas, les permitirán obtener amplios poderes fiscales, sociales y laborales dejando malparados a los partidos tradicionales y debilitados a los líderes de Westminster. De hecho, unas entrevistas realizadas previas a la votación, en la 2.047 adultos fueron entrevistados online (831) y por teléfono (1216), revelaron que a pesar de continuar formando parte del Reino Unido hay un 74% de gente que muestra desafección hacia los políticos de Westminster.


Está claro que la unión ha sido aprobada por el momento pero no con un respaldo infinito. Lejos de estar ‘decidido por una generación’ como dicen muchos políticos, el futuro de Escocia cuelga de la balanza. Ahora queda por ver si las nuevas concesiones de poderes autonómicos consiguen calmar a la ola de jóvenes que desean que las decisiones para Escocia sean tomadas por escoceses. Alex Salmond ha tratado de poner hielo al asunto con su dimisión y también al anunciar que no espera ver otro referéndum de independencia en lo que le resta de vida.


Para tratar de calmar los ánimos, Cameron ya ha prometido que el proyecto de ley se presentará el próximo enero y, además, el Gobierno británico emitirá un borrador de un nuevo Estatuto de Autonomía de Escocia que será publicado antes del 25 de ese mes para que la Cámara de los Comunes lo vote. Las iniciativas planteadas serán debatidas a finales del mes que viene y en octubre el Gobierno publicará un documento con sus propuestas.


Queda ver cómo enfocan esto los partidos políticos de cara a las próximas elecciones del Reino Unido en mayo de 2015. Entre la gente que se encuentra en el lado político más progresista de Inglaterra se habla de que el referéndum debería servir como el catalizador necesario para moverse hacia una descentralización, un modelo más federal para todo el Reino Unido. Además por otro lado, está la cuestión de futuros poderes para Gales e Irlanda del Norte, desde donde ya se escuchan voces que quieren algo de lo que los escoceses van a obtener.


Es una paradoja que los ingleses hayan trabajado en la construcción federal de otros países a lo largo de la historia y que, a día de hoy, todavía tengan problemas para hacerlo en su propio país. Sangre inglesa fluía en la venas de los padres de América que escribieron la constitución de los Estados Unidos. Cuando Australia y Canadá de proclamaron independientes, también lo hicieron como estados federados. Incluso después de la Segunda Guerra Mundial, los aliados, británicos del frente, trazaron una constitución federal para Alemania que le ha servido bien el país.


Reacciones y declaraciones tras los resultados


Los resultados se supieron poco antes de las seis de la mañana del pasado viernes. Desde Edimburgo se anunciaba el resultado final: el no a la secesión de Reino Unido se imponía con una ventaja de casi 11 puntos. Un total del 55,3% de los escoceses dijo no a la secesión en el referéndum frente a un 44,7% que optó por el . La jornada electoral se cerró con un récord mundial de participación electoral en un referéndum con casi 3,6 millones de participantes, que representan casi un 85% del censo electoral (mayores de 16 años).


A continuación tocaba ver las reacciones de ambas partes. Pero si la mera celebración de este referéndum ha sido un ejemplo de democracia, las reacciones de los líderes fueron para quitarse el sombrero. Salmond tuvo la opción de dividir aún más a Escocia pero cumplió con su deber de forma honorable y dio la cara antes las cámaras desde primera hora de la mañana —previo a su dimisión— y admitió su derrota de forma ejemplar llamando a la unidad del país por el bien de Escocia.


“Acepto ese veredicto de la gente y llamo a todos los escoceses a seguirme y aceptar la voluntad democrática de los escoceses. Pero ha habido un sustancial voto en favor de la independencia de este país en el futuro”, enfatizó desde la capital de escocesa.


El primer ministro no se olvidó de recordar lo que puede celebrar como una victoria: las promesas realizadas por los líderes unionistas — los conservadores, laboristas y liberaldemócratas— a los escoceses. Dejó claro que esas futuras reformas son una aspiración, no sólo de los que han votado en favor de la independencia, sino del conjunto del país, que ahora espera que se cumplan. “Toda Escocia espera que se honre con rapidez las promesa de los partidos unionistas de transferir más poder a Escocia”, subrayó.


“Como líder, mi tiempo está casi acabado, pero para Escocia la campaña continúa y el sueño nunca debería de morir".


Salmond también se mostró orgulloso del 84,6% de participación en el referéndum, algo sin precedentes en la historia de la democracia. “El proceso que hemos seguido da un enorme crédito a Escocia. La participación del 85% es única en el mundo en un referéndum y es un triunfo de la democracia y la participación política”. Además, se trata del primer referéndum que no se produce en un clima de violencia o tras la caída de regímenes autoritarios, sino como una irreprochable manifestación de la democracia.


El siguiente en comparecer fue el primer ministro David Cameron desde la residencia oficial en Downing Street. En su discurso, Cameron rehuyó todo triunfalismo debido a las promesas que ha concedido a última hora, que permitirán a Escocia incrementar sus poderes de forma significativa. Su aparición se limitó a confirmar que cumplirá con su promesa y como muestra de buena fe, ya ha nombrado al Lord Smith de Kelvin como la persona encargada de supervisar el proceso de devolución de competencias en materia de impuestos, gasto y política social, y aseguró que el proyecto de ley estará preparado en enero.


 


Captura de pantalla 2014-09-23 a las 08.29.23


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


Dimisión de Alex Salmond


Horas después de su discurso, Salmond sorprendió a todo el mundo anunciando su dimisión como líder del Partido Nacional Escocés (SNP). Continuará liderando el SNP hasta el mes de noviembre, cuando se celebrará la conferencia anual en Perth. Será entonces cuando el independentista no aceptará volver a ser elegido como líder. "Hasta ese momento , desempeñaré las funciones de ministro principal. Después, estaré disponible para desempeñar mis funciones como miembro del Parlamento escocés", ha explicado Salmond, quien aseguró que seguirá ocupando su escaño como parlamentario de a pie por Aberdeenshire East.


Se esperaba la dimisión de Cameron en caso de haber sido el responsable de dividir al Reino Unido, pero nadie se lo imaginaba de quien es el responsable de una fabulosa campaña que, aunque no haya conseguido ganar el referéndum, va a deparar profundos cambios a este país. “En esta situación creo que el partido y el país se beneficiará de un nuevo liderazgo”, declaró Salmond.


"Servir a Escocia como ministro principal ha sido el privilegio de mi vida. Pero como dije a menudo durante la campaña, este proceso no es sobre mí, es mucho más importante que eso. Como líder, mi tiempo está casi acabado, pero para Escocia la campaña continúa y el sueño nunca debería de morir". Así concluía su discurso quien ha dirigido el SNP durante 20 años.


Reacciones de los mercados


La Bolsa de Londres y la libra esterlina arrancaron la jornada del viernes con significativas subidas tras la victoria del ‘no’ a la independencia en el referéndum de Escocia. Por un lado, la Bolsa de Londres celebraba los resultados con una subida del 0,6%, hasta situar el índice FTSE 100 cerca de máximos en 14 años. Por otro lado, la divisa británica, una de las cuestiones que más debates ha generado durante la campaña, arrancó con un rebote del 0,6% en las primera horas de cotización y que se fue moderando hasta situar las ganancias a media jornada en el 0,2%.


 


Captura de pantalla 2014-09-23 a las 08.32.03Buena prueba de esa renovada confianza por parte de los inversores es la subida en la cotización del Royal Bank of Scotland y de Lloyds Banking Group, las entidades con más operaciones en Escocia entre los bancos británicos, que subían cada uno más del 2% en la apertura.


A su vez, los mercados europeos también abrieron en positivo y uno de los activos más beneficiados fue la deuda española, donde la prima de riesgo marcó nuevos mínimos en 109 puntos básicos y la rentabilidad de la deuda a 10 años cayó hasta el 2,21%. Ese mismo día, el Parlamento Catalán aprobó la ley para aprobar la consulta del 9-N y, una vez la norma se publique en el Diario Oficial de la Generalitat, el Gobierno convocará un Consejo de Ministros extraordinario para iniciar los trámites para recurrir la consulta ante el Tribunal Constitucional.