16 °C
Destacados

Gustavo “El Tato” Sanín, La voz de oro de la narración deportiva

|

Ha estado en 7 mundiales en 34 años de profesión


 Por Leo Pareja
www.vivalaradio.co.uk


Gustavo Alberto “El Tato” Sanín Alarcón, periodista deportivo, es quizás hoy por hoy el narrador colombiano más exitoso de la radio. La brillante forma como narra los goles y su amplia experiencia en el conocimiento de los deportes confirman una exitosa carrera profesional en el periodismo.


“El Tato” Sanín, narrador de la Cadena Caracol de Colombia, es oriundo de la ciudad de Pereira, capital del departamento del Risaralda, ubicada en el occidente del país cafetero. Tiene en su haber la participación en 7 mundiales de fútbol y ha perdido la cuenta de los partidos narrados en Copa Libertadores de América, Copas Américas, Copas de Europa y Liga de Campeones. Y es de entender que con 34 años de actividad radial, esos datos estadísticos sean difíciles de precisar.


Hablar con el periodista deportivo es repasar la larga lista de colegas con los que ha trabajado y los medios para los que ha prestado sus servicios. “El Tato” Sanín tiene los pies puestos en la tierra y sigue siendo un hombre sencillo, pese a la gran popularidad y respeto del que goza.


Pero Sanín Alarcón no se limita a ser solo un narrador de fútbol. Con mucho profesionalismo y entusiasmo se le mide a otros deportes como el ciclismo, atletismo, patinaje o baloncesto, este último, uno de sus favoritos pues se destacó como jugador en su época de juventud en la Selección Risaralda. Y los primeros pinitos en la radio los dio en el Grupo Radial Colombiano en su natal Pereira en la década del 80.


A continuación, algunos extractos de una amena charla de Express News con este periodista que logró aún más notoriedaden los medios por el “revuelo” que causó en el Mundial de Brasil y que lo convirtió en el centro de las miradas en las tribunas de prensa por su forma de cantar los goles de Colombia.


¿Cómo surge el “El Tato” Sanín en el mundo de la narración deportiva colombiana?


“Mi gran oportunidad se presenta cuando salgo de la emisora de Caracol Pereira para ir a reemplazar al narrador de Caracol Medellín, Múnera Eatsman, “El Paisita de Oro”. La emisora empieza a buscar narradores y barajan nombres argentinos o colombianos de mucho recorrido como Roger Araujo, Benjamín Puello Enriquez, Paché Andrade, entre otros. Wbeimar Muñoz, director de deportes, pidió una persona buena y joven para terminarla de hacer y proyectarla y darle un nuevo talento a la cadena Caracol. Y todo coincidió cuando me tocó narrar partidos del Nacional y del Medellín mientras el equipo deportivo de la emisora estaba en el exterior en la cobertura de La Copa América del 89. Allí quedaron mis grabaciones”.


  ¿Y qué pasó entonces tras ese reemplazo?


 “Una vez terminada esa Copa América, el narrador Múnera Eastman se retira de Caracol Medellín y monta su propio equipo en Radio Super. La emisora se queda sin narrador e inician la búsqueda del sustituto. Al director le pasaron varios nombres y le recomendaron que escuchara las grabaciones del que había estado cubriendo la vacante. A él le gusto el color de mi voz y textualmente dijo “Ese muchacho me interesa”. Me llaman en agosto del 89 para tremenda responsabilidad. Empecé a hacerlo con mi propio estilo pero no fue fácil porque empezaron a atacarme otros colegas porque yo no era antioqueño y tristemente allí manejaban esos regionalismos profundos y a veces muy hirientes. No desfallecí y seguí poco a poco con una manera distinta de narrar y eso fue calando y gustando en la audiencia”.


 ¿Y lo del “Tato” Sanín, ese apodo como se dio?


 “En un programa con invitados llegó un ex jugador de Nacional, Medellín y del Pereira que le decían “El Tato” González. Y fue precisamente el compañero que hacía la voz comercial, Helmer Muñoz Cañas, el que le propuso al director que el apodo del “Tato Sanín” sonaba bien y desde esa noche así me bautizaron”.


 Además de ese apodo, a usted se le conoce también como “La voz de oro de Colombia”.


“Así es. Eso sucedió ese mismo año pues me tocó viajar mucho a narrar partidos internacionales con Atlético Nacional y entre los mensajes que llegaban a la radio, un hincha del Santa Fe envió uno felicitándome por la buena narración y que para él, yo era la voz de oro de la narración. Eso le gustó a Wbeimar Muñoz y desde entonces me dejaron como “El Tato Sanín, La voz de oro de Colombia”.


 La radio lo ha llevado por el mundo entero, me imagino…


“Gracias a Dios sí. Tengo7 mundiales de fútbol, 7 en divisiones menores, mundiales de patinaje, mundiales de atletismo, Juegos Bolivarianos, Juegos Centroamericanos, campeonatos del mundo de baloncesto, vueltas a Colombia de ciclismo, vueltas al Táchira en Venezuela y lo único que no tengo en mi hoja de vida son Juegos Olímpicos pero tengo fe de que en el 2016 lo vamos a cristalizar”.


 Pero usted no es solo un hombre de radio, hoy lo vemos también como narrador en televisión, ¿es así?


“Efectivamente. Con el Gol Caracol estuve en el Mundial de Francia; el 2009-10 con Une Televisión transmitiendo el fútbol profesional y desde el 2011 estoy con Win Sport”.


 Gracias a su talento y profesión, se codea con los grandes de la radio y del periodismo. Supongo que es una gran satisfacción


“Indudablemente. He compartido con los más grandes comentaristas y narradores deportivos, entre ellos el gran líder la radio Hernán Peláez Restrepo, Iván Mejía Álvarez, Wbeimar Muñoz, Oscar Rentería, Carlos Antonio Vélez, Adolfo Pérez, César Augusto Londoño, Pedro León Londoño, Ciro Díaz Urrego, Edgar Perea, Sergio Ramírez, Jairo Aristizábal Ossa, Alfredo Castro, Juan Manuel González, Carlos Julio Guzmán y Pacho Benítez, entre muchos más, todos ellos, grandes comentaristas y narradores. Con todos ellos crecí como narrador y espero aprender mucho más”.


 De todos estos años en la radio y el periodismo, ¿con qué se queda?


 “Yo me quedo con todo, no dejo nada por fuera, desde mis comienzos y mi presente. Tengo que agradecerle al arquitecto del universo todo lo que me ha dado, a la fe y el empeño que le he puesto a mi trabajo y el respeto que he recibido por parte de oyentes y televidentes”.


 Por su forma tan emocional como narra y canta los goles, ¿usted no pasa desapercibido durante las transmisiones?


“En cada mundial me pasan cosas maravillosas y en este último de Brasil fue algo increíble que quisiera resaltar. La televisión de Japón, de Brasil, de Centroamérica, La BBC de Londres y de otros países pasaron la narración de mis goles. Y ni qué decir de las redes sociales y hasta en youtube donde están mis narraciones y ese maravilloso tanto de James Rodríguez que fue el gol del mundial. Eso fue algo que no olvidaré”.


 A propósito del Mundial de Brasil, el desempeño de la Selección Colombia a todos eclipsó y nos tomó como de sorpresa. ¿Usted qué opina?


 “Para muchos fue sorpresa pero para otros fue lo que se construyó por parte del entrenador José Pékerman. El mundial fue la plataforma ideal para mostrar a todos estos jóvenes jugadores que por algo están casi todos en el extranjero y ahora el resultado es mucho mayor. Mire las contrataciones y movimiento en grandes clubes como los que se fueron a Inglaterra. Esta es una selección grande, con madurez, con proyección y con respeto por un país que nos dio alegrías y nos dará muchas más”.


 La buena actuación de Colombia en ese mundial ha ayudado a limpiar una imagen que quizás en otros aspectos está más maltrecha.


 “Sí. La fijación internacional hacia Colombia es el narcotráfico, la guerrillay la corrupción. Y llega un bálsamo tan maravilloso como el mundial pero ojo, no es solo el fútbol, ahí están Nairo Quintana, Rigoberto Urán, Mariana Pajón, Caterine Ibarguen, los pesistas y los yudocas, por ejemplo.Tenemos seres humanos valiosísimos en otros aspectos como el cultural y musical que le dan un renombre tan bello a este país que se llama Colombia. Por todo esto ha sido mi patriotismo tan marcado en este mundial y si tengo que narrar ciclismo, lo hago muy colombiano y el deporte que sea, pero con respeto porque uno tiene que tocarle la piel y el alma al oyente o televidente para contarle que tenemos seres humanos valiosos”.


 ¿Qué se siente y cómo se controla un narrador para describir una jugada tan maravillosa y en un mundial como la del gol de James Rodríguez?


“En un estadio con más de 80 mil almas como El Maracaná y con esa presentación de Colombia ante Uruguay, uno trata de ser un visionario. Hay que presentir lo que está sucediendo en la cancha y desde ese cabezazo de Abel Aguilar, cuando James recibí la pelota y de reojo mira la portería de Fernando Muslera y suelta semejante golazo. Quiero precisar algo, ese día yo tenía afectada la garganta con laringitis pero la dejé a un lado; quizás se me rasga la voz en el gol pero había un sentimiento especial por Colombia y por la patria y me despaché en la narración. Ese gol le dio la vuelta al mundo en las redes sociales y en los medios radiales y televisivos. Los colegas se levantaron y me felicitaron. Al día siguiente prendía la televisión brasileña y abrían los noticieros con ese gol y con mi narración. Fue tan emocionante que la organización Fifa pasaba a los estudios de Caracol a pedir las grabaciones de los goles del “Tato”. Eso me causó mucha alegría y gracias a Dios, mi trabajo está llegando”.


 ¿Se emociona cuando vuelve a ver ese gol y escucha su narración?


“Claro, me erizo, se me pone la piel de gallina, siento alegría por mi patria, por ese profesional que es James Rodríguez, por Pékerman y por ese sentimiento que dejó la selección y porque dejamos de momento a un lado lo negativo del país. Daba alegría ver abrazos entre gente que ni se hablaba; personas que nunca se habían visto pero que por llevar una bandera o una camiseta se abrazaban con entusiasmo, ver los desfiles en las calles con pitos y banderas y gritando viva Colombia,viva mi selección”.


Aunque ya ha pasado tiempo del Mundial de Brasil, sigue en el ambiente como una   amargura porque se pudo haber llegado más lejos en el certamen. ¿Qué opina?


“Claro que sí. Eso es como el que se gana la lotería, quiere más y no se conforma con lo ganado, desea más. Y si me lo preguntan a mí, quiero narrar más goles, estar en más mundiales. ¿Qué le pasó a Colombia? Emito un concepto muy personal, Colombia respetó demasiado a Brasil y cuando reaccionó con su fútbol de categoría, le faltó fue tiempo. Si ese partido hubiese durado 10 minutos más, la cara hubiera sido otra. Y Brasil tiene que reconocer que Colombia tenía con qué ganarle”.


 Aunque luego pasó a convertirse como en un chiste, ¿si fue gol de Yepes?


 “Como colombiano lo digo, fue gol de Yepes; como lo dijo Mariana Pajón y como lo han dicho muchos. Pero si uno se pone a revisar las reglas, desde que el balón sale de un costado, tanto Adrian Ramos como Yepes están adelantados de cuerpo pero cuando el balón rebota en la pelvis de David Luis, ya se habilita y todos decimos, fue gol de Yepes. Eso ya pasó al anecdotario”.


 Debe tener muchas anécdotas en toda su carrera periodística como para destacar, ¿quizás alguna?


 “En el mundial de Italia 90 con un gol de Toto Schillaci, tras marcar uno de los mejores goles ante Checoslovaquia y de ese mundial. Yo me paré en la tribuna en el estadio Olímpico de Roma y empecé a cantar el gol de una manera maravillosa cuando se empezaron a voltear un montón de cámaras y emisoras a poner los micrófonos. Yo me despaché en el relato, gol de Italia, forza Italia, este estadio Olímpico está temblando, ruge Roma. Todo eso salió en la televisión al otro día. En el momento de mi narración, yo estaba con los ojos cerrados y cuando los abro, veo ese montón de cámaras grabando mi relato. Algo parecido me sucedió en Brasil.


Y en el Mundial de Japón, recuerdo que llegué tras un viaje muy largo con escalas en Roma, Nueva Deli, Bombay, La India y Japón, fueron como 26 horas en un avión y llegué muy trastornado de sueño. Me puse a ver la televisión y resulta que era “pague por ver” y me quedé dormido. Creo que dormí como todo un día porque cuando me levanté, estaba oscuro y el televisor encendido. Y luego me pasan la cuenta, creo que era más de 500 dólares en esa época. Todo se aprende. Cuando llego a un hotel, ya pregunto cómo es la cosa”.


 A propósito de la voz, ¿cómo hace para cuidarla a pesar de los viajes y los continuos cambios de temperaturas?


“Antes, cuando era joven, no tenía tanto juicio y ahora que estoy más grandecito, hay que tener más cuidado porque todo se va desgastando. Me cuido mucho en la alimentación y ahora mucho más. Cada que tengo una gira larga de más de 40 días hago una dieta más frugal, de vegetales y evito consumir comidas condimentadas y frituras para tener tranquilidad en el organismo. Tomo mucha agua y si me puedo tomar los 3 litros al día, lo hago; no fumo, odio el cigarrillo pero respeto a la gente que fuma; me tomo los traguitos de licor con moderación. Trato de ser muy prudente en la comida y le doy sueño a la garganta porque es el mejor recuperador. Hago ejercicios para la garganta, he tomado clases de técnica vocal y también canto porque me ayuda a ejercitar mis cuerdas vocales”.


 Finalmente, ¿cómo ve la llegada de jugadores colombianos y latinos a la Premier League inglesa. Cree que van a triunfar?


 “Por supuesto que sí. Ya mostraron de qué están hechos. David Ospina demostró que puede estar en cualquier equipo del mundo y ya está en el Arsenal y desde aquí quisiera decirle, gracias por las alegrías que nos dio con Colombia. Lo mismo Radamel Falcao, es mi ídolo, “El Tigre”, que pedazote de ser humano y qué jugador el que ha contratado el Manchester United; debo decirle a Carlos Sánchez, ahora con el Aston Villa, que es un barón y una roca para jugar al fútbol. A todos ellos, mil gracias por lo que han hecho por Colombia”.


 Y James Rodríguez, ¿triunfará en el Real Madrid, un equipo tan “galáctico”?


 “James es un galáctico. Un muchacho de 23 que sale figura de un mundial y por encima de los grandes va a triunfar y ya está allá, gratis no llegó. Lo hizo con méritos propios y va a triunfar en el Real Madrid pero la gente debe entender que allá son muy exigentes; ese partido lo ganará James Rodríguez y por goleada”.