15 °C
Especiales

Una marca profesional con propósito

|

Por Fabián González @fabiangonzalezh


Me encanta la parábola de mateo 7:24 en donde Jesús describe la importancia de construir una casa sobre la roca, describe que cuando vino la tormenta la casa del prudente estuvo segura porque tenía un fundamento fuerte.


¿Cuál es la roca para construir una marca profesional exitosa?


Creo que uno de los valores más importante de una marca profesional debe basarse en la autenticidad, esa capacidad de ser original independientemente de a quien gustes o no, esa “toque” personal que hace atractivo y memorable a un profesional.


Vivimos en tiempos donde se le hace mucho énfasis al hecho de ser diferentes, de dejar huella, de hacer algo que pocos o nadie haya hecho antes, el problema al que nos enfrentamos cuando tenemos esta perspectiva es que entre más tratamos de diferenciarnos terminamos pareciéndonos más a los otros y paradójicamente vamos perdiendo nuestra propia identidad, que es en ultimas lo que nos hace verdaderamente diferentes. La verdad es que no hay marca más poderosa que aquella que puede sincronizar la imagen y la identidad.


¿Cómo evitar que esto suceda? Muy sencillo, nuestro enfoque debe estar siempre mirando hacia adentro, encontrando cuál es nuestro don o talento o como lo llama Sir Ken Robinson nuestro elemento.


Dicho en otras palabras no tendrás una marca profesional orientada y con propósito sino sientes pasión por lo que haces, no sentirás pasión por lo que haces sino estas utilizando un talento y no utilizarás tu talento sino te empeñas de manera intencional y sistemática en desarrollarlo.


La gran pregunta que nos queda ahora es como encontramos ese pequeño “eslabón perdido” eso que parece obvio pero que muchas personas aún desconocen e inconscientemente se preguntan dentro si ¿en que soy verdaderamente bueno?


Como es un tema personal no puedo darte una formula exacta para responder este interrogante, pero por mi experiencia con otras personas, creo que puedo ayudarte a responder con otras preguntas. Piensa en lo siguiente:


¿Qué es aquello en donde el tiempo te pasa volando?


¿Qué es aquello en donde tu energía se incrementa aun cuando estás cansado?


¿Qué es aquello que harías así fuera gratis, o mejor pagarías por hacer?


No te puedo garantizar que al responderlas puedas encontrar tu elemento, pero lo que sí puedo decirte es que si la respuesta a estas tres preguntas es la misma, tendrás una gran pista para encontrarlo.


Otra cosa que puedes hacer es mirar tus edades tempranas, preguntale a tus familiares en que destacabas y no olvides hacer lo mismo con tus amigos.


Y si ya lo sabes, te invito a que lo ejercites y lo pongas en acción para comprobar si es en realidad tu elemento o es solo una sospecha.


Ahora bien, tengo que decir que con encontrar tu don o talento no es suficiente ya que tienes que buscar la manera de que puedas hacer algo con el, la prueba acida para ello sería hacerte las siguientes dos preguntas:


¿Pagaría alguien por usar o apreciar ese talento que tienes?


¿Solucionas alguna necesidad o sirves a los demás a través de ese talento?


Ahí lo tienes, ¿te animas a encontrar aquello que te apasiona?, ¿estás dispuesto a construir tu casa sobre la roca? La respuesta está en tus manos y ahora es tu turno.