12 °C
Recordando

49 años de la condecoración de The Beatles por Isabel II

|

Por: Lucía García


Un 26 de septiembre, pero de 1965, el famoso grupo The Beatles recibía la mayor condecoración que puede entregar la corona inglesa: fueron nombrados miembros de la Orden del Imperio Británico por Isabel II por su importante aportación a la música inglesa.


Tan solo unos pocos años después de que iniciaran su andadura musical, ya se habían convertido en ídolos de masas y John, Paul, Ringo y George eran aclamados por los millones de fans que tenían en todo el mundo.


De esta manera, el primer ministro de la época Harold Wilson propuso la candidatura de los cuatro de Liverpool para recibir la máxima condecoración del Imperio Británico. Esto causó una serie de protestas en el parlamento, pero no impidieron que finalmente The Beatles recibieran el preciado galardón a manos de la reina Isabel II. Era una condecoración solo reservada para unos pocos y la banda inglesa se convirtió en el primer grupo de rock en recibirla.


Pag 22 FOTO2


El origen de la Orden del Imperio Británico se remonta al año 1917 cuando fue instituida por el rey Jorge V y se reserva para todos aquellos que hacen algo significativo en nombre del Reino Unido. Ostentan la pertenencia a esta orden personalidades tan diversas que van, desde actrices y actores como Elizabeth Taylor, Helen Mirren, Sam Mendes o Anthony Hopkins, hasta científicos como Stephen Hawking, el empresario Bill Gates o la escritora Agatha Christie.


Dentro de la orden existen varias distinciones: Caballeros o Damas de la Gran Cruz, limitada a 100 miembros, Caballeros o Damas Comendadores, limitada a 845, Comendadores, con un límite de 8.960 y Oficiales y Miembros para los que no hay límites pero solo se pueden nombrar por año 858 y 1.464 respectivamente. La Capilla de la Orden está situada desde 1960 en la cripta de la Catedral de St. Paul, aunque todos los servicios tienen lugar en la nave principal.


La insignia que lucen todos sus miembros es una cruz plateada con un medallón central en el anverso donde aparece el lema de la orden “For God and the Empire” y el monograma real de Jorge V en el reverso. Sobre el aspa superior de la cruz hay una corona imperial que varía de color y de tamaño según la distinción de cada miembro.


El acto de entrega de la medalla al grupo The Beatles reunió a una gran multitud de personas, que esperaban impacientes en las inmediaciones del Palacio de Buckingham el reencuentro de los músicos con Isabel II. Aunque algunos de los miembros del grupo no estaban de acuerdo con la institución monárquica, todos afirmaron que fue una gran experiencia y que estaban muy agradecidos por ese reconocimiento. Aunque esa condecoración se desvaneció cuatro años más tarde, en 1969, cuando John Lennon decidió devolverle la medalla a la reina Isabel II en señal de protesta por la participación británica en la Guerra de Vietnam, apoyando al bando estadounidense.


En un primer momento se creyó que la cruz de la orden perteneciente a Lennon había sido fundida, pero hace cinco años, en 2009 se hicieron algunos descubrimientos: la medalla había sido hallada en el palacio de St. James en Londres. Fueron muchos los fans que alzaron la voz y afirmaron que dicho galardón debía exhibirse al público y que debería estar en un museo o incluso en la casa donde se crió Lennon, en Mendips, Liverpool. Finalmente la cruz fue expuesta en la Cancillería Central del Palacio de St. James en su caja original. Uno de los portavoces del palacio de Buckingham afirmó que la decisión sobre el futuro de la condecoración está en manos de la viuda del cantante, Yoko Ono.