11 °C
Reino Unido

Ed Miliband centra su campaña en la reforma sanitaria

|

Por: Ricardo Miranda


 Ed Miliband dirigió su campaña electoral hacia la reforma del Sistema Nacional de Salud (NHS), en la convención de su partido en Manchester la semana pasada.


Fue su último gran baño de masas previo a la campaña dirigida a las elecciones generales que acontecerán dentro de siete meses. En su discurso, el líder de los laboristas alegó que el NHS ha sido “fragmentado y privatizado” durante los cinco años de Gobierno de la coalición de conservadores y liberales. Miliband también hizo un llamamiento directo a los ciudadanos para luchar “juntos” —una palabra que pronunció en 51 ocasiones en una hora de discurso— en lugar de “apañárselas cada uno por su lado”, como apuntó que ocurre con el gobierno conservador.


Ed Miliband lanzó una reflexión a los futuros votantes en la que les planteó cómo sería el futuro de la sanidad en el supuesto caso de pasar otros cinco años con el mismo gobierno. “El NHS está retrocediendo bajo el mandato de este Gobierno. No está seguro en sus manos. Nosotros construimos el NHS, lo salvamos y lo transformaremos en el futuro”, dijo el líder de los laboristas.


La reforma tiene una receta: aumentar la carga fiscal a las tabaqueras, los dueños de viviendas de más de dos millones de libras y los fondos de inversión. De esta forma, Miliband explicó cómo aumentará la financiación del NHS sin tomar nada prestado o pedir a la gente trabajadora que pague una tasa extra. Su promesa es aportar 2.500 millones de libras más cada año a la sanidad pública, lo que entre otras cosas permitiría contratar a 20.000 enfermeras, 8.000 médicos generalistas y 5.000 trabajadores sociales.


Se ocupó de recordar que el 45% de lo votantes por la independencia lo hicieron por un descontento con el sistema sanitario. “La gente en Escocia que quería dejar nuestro país fue porque sintieron que no tenían nada que perder. Nuestra misión es restaurar la fe de la gente en el futuro”. El dirigente del Partido Laborista sabe que sus medidas serán bien recibidas por los habitantes de Escocia, ya que son la base de su apoyo.


Sin embargo, puede que pronto se quede sin el apoyo de los escoceses en Inglaterra debido a las recientes concesiones autonómicas que serán otorgadas a Escocia. Cameron, claro, lo sabe y lo explota. El primer ministro ha prometido que hará una reforma por la que Inglaterra también pase a votar sobre sus propios asuntos de manera independiente, imposibilitando que los diputados escoceses en el Parlamento de Westminster puedan decidir sobre leyes que solo atañen a cuestiones inglesas.


Miliband olvidó lo más importante: el déficit


Ed Miliband, basó su discurso en la crítica hacia el actual gobierno y en la mejora del NHS. El laborista omitió que, para llevar a cabo estas reformas, primero hay que arreglar la economía y que, para ello, hace falta encontrar una solución al déficit económico. Según declaró más tarde, se olvidó de remarcar tal hecho porque no llevaba guión pero aseguró que es un tema "prioritario". ¿Es realmente posible olvidarse de mencionar un tema de semejante calado? Increíble.


El actual titular de Finanzas, George Osborne, se refirió en Twitter a la omisión de Miliband sobre el déficit, y tildó su actuación de extraordinaria: "Ed Miliband no mencionó el déficit ni una sola vez. Extraordinario. Si no puedes arreglar la economía, no puedes financiar el Servicio británico de Sanidad público (NHS)", dijo Osborne.


El dirigente laborista agregó que, pese a no haber hablado del déficit explícitamente, su intervención se centró "en la economía", sobre "cómo cambiamos nuestra economía para que le funcione a la gente trabajadora de nuevo". Palabras en vano que no proponen soluciones.


Tras la convención, Miliband insistió en que la economía es un tema que ocupa un lugar "increíblemente alto" en su lista de prioridades y recordó que el responsable laborista de Finanzas, Ed Balls, ya detalló a comienzos de esta semana un "plan claro" para atajar el déficit.