7 °C
Mundo

Alianza internacional en la guerra contra el terror de Estado Islámico

|

Por: Alba Formoso



- EE UU bombardea Siria con apoyo de Jordania, Arabia Saudí, Emiratos Árabes, Qatar, Bahréin y Jordania


- Reino Unido entra en el conflicto pero anuncia que sólo atacará posiciones en Irak


- El Consejo de Seguridad de la ONU se une para detener la escalada de violencia


 


Estados Unidos entra en la guerra civil de Siria, en coalición con otros cinco países árabes ya ha bombardeado las primeras posiciones en la región. El gobierno de Barack Obama entraba así después de mucho evitarlo en el conflicto civil sirio, que empezó hace ya tres años. La prioridad es desmantelar las redes extremistas que avanzan por Oriente Próximo, en especial frenar la ofensiva de grupos insurgentes suniitas como Estado Islámico o Jorasan, relacionados a Al Qaeda, y cuyo foco de mayor influencia se encuentra en Siria e Irak.


El motivo que ha llevado a Estados Unidos a iniciar este ataque militar que, por el momento, el presidente Obama ha preferido no calificar como ‘guerra’, es combatir, tal y como aseguraba el presidente en su discurso durante la última Asamblea General de la ONU, “estas redes de muerte”. Obama se mostró “optimista” ante los 140 líderes mundiales asistentes a la Asamblea pero reafirmó su política exterior manifestando que “el único lenguaje que entienden estos asesinos (en relación a los grupos extremistas) es el leguaje de la fuerza”.


Estados Unidos ha decido comenzar la ofensiva en Siria ya que tal y como ha calificado Barack Obama “se convirtió en la zona cero de los yihadistas de todo el mundo” tras el estallido de la guerra civil.


En la coalición internacional además de occidente también están estados árabes como Jordania, Arabia Saudí, Emiratos Árabes, Qatar y Bahréin, una agrupación cuya “fuerza” según Obama, “deja claro al mundo que esta no es sólo una lucha de América”. En este hilo, el mandatario recalcó el papel de EE UU como “nación imprescindible” ya que tal y como aseguró “cuando hay problemas en cualquier parte del mundo, no llaman a Pekín o a Moscú, nos llaman a nosotros”. La clave: desmantelar estas redes extremistas sin generar una nueva guerra sobre el terreno.


La guerra de Siria se ha cobrado ya desde 2011 más de 190.000 víctimas y más de tres millones de refugiados, y muchos países aliados muestran su reticencia a nuevas ocupaciones militares tras actuaciones como la guerra de Irak en 2003.


Pese a la intención de no entrar en una guerra ajena, que era lo que han defendido durante los últimos años las autoridades internacionales, el avance y miedo que suscitan las organizaciones yihadistas ha hecho que, con Estados Unidos una vez más a la cabeza en la guerra contra el terrorismo islámico, diferentes líderes internacionales emprendan la cruzada. Esa intención de no entrar en lo que se calificaba como un conflicto “regional” entre Siria e Irak, hizo al gobierno de Estados Unidos subestimar al Estado Islámico, tal y como ha reconocido el presidente de la Casa Blanca en declaraciones recientes.


 ¿Qué es el Estado Islámico?


Es algo más que un grupo insurgente. Formado en el año 2006, la organización tiene una compleja estructura que ha desarrollado redes de instituciones políticas, promulgan leyes e incluso recaudan impuestos, generando sus propias arcas de financiación. En la cabeza de la organización se encuentra Abu Bakr al Bagdadi, eregido como califa, en él recae la máxima autoridad política y religiosa. La organización que tiene entre sus filas unos 7.000 ó 10.000 combatientes , ha invadido amplias zonas de Siria e Irak.


El objetivo del Estado Islámico es la creación de un centro de poder islamista común en ambos países.


En la lista de barbaries cometidas destacan las últimas decapitaciones supuestamente filmadas a periodistas de Estados Unidos y Reino Unido, así como el asesinato de una cooperante humanitaria.


Respecto a la capacidad de estos grupos para atentar contra intereses occidentales, muchos expertos en seguridad afirman que su potencial está limitado a las zonas geográficas que ocupan.


 Reino Unido apoya la intervención en Irak pero no atacará posiciones en Siria 


El Parlamento británico ha autorizado, por 532 votos a favor y 43 en contra, los ataques aéreos sobre el ISIS en Irak. La moción de conservadores y liberales-demócratas justifica la intervención en Irak por “la clara amenaza que el Estado Islámico supone para la integridad territorial del país” y responde “a la petición de apoyo militar realizada por el gobierno de Irak a la comunidad internacional”.


El primer ministro, David Cameron, justificó en la Cámara de los Comunes que “la amenaza que supone esta organización debe ser conjurada antes de que sea demasiado tarde”. Eso sí, el respaldo y apoyo a Estados Unidos no incluye Siria, la moción aprobada por el Parlamento de Reino Unido, dice “esta moción no respalda ataques aéreos en Siria como parte de esta campaña, cualquier otra propuesta en ese sentido será sometida a voto separado en el Parlamento”. Hace ya más de un año que la Cámara se ha posicionado en contra de la intervención en el país, negativa ya enviada al primer ministro David Cameron cuando solicitó 12 meses atrás la intervención en Siria.