5 °C
Destacados

La Zuleta, una apasionada embajadora de la cultura latina en UK

|

Desde Bélgica y luego de participar en el homenaje a Gabriel García Márquez ofrecido en el Parlamento Europeo, ‘La Zuleta’ habló con Express News sobre su incesante labor cultural en el Reino Unido, sus sueños y la necesidad de contarle al mundo sobre la riqueza intelectual y artística que hacen de Latinoamérica una gran región.


 Por Yohanna Rozo


“En el camino aprendí,
que en cuestión de conocer,
de razonar y saber,
es importante, entendí,
mucho más que lo que vi
lo que me queda por ver...”
así recita uno de los poemas favoritos de Johanna Zuleta, escrito por el autor argentino Rafael Amor. ‘La Zuleta’ es una colombiana visionaria y soñadora que ha dedicado todos sus esfuerzos a fortalecer la cultura latinoamericana en el ámbito internacional. Escucharla recitar es un encanto para quienes conocen a ‘La Zuleta’, siempre joven y llena de entusiasmo, una soñadora que entrega todo su espíritu y corazón en cada cosa que hace. Creció entre recitales, poesía y teatro, en un lugar con tanta historia y raíces folclóricas como su amada Barranquilla. Mientras las niñas de su edad jugaban, Johanna siempre estaba leyendo o rodeada de adultos discutiendo las noticias, preocupada por cambiar el mundo, una ilusión que aún convive con ella.


‘La Zuleta’, además de ser reconocida en Londres por su labor de relaciones públicas y representar a los artistas latinoamericanos más sobresalientes, ha sido una destacada líder cultural desde hace 12 años cuando llegó al Reino Unido y Europa. Para ella, “el mayor impacto que uno puede hacer socialmente es a través de la cultura”, es la forma en que se pueden acercar sociedades y llegar a la gente sin ningún tipo de prejuicios. “Eso fue lo que me impulsó a tener mi propia agencia, a trabajar con gente que compartía los mismo ideales que yo, tardé como un año buscando el nombre y no me había dado cuenta de que ya tenía un Brand, todo el mundo decía pregúntele a ‘La Zuleta’ que ella sabe” y, es que Johanna ha tenido el don de las relaciones públicas desde siempre, es “una persona que tiene la rara cualidad de ser capaz de conectar a las personas de todos los ámbitos de la vida e intereses”; “siempre me pasaba que conocía al que hacia algo con el que lo necesitaba, lograba hacer que las cosas sucedieran, eso fue creciendo tanto que cuando terminé mi carrera de negocios internacionales dije: me quiero dedicar a trabajar por el desarrollo de la cultura latinoamericana y así lo he venido haciendo”, afirma ‘La Zuleta’.


‘La Zuleta’ en el homenaje a Gabo en Bruselas. Foto Jorge Hortua ‘La Zuleta’ en el homenaje a Gabo en Bruselas. Foto Jorge Hortua


Johanna se ha forjado un lugar real en los círculos culturales de América Latina en la capital británica. Ha desarrollado varios proyectos de medios de comunicación con las instituciones del Reino Unido como el Tate Modern, The Barbican, Southbank Centre, Pinta, Bloomsbury Publishing y el British Council, así como artistas independientes y organismos gubernamentales vinculados a la promoción y difusión del arte y la cultura.


“Su personalidad está llena de estoicismo y fuerza; herramientas que utiliza para superar los obstáculos de objetivos exigentes para proyectar la entrega de gestión”. Es una embajadora de la cultura en todo el sentido de la frase, para sus amigos “es entusiasta y vivaz, un verdadero catalizador de la generación de las asociaciones más inusuales y fructíferas que ella también cultiva con cuidado y tacto, con su innata atención a los detalles que realmente importan”.


‘La Zuleta’ completa 12 años en Londres, luego de haber vivido en ciudades como Barranquilla, Nueva York y Niza, sintió que en Londres había una necesidad imperante de trabajar por su comunidad y mucho por hacer para promocionar la cultura latinoamericana en el exterior.


Cuando aterrizó en el Reino Unido vio que aún faltaba mucho por mostrarle al mundo. Venida de una familia de escritores, habiendo crecido entre la literatura que encontraba en la casa de su abuelo, la poesía, la filosofía y todo ese ambiente reflexivo del “deber ser”, se fue guiando hacia la reflexión social. “Yo al principio pensé que iba a ser política, mi sueño era ese porque consideraba que la política era la forma como tú podías cambiar, con tus decisiones, la vida de millones de personas para bien… en teoría,” sin embargo ese pensamiento se fue transformando cuenta Johanna.


Con satisfacción recuerda que aún en Colombia y con 16 años inició un movimiento cívico para tomar manos a la obra y hacer eco de las buenas iniciativas que se gestaban en su país, después de eso ingresó a la política más intensamente, pero fue en ese momento, a los 18 años, cuando se le acabó la utopía, “me di cuenta que no iba a tener la libertad que yo esperaba para realizar esos sueños”. Aun así, Johanna se enfocó en su carrera de negocios internacionales, “tenía claro que para poder manejar proyectos o tener una visión más clara de cómo funcionaba el mundo necesitaba abordar el tema de los negocios, dije: si no va a ser a través de la política, el cambio lo voy a hacer a través del área de responsabilidad social empresarial”. No obstante, su vida dio un giro inesperado tras un accidente automovilístico y, luego de una larga recuperación, decidió mudarse a Londres.


La Zuleta La Primera Dama de Colombia, María Clemencia de Santos, impone ´La Paloma de la Paz’ a Johanna Zuleta. Foto Facebook La Zuleta PR


Con 19 años y una maleta llena de sueños, en Londres Johanna se dio cuenta de que venía de un ambiente muy rico y privilegiado culturalmente, “me dolía, no solo que no conocieran nuestra cultura sino que no pudieran vernos con esos mismos ojos porque nadie les contaba las historias positivas de nuestra región, así que tomé la decisión de empezar a hacerlo”.


El primer año que estuvo en Londres lo dedicó a la danza contemporánea, tenía mucha sed de hacer cosas grandes, fue una reconexión con el cuerpo, “algo muy lindo porque uno vuelve a hacer conciencia de esa relación con uno mismo que a veces pasa desapercibida por ser tan natural”.


En esa época, Johanna empezó a reconocer esfuerzos en el ámbito cultural latinoamericano, pero que aún estaban dispersos. “Fui conociendo gente, comencé a crear movimientos, formé un colectivo artístico, primero se trató de una plataforma para las artes contemporáneas, el cine, la música y la literatura. Después de eso vi que estaba rodeada de gente tan fascinante de Argentina, México, Brasil, Venezuela, vi que no solo se trataba de si eras colombiano sino de que eras latinoamericano. Cuando uno se ve por fuera se cuestiona sobre sus raíces, encontré gente con las mismas inquietudes que yo y una mentalidad muy cosmopolita, encontré grandes amigos que han sido como mis mentores, pensamos que queríamos hacer esto y lo otro, hacer, por ejemplo, programas de radio en español, a un nivel más serio, no queríamos la imagen típica de los latinos, la chica en bikini o algo así, sabíamos que lo popular estaba bien, pero había que ampliar la oferta para un público con inquietudes más profundas”. Johanna comenzó con un programa de poesía que se llamó ‘Versos van, versos vienen’ y después hizo parte de ‘Artefacto’, un magazín cultural que informa sobre la cultura en Londres, en español para el mundo.


“Me comenzaron a llamar para brindar asesoría a nivel cultural, logré una conexión con las embajadas latinoamericanas y con las instituciones culturales británicas, aquí los proyectos iban creciendo también, fue arduo al inicio porque no existía ese mercado cultural, pero a mí no me dio miedo, afortunadamente ha sido un crecimiento conjunto” explica ‘La Zuleta’.


Para ella todo se da gracias al trabajo y a las ganas de hacer las cosas “eso como si una conspiración cósmica te ayudara a lograr aquello que sueñas”.


Ahora ‘La Zuleta’ representa artistas y trabaja en conjunto con ellos en proyectos de gran importancia como cuando decidió estar con el único bailarín colombiano del Royal Ballet de Londres, Fernando Montaño, en la reapertura del teatro Colón en Bogotá, una experiencia en la que estuvieron acompañados por 10 bailarines más que aceptaron su invitación. “Fue una oportunidad de volver a casa para presentarle a nuestros coterráneos lo que se hace aquí, creo que este ha sido el show de ballet más importante que se haya llevado a Colombia y representa la importancia de transmitir a través de la cultura”. Esto fue no sólo a un nivel “Premium” sino también social, ya que durante ese viaje a Colombia lograron invitar a 700 niños de escasos recursos a disfrutar del teatro y el ballet, una oportunidad en la que estos pequeños pusieron sus ojos en nuevas posibilidades artísticas.


En el último mes, ‘La Zuleta’ trabajó en conjunto con el Director Artístico de CASA Latin American Theatre Festival, Daniel Golman, con quien armó ‘The night of ideas’, un espacio en el que gente de todo el mundo se reunió alrededor de charlas de muy alto nivel sobre cine, música, literatura y muchos más temas, incluyendo representaciones artísticas. “Fue mágico, fue mi sueño desde siempre, integrar toda esta riqueza interdisciplinaria en un solo lugar, todo el mundo estaba tan dichoso, porque hay sed de realizar cosas así de profundas, hay sed de conocimientos, hay que generar esos encuentros, la gente los necesita”.


Toda esta labor se constituye en la democratización de la cultura y la idea de desarrollar un puente entre Europa y Latinoamérica, fortalecer una relación más nutrida e intercontinental que permita expandirse, hacer intercambios y estar al día tanto en Latinoamérica como en Reino Unido.


Adicionalmente, una de las labores más especiales para ‘La Zuleta’ es trabajar de la mano con artistas de la talla de Omar Castañeda, Alexis Mercedes, Ricardo Cinalli y otras grandes personalidades con las que además guarda una gran amistad. “Lo más importante es tener una buena relación, eso hace que las cosas funcionen tan bien y que uno pueda expresas sus ideas sin temor”. A este grupo de amigos, la cultura latinoamericana le agradece los máximos esfuerzos.


“La mente inquisitiva de Johanna y esa pasión contagiosa por la vida” ha logrado que el compromiso por la justicia social esté siempre presente en su promoción y las campañas a través de las artes, una lucha que nunca dejará atrás.