- °C
Gastronomía

Comer en Londres por menos de £10

|

Por: Marta Baena Sanz


 


 


Londres es considerada, por muchos, la ciudad más cara no sólo de Europa sino también a nivel mundial. El transporte público o la vivienda son algunos de los ‘lujos’ que hay que asumir inevitablemente cuando te trasladas a la capital; donde los alquileres sobrepasan incluso a otras grandes ciudades de la talla de Hong Kong, que hasta hace poco encabezaba la lista, Nueva York o París.
Es también un destino caro para los turistas que ven como sus ahorros se esfuman cada día que pasan en la ciudad. Y es que sólo cubriendo el gasto del metro, autobús u hotel puede entenderse el despilfarre de dinero que ha llegado a superar también a capitales nórdicas como Oslo. Los musicales (mínimo 20libras) o el cine (que oscila entre las 11 y las 13 libras), son sólo algunos de los caprichos que no están, por desgracia, al alcance de todos los bolsillos.
Sin embargo, y aunque se trate de la ciudad más cara en algunos sectores, hay otros que por su alta competitividad se ven obligados a regatear en sus precios, dejándolos accesibles para la mayoría de los visitantes y residentes, como es el campo gastronómico. La amplia variedad de restaurantes internacionales y procedentes de todas las culturas imaginables a los que puede accederse en Londres no tiene fin.
Y, por eso, aunque hay locales para todos los niveles sociales, bien es cierto que los chollos existen, si se quiere encontrarlos, y que no están tan escondidos como parece. Porque comer bien y barato, no está reñido en una ciudad cosmopolita como esta.


 



Opción A: Pubs


Captura de pantalla 2014-10-07 a la(s) 14.54.05
Otra cosa no, pero lo que no vas a dejar de encontrar en cada esquina de Londres es el típico pub inglés, aunque claro, visto uno vistos todos, pues poco difieren entre sí. Lo bueno de estos locales es que te sirven la comida a cualquier hora del día, no se atienen a horarios, lo cuál te da una gran libertad. Lo malo es que la variedad en su carta no sobrepasa la cara de una hoja impresa a doble interlineado.
Los platos son siempre los mismos pero a precios bastante asequibles que suelen rondar las 7 u 8 libras, y algunos de ellos tienen ofertas por el mismo precio incluyendo una bebida no alcohólica. Por lo que siempre que estemos dispuestos a renunciar a la pinta de cerveza, el almuerzo nos puede salir bastante económico.


 


 


Opción B: Restaurantes y cafeterías


En cuanto a los restaurantes, por regla general, contienen en el menú los platos principales a menos de 10 libras. Claro está que tendremos que prescindir de lujos como los entrantes o los postres, que no suelen bajar de las 4 o 5, pero el plan es ir de barato, no nos olvidemos. Además, existen zonas en Londres donde muchos locales ofrecen menús a precios bastante asequibles, como los famosos bufetes libres de Chinatown, donde puedes comer hasta reventar por sólo 8 libras.
Podemos ir a por sabores más tradicionales, como la comida italiana de los restaurantes Ask Italian, como el que hay en la estación de Paddington o restaurantes de carnes y pescados como, por ejemplo, Garfunkel’s en Trafalgar Square o en el O2. Claro que quizá nos atraigan otros sabores y cómo desaprovechar una oportunidad como Londres cuando se quiere arriesgar con platos desconocidos.
Afghan kitchen, situado en Islington, ofrece una variedad de comida afgana por 8/9 libras, donde también tienen opciones para los vegetarianos. Aunque si eres un amante de los vegetales, y no quieres trasladarte tan lejos, en el céntrico barrio del Soho puedes encontrar comida vegetariana en el Beatroot Café. Si lo que te interesa es probar la comida turca, el Azka en Bethnal Green, tiene precios asequibles y abre hasta las 23.00, perfecto para los que cenen en horario español.
Si no estamos tan interesados en la comida, sino en buscar un estilo de local alternativo y diferente, el Comptoir Libanis de Marylebone, decorado con colores vivos y dibujos animados aporta una frescura diferente a sus platos venidos desde Oriente Medio. Y que no os confundan algunos locales que se venden como ‘cafés’ cuando realmente se dedican a mucho más, como pasa con el Java Tree Café (Kinsg’s Cross) donde se elaboran además pizzas y sándwiches, o el Café East un vietnamita con cocina asiática.




Opción C: Compañías take away y mercadillos


Captura de pantalla 2014-10-07 a la(s) 14.58.02


Otra opción barata y rápida son las cadenas fast food del estilo de EAT y Pret a Manger, que atraen diariamente no sólo a millones de turistas, sino también a gente de negocios y trabajadores asiduos que no tienen tiempo o ganas de pasar por la cocina. Estas tiendas ofrecen una amplia variedad de comida para llevar del estilo sándwiches, que no superan las 4 libras, ensaladas, sopas, wraps y dulces. Además, si el máximo para gastarse son 10 libras puede acompañarse esta comida con todos los snacks que se encuentren: crisps, bolsitas de frutos secos, yogures, batidos o fruta. También bebidas y cafés, por supuesto.
Los mercadillos de comida callejera y los mercados más reconocidos son también una buena opción, como Camden Town, Borough Market, Notting Hill o el de Brick Lane, por ejemplo, de los cuales hablaremos más extensamente en otra edición.


 


 


 


Captura de pantalla 2014-10-07 a la(s) 14.58.51