17 °C
Recordando

Vuelta a los 70´s a través de instantáneas sobre la pobreza y la exclusión de Inglaterra

|

Por: Laura Lorenzo


 


 


 


 


A finales de los sesenta, el Reino Unido sufrió una de las peores crisis económicas de su historia. En esa época nació Shelter, una organización sin ánimo de lucro que pretendía destapar el drama de tres millones de habitantes del país que vivían en condiciones infrahumanas. Para demostrar con pruebas evidentes una realidad que las autoridades negaban, los promotores de la ONG encargaron al reportero Nick Hedges que recorriese las calles que albergaban la desesperación y pobreza de las grandes ciudades del país.


Entre 1968 y 1972, Hedges documentó con su cámara cómo sobrevivían los desamparados de Birmingham, Manchester, Leeds, Bradford y Londres. La crudísima colección de un millar de fotos, se exhibe ahora por primera vez al público.


La exposición Make Life Worth Living: Nick Hedges' Photographs for Shelter, 1968-1972 (Haz que la vida valga la pena: las fotos de Nick Hedges para Shelter, 1968-1972), que se puede visitar en el Science Museum de Londres hasta el 18 de enero de 2015, demuestra que las denuncias de los activistas sociales sobre las condiciones de vida miserables de millones de ciudadanos eran una realidad. Las imágenes en blanco y negro no omiten ningún detalle de una realidad desoladora: hambre, exclusión, indigencia, privación, abandono...


 


pág 28 texto 2 foto 3


 


 


El responsable de esta exhibición fotográfica, Greg Hobson, opina que el reportaje que ahora se muestra en público es "tremendamente importante para la historia de la fotografía documental en Gran Bretaña", porque "hace visible la situación de las personas que viven en la pobreza" y "dan voz a aquellos que de otro modo serían ignorados".


Para Campbell Robb, director general de Shelter, las fotos "fueron cruciales" en los primeros pasos de la ONG para "capturar una cruda realidad que muchas personas en Gran Bretaña no podían ni imaginar y mucho menos creer lo que estaba ocurriendo en su propia comunidad". Aunque muchas de las zonas en que trabajó el fotógrafo han sido regeneradas, Gran Bretaña todavía tiene un millón de personas sin hogar o que viven en condiciones deplorables.


"Los precios están por las nubes, abundan los caseros sin escrúpulos y la red de seguridad de las viviendas públicas ha sido destrozada por los recortes", añade el director de la ONG, que cada año intenta ayudar a tres millones de personas. "Hace casi cincuenta años desde que se tomaron estas fotos y comenzamos a trabajar en Shelter. Espero que en otros cincuenta años hayamos completado nuestro viaje y que la mala vivienda o la falta de vivienda sean una cosa del pasado y no un reto para nuestro futuro".


 


pag 28 texto 2 foto 1