5 °C
Reino Unido

El Gobierno británico aumenta los controles en aeropuertos por ébola

|

Por: Ricardo Miranda


 


 


 


El Gobierno británico ha aumentado los controles en los aeropuertos de Heathrow y Gatwick para detectar posibles casos de ébola entre pasajeros procedentes de Liberia, Sierra Leona y Guinea. A su vez, ha tomado la misma medida en las estaciones del Euroestar, el servicio ferroviario que une Reino Unido con la Europa continental a través del Canal de la Mancha.


Las nuevas medidas incluyen examinar el historial de viajes recientes de los pasajeros, con quién han estado en contacto y hacia dónde van, así como un posible examen médico, que efectuará el personal médico y no los agentes de aduanas, según dice un comunicado oficial. "También se asesorará a los pasajeros sobre qué deben hacer si más tarde desarrollan síntomas", se añade. Se les proporcionará un número de teléfono de las autoridades sanitarias británicas al que deberán llamar en caso de que los desarrollen durante el periodo de incubación de veintiún días.


"Se les tomará la temperatura y cumplimentarán un cuestionario en el que se les preguntará por su estado actual de salud, su historial reciente de viajes y si podrían suponer un riesgo potencial por el contacto con pacientes de ébola", explicó el titular británico de Sanidad, Jeremy Hunt.


No es la primera medida que toma el Reino Unido a este respecto, ya que desde el pasado agosto los vuelos directos desde los países más afectados por el virus están suspendidos, por lo que los pasajeros procedentes de estas zonas llegarán a Londres a través de otros territorios. Además, Inglaterra tiene tres hospitales equipados y en alerta ante un supuesto brote del virus.


Con esta medida el Gobierno británico responde a la alarma internacional causada por la propagación del ébola, a pesar de que tres días antes el servicio de salud público descartara estos controles fronterizos al considerar que el riesgo era "bajo" y que el país estaba preparado para "afrontar enfermedades infecciosas inusuales". Pero el Parlamento británico ha decidido dar marcha atrás e introducir medidas para tranquilizar a la opinión pública.


El director del departamento de Salud Preventiva del sistema inglés, Paul Cosford, fue quien descartó la medida porque "requeriría examinar a todos los viajeros que entran en el Reino Unido" y afirmó que "la gente puede volver de una zona afectada a través de cualquier puerto".


Previamente a las medidas del Ejecutivo de Cameron, EE.UU. y Canadá ya habían anunciado que los viajeros procedentes de países africanos afectados por el virus del ébola serán revisados a su llegada. Por su parte, el gobierno francés también prepara un edificio en las afueras de París para los enfermos de ébola en cuarentena, que el Elíseo prevé que llegarán más pronto que tarde.


Los chequeos son “ineficaces”
Peter Piot, uno de los científicos que identificó el virus del ébola en 1976, afirmó el pasado martes en declaraciones a la BBC que los chequeos en los aeropuertos para identificar la enfermedad son ineficaces y no tienen base científica. Piot, que es el director del grupo científico del ébola de la Organización Mundial de la Salud (OMS), aseguró que los chequeos son principalmente una respuesta política que no librará a los países de esa enfermedad.


Además explicó que las infecciones son inevitables como consecuencia de la globalización. También aseguró que es "inevitable" la aparición de más casos de ébola en Europa, si bien descartó una epidemia debido a que existen buenos protocolos médicos.


Incluso en el comunicado oficial, el Gobierno destaca que ninguna iniciativa "puede ofrecer protección al 100% en casos no sintomáticos". "Es importante recordar que el riesgo para el público en el Reino Unido sigue siendo muy bajo, y que el Reino Unido tiene uno de los mejores sistemas de protección de la salud del mundo, con procesos probados para gestionar enfermedades infecciosas cuando surgen", asevera el escrito.
Por su parte, el gobierno francés ya prepara un edificio en las afueras de París para los enfermos de ébola en cuarentena, que el Elíseo prevé que llegarán más pronto que tarde.