15 °C
Destacados

Entrevista a Juanma La Torre, guitarrista de Vetusta Morla

|

Por: Alba Formoso Getino / aformosogetino@gmail.com


Fotografía: Jesús Figueirido


 




 


Lo más importante es que nos escuchen, siendo independientes para crear y comerciales en el tema de 'business' ¿cuál es el problema?



 


 


Vetusta Morla presentaba La Deriva (Pequeño Salto Mortal, 14) en Londres, su tercer álbum de estudio auto gestionado. Para definir el ambiente lo primero que habría que decir es que en The Coronet, la sala elegida para el concierto, no cabía un alfiler. Desde los inicios la banda ha destacado por sus contundentes actuaciones en directo y en la capital británica no defraudaron. Ante una sala abarrotada los de Tres Cantos interpretaron los temas de su último disco y también temas antiguos, con los que los decibelios subieron más si cabe en el teatro londinense. Una fiesta entre amigos de “españoles desplazados” como Juanma La Torre, guitarrista y compositor del grupo define. Vetusta Morla llegaba a la capital británica después de ser cabezas de cartel en los festivales que han recorrido la geografía estival española, y después de colgar el cartel de ‘completo’ en más de 30 conciertos de su gira nacional. 
Dentro de este periplo internacional ahora les esperan México, Argentina, Chile y Colombia. En su paso por Europa, Juanma la Torre, habla para Express News.
¿Qué ha despertado este tercer trabajo La Deriva?
El álbum viene simplemente de escuchar a nuestro alrededor. La principal influencia de este disco en lo que a letras se refiere es sin duda la situación que nos rodea.


La Deriva es presente perfecto, lo que nos está sucediendo a nosotros mismos, a nuestras familias, a nuestros amigos.


Ésta llamada crisis es una realidad muy invasiva como para obviarla y al final de una manera u otra ha salido en nuestras letras, aunque no todo el álbum habla de ello podríamos decir que si es el hilo conductor.


 




Los anteriores discos, (Un día en el mundo, 2008, y Mapas, 2011) han sido relacionados a un lenguaje poético, metafórico, a sonidos llenos de capas e instrumentos ¿Este disco ha sido una deriva hacia nuevos sonidos?
Realmente cuando se crean nuevos temas no se piensa específicamente el rumbo. Lo piensas y puedes analizar después. De hecho, tenemos una teoría a posteriori acerca de esas metáforas, y es que las canciones de este nuevo disco están cargadas de experiencias comunes a la gente que nos escucha, desde la indignación por haber sido estafados que podemos encontrar en Golpe Maestro, pasando por Alto, que habla de personas que se ven forzadas a dejar atrás su país, familia, amigos… O tour de Francia, quién no recuerda los veranos a la hora de la siesta la televisión retransmitiendo las diferentes etapas del Tour.
A la hora de comunicar unos temas con elementos tan comunes y directos a todos excedernos con esas metáforas podía jugar en contra del significado del mensaje. Lo mismo con los sonidos, en La Deriva hay menos capas, los instrumentos suenan de manera más contundente.
Los temas de los anteriores discos quizás eran más personales, no hablaban en un presente, por lo que el juego musical podía ser mucho más amplío.


 


Aparece entonces un cambio en Vetusta Morla con su tercer disco ¿Cuándo surge ese cambio?
Es difícil establecer en qué momento uno cambia, porque es algo inconsciente.
Sin duda cuando nos sentamos todos juntos para poner en común nuevas ideas para el disco nos dimos cuenta de que iba a ser un álbum con una personalidad diferente.


 


Jugando un poco también con las letras de vuestras canciones, el grupo ha pasado de promocionarse gracias al tradicional boca a boca a llenar salas de conciertos y ser cabeza de cartel en muchos festivales ¿Qué es ‘lo que ha hecho grande’ a Vetusta Morla?
La gente que nos sigue sin duda alguna. Ver como la gente comparte tu música con sus amigos, a veces incluso de forma machacona como nos han llegado a confesar, ver como la gente disfruta en tus conciertos es un milagro.
Al final nosotros somos trabajadores, pero hay otros muchos compañeros que lo son igual o más y sin embargo no han conseguido salir adelante. Ver cómo la gente comparte y disfruta tu música es sencillamente maravilloso. Gracias a ellos podemos dedicarnos a los que más nos gusta que es la música, y eso sencillamente es un privilegio.


 


¿Algún ‘golpe maestro’ que haya recibido el grupo?
(Risas) Nosotros como banda no nos podemos quejar ni de cómo nos ha tratado la vida ni la gente. Obviamente en el día a día hay obstáculos pero no ha habido todavía y, ojalá no lo haya nunca, un acontecimiento que haya puesto en duda nuestra fe por lo que hacemos, que encima es lo que más nos gusta hacer en el mundo.


 


Después de la promoción en España y tras las primeras tomas de contacto internacionales podemos dejar más o menos a un lado la crisis y pensar en los aspectos positivos, ¿cómo va el balance de La Deriva?
El balance desde luego lo hacemos muy ilusionados y con resultado de ‘muy positivo’. El álbum ha funcionado, podemos decir que se han vendido discos, y eso ¡es un notición! (risas), encima a un ritmo superior a los dos anteriores, en relación al tiempo que llevan a la venta. Y los conciertos, que también han funcionado, pese a que la gente no tiene mucho que gastar y que tenemos un gobierno que nos han plantado un 21% de IVA, algo con lo que no es fácil trabajar, la gente ha venido a vernos. No podemos pedir más.


 
Vetusta Morla ha llevado siempre las riendas de su trabajo respecto a grandes casas discográficas y en este nuevo disco habéis vuelto a apostar por la autogestión, bajo vuestro propio sello Pequeño Salto Mortal, ¿se ha convertido en una seña de identidad imprescindible?
Realmente empezó siendo una necesidad, ahora somos muy partidarios de esta autogestión, de hecho dudo que en España pudiéramos hacerlo de otro modo pero no empezamos así por gusto.
En nuestros inicios por supuesto que seguimos el camino habitual y recorrimos todas las discográficas y si hemos acabado haciéndolo nosotros es por que en aquel entonces nadie quería nuestro primer disco, Un día en el mundo.
Ahora nos hemos acostumbrado a hacerlo cómo y cuándo queramos, con las presiones que nosotros mismos nos imponemos.
Esta libertad no sólo es para crear la música sino todo lo que hay alrededor, el modo de conceder tus entrevistas, los videoclips, las fotos de promoción, redes sociales, esto también es una forma de comunicación, de relacionarse con el público y poder gestionarlo tú como a ti te parece bien …. No hay euros suficientes para pagarlo y ha acabado siendo algo irrenunciable.
Por supuesto que no lo hacemos todo nosotros, tenemos un equipo que trabaja con nosotros y nos ayuda de una manera incuantificable, pero en esa autogestión a la que te refieres, sí, todo pasa por nosotros.


 
¿Independientes o comerciales?
Las categorías ‘comercial’ e ‘independiente’ son categorías trasnochadas y obsoletas desde mi punto de vista. A la gente ya no se la encasilla según el estilo de música que escuche y para una banda, al final, lo más importante es que nos escuchen, ser independientes para crear y comerciales en el tema de ‘business’. ¿Cuál es el problema? Salvo que volvamos a los mecenas del siglo XVI y nos traslademos a la corte a tocar para un rey necesitamos vender discos, entradas de conciertos. Otra cosa es que acabes supeditando tus principios a las ventas, pero si haces lo que te sale del corazón y encima vendes discos, ¡qué maravilla!


 


En vuestra página oficial, además de información, se puede disfrutar de vuestros temas en streaming. Sin embargo, si hablamos de otros soportes, también fuisteis disco de Oro con el primer álbum ‘Un día en el mundo’. Es decir, vuestra música se escucha en Spotify, vendéis discos, y porque no decirlo, también vuestros temas son descargados de manera ilegal. ¿Hay algún formato ideal hoy en día para escuchar música?
Quien decide es el público. A nosotros nos gusta ese ritual de sacar un vinilo de su funda, limpiarlo, ponerlo… supone un valor añadido al arte de escuchar música, vas a paladearlo. Pero para nada renegamos del formato digital, ¡es tan cómodo! y permite tener acceso a infinidad de música, es perfecto. Lo más importante es que nos escuchen y el acceso que brinda internet es indiscutible. Ahora tenemos que estar atentos para aprovechar lo bueno que ofrece y para solventar también los efectos adversos. La gente tiene que saber que detrás de esa palabra tan fea como es la ‘industria’ musical hay personas, ilusiones, historias, por lo que no podemos crucificar internet por las descargas ilegales, al final la gente tiene acceso a la cultura y eso nunca puede ser negativo.
Además de vender discos también están los conciertos, el exponente directo del contacto con el público ¿Es necesario recorrer la carretera para vivir de la música?
Por supuesto, es necesario tocar mucho, más en los tiempos que corren, que hay que currárselo el triple para ganar lo mismo. Y es cierto que los conciertos son uno de los puntos fuertes de financiación. Nosotros desde luego lo intentamos hacer de la mejor manera posible y acudir a todos los sitios dónde nos reclamen.
Hacéis música y tomáis las decisiones ¿Qué define el modus operandi del grupo, presión o auto exigencia?
Sin duda auto exigencia. Que por cierto, es altísima, pero procuramos convertirla en energía positiva, en ganas de mejorar y no en frustraciones. No nos gusta el lamento perpetuo.
Al principio, (risas), en algunos reportajes nos decíamos que éramos tipos oscuros o atormentados, y para nada, tratamos de encontrar luz en la sombra más cerrada.


 


Vetusta Morla sois seis, Pucho, Guille, Álvaro, Jorge, David y tú, ¿cómo se ponen de acuerdo tantas cabezas?
En nuestro caso siempre por consenso, nunca por mayoría. Cada uno expone sus puntos de vista y los demás pueden tratar de convencerle o al revés, pero al final las decisiones cuentan con el apoyo de todos.


 


PERFILES OPCION 1 FOTO 2


 


Pese a hacer vuestros pinitos con el inglés preferisteis apostar por letras en castellano ¿es el peso de vuestras letras un signo de identidad imprescindible?
El castellano es el único idioma que realmente dominamos para contar las cosas cómo queremos, en inglés nos apañamos, lo hablamos para pasar dos días en Londres, pero no en palabras mayores para expresar determinadas sensaciones.
Cuando tomamos la decisión fue difícil porque el panorama musical por aquel entonces estaba repleto de grupos que tocaban en inglés, pero al final hemos descubierto que los españoles expatriados y el público de América Latina es suficientemente grande para hacerlo en el idioma que artísticamente es el más cómodo para nosotros.
Ha pasado una década desde, quizá, la promesa que marcó el camino del grupo. Tras una actuación en Beirut, Líbano, acordasteis conjurar todos vuestros esfuerzos para vivir de la música, para vivir de ser Vetusta Morla. Diez años después de esa conversación y tres discos de estudio a las espaldas bajo vuestro propio sello ‘Pequeño salto mortal’,
¿Cuándo deja de ser “atrevido” considerar que un grupo de música está consolidado?


Después de esa actuación decidimos que queríamos llevar nuestra música hasta al final, que no íbamos a dejar que la pereza o los problemas de agenda fueran un obstáculo. Esa experiencia fue tan bonita que decidimos que queríamos repetirla el mayor número de veces posible. Pero no fue tan sencillo como proponerlo, lo conseguimos tiempo después, en mi caso hasta cinco años después no deje mi trabajo.
Respecto a la palabra consolidado… ¡Ufff qué miedo! El kit de la cuestión es que la gente quiera seguir escuchándote y para eso hay que tener los ojos muy abiertos, hay que salir de las zonas de confort y proponerse nuevos retos. Creo que es más difícil mantenerse que llegar.


 


 


Vetusta Morla llenó por completo la sala The Coronet en Londres el pasado viernes 17 octubre. Una fiesta de españoles que lejos de la nostalgia no pararon de cantar y bailar a ritmo de La Deriva. Vetusta Morla llenó por completo la sala The Coronet en Londres el pasado viernes 17 octubre. Una fiesta de españoles que lejos de la nostalgia no pararon de cantar y bailar a ritmo de La Deriva.


 


 




  • “Obviamente en el día a día hay obstáculos pero no ha habido todavía un acontecimiento que haya puesto en duda nuestra fe por lo que hacemos”




 




  • “Hemos descubierto que los españoles expatriados y el público de América Latina es suficientemente grande como para cantar sólo en español”




 




  • “Tenemos un gobierno que nos han plantado un 21% de IVA, algo con lo que no es fácil trabajar, pero la gente ha venido a vernos a los conciertos. No podemos pedir más”




 




  • “En los comienzos nos decían que éramos tipos oscuros o atormentados, y para nada, tratamos de encontrar luz en la sombra más cerrada”




 



PERFILES OPCION 2 FOTO 2