13 °C
Destacados

¡Cuidado con el agua que bebes!

|

Por: Sandra Berciano García / sandraberciano@gmail.com


 


 


 


El agua es fundamental en nuestra vida. El 70% de nuestro cuerpo está formado por agua, en algunos animales llega a ser incluso el 99%. Es un elemento vital en nuestra vida sin el que no podríamos vivir, aun así la desperdiciamos y la contaminamos sin importarnos las consecuencias.


Según afirma la Organización de las Naciones Unidas (ONU) el agua es “después del aire para respirar y el abrigo para no perecer de frío, el agua es nuestra necesidad vital más imperiosa”. A pesar de eso, aproximadamente el 11% de la población mundial, unos 783 millones de personas, no tiene acceso a una fuente de agua potable en condiciones. Además, cada año un millón y medio de niños menores de 5 años fallecen por no tener acceso a ella.


Solo el 3% del agua que hay en la tierra es dulce y la mitad de ella es potable. Se supone que en los países desarrollados el agua que se utiliza es saludable, sin embargo, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha advertido de que dos de cada tres fuentes investigadas contiene agua contaminada en España. Se llegó ha encontrar en fuentes muy frecuentadas, de las que mucha gente se lleva botellas a casa, salmonella y restos fecales. Cuando se confirmó la contaminación de dichas fuentes la Organización informó a los ayuntamientos sin obtener ninguna respuesta a posteriori.


“Nuestro estudio es solo una muestra de lo que está ocurriendo. Y es que el agua de fuentes no está regulada por el Real Decreto sobre calidad del agua de abastecimiento, ni por ningún otro”, afirma la OCU. Ante esta situación la Organización recama una norma que obligue a la elaboración de un control permanente, pero por el momento cada Comunidad Autónoma decide de que manera controla el agua de las fuentes. Por ejemplo, en Canarias el ayuntamiento pide controlar un cartel donde ponga “agua no controlada sanitariamente” ; en Andalucía el ayuntamiento debe de tomar medidas, sin concretar cuáles, cuando se perciba un riesgo para la población; y en Castilla-León ocurre algo diferente, ya que se han tomado en serio el problema y existe un programa de control para colocar un cartel con “agua potable” o “agua no potable”.


En muchos lugares la gente recoge agua de este tipo de fuentes a pesar de tener agua potable en casa, ya que se cree que el agua puede ser más “natural” que la que sale del grifo; en cambio a veces, puede resultar hasta peligrosa para la salud. Algo parecido ocurre con el agua embotellada, un negocio en expansión que ayuda a la privatización de acuíferos y que en muchas ocasiones la calidad es pésima. Mucha gente bebe agua del grifo con desconfianza, en cambio el agua embotellada puede ser peligrosa debido a dos conceptos: la botella de plástico en sí y la calidad del agua.


Se cree que el agua embotellada es de mejor calidad y que es mejor para nuestra salud, lo que no se sabe es que se utilizan cuatro millones de toneladas de plástico para envasarla y que la calidad del agua no es excelente. La Oficina de Control de Medio Ambiente analizó 390 estaciones de medidas de aguas subterráneas y un 40% de ellas contenían pesticidas, e incluso un 10% presentaban valores que sobrepasaban las exigencias legales para el agua potable en las ciudades. A pesar de esto, el embotellamiento de agua es un negocio en auge, ya que las fábricas cogen el agua que embotellan generalmente de la misma red que lo hace el público y se está llegando a pagar hasta 10.000 veces más por cada litro.


Según el análisis de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI) una gran variedad de marcas de agua potables contienen bacterias fecales. Por este motivo ANDI presentó una queja antes el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos advirtiendo de que entre las 102 marcas ninguna pasó la inspección , teniendo en cuenta que deberían seguir unos estándares de calidad muy altos.


El periódico británico The Guardian resumió como era el proceso que se sigue en muchos casos con el agua embotellada: “Tome agua del grifo de Londres, sométala a un proceso de depuración, denominándola agua pura agregue un poco de cloruro de calcio que contenga bromuro, lo cual no es un problema, convirtiéndose en bromato que sí lo es. Envíe estas botellas de agua al comercio, conteniendo el doble del límite legal de bromato y el negocio es suculento”.


Por otra parte, en México se podrían atribuir unos 5.000 muertes al año debido al agua contaminada o insalubre; ya que el 9% de la población no tiene acceso a agua potable. Chiapas, Oaxaca y Puebla son los estados mas pobres y por lo tanto lo que presentan un mayor riesgo de enfermedades diarreicas. Además México gasta 500 millones de dólares anuales en el costo de las enfermedades por falta de acceso a agua potable, ¿no se debería invertir ese dinero en crear una buena red de agua potable en vez de gastárselo en la cura de enfermedades creadas por no solucionar ese problema?


 


 


pág 19 foto titular


Se supone que en los países desarrollados el agua que se utiliza es saludable, sin embargo, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha advertido de que dos de cada tres fuentes investigadas contiene agua contaminada