15 °C
Especiales

Ciudades fantasma del mundo

|

Por: Nagore Valero


 


 


 


La evolución, el avance y el desarrollo es parte de la vida, no somos lo que éramos hace décadas, ni tampoco lo seremos en el futuro. Las cosas van cambiando, el mundo está en constantes cambios y, en consecuencia, van surgiendo diferentes problemas como las ciudades fantasma.


Llamamos ciudades fantasma a aquellas poblaciones que han sido abandonadas después de un tiempo y que acaban como un poblado vacío en ruinas o con muy poca gente, casi inhabitable, con desempleo y constantes abandonos. Se puede aludir incluso a distritos o a grandes ciudades. Estas situaciones de abandono se crean por muchos factores como catástrofes naturales que no han podido resistir u otras que por competencia de otras ciudades mejor construidas se han visto descuidadas, también las hay que no encontraron una vía asequible para salir adelante por tener carreteras y rutas sin acceso a su población o incluso algunas han sido despobladas a causa de guerras, cambio del gobierno o incluso epidemias.


Hoy en día, determinadas localidades se han trasformado exclusivamente en lugares de acceso turístico por su riqueza arquitectónica. En cambio otras, tuvieron fama turística y turistas de todos los rincones del mundo y con el tiempo dejaron de ser visitadas hasta convertirse en una localidad vacía. Un ejemplo de ello sucedió en Buenos Aires, en la llamada Villa Epecuén creada en 1920 y visitada por el camino que recorrían las vías del ferrocarril desde la capital. Consiguió avanzar, instaurando edificios, negocios, nuevas oportunidades etc. Llegó a recoger 25.000 viajeros queriendo explorar la villa y 1.500 vecindarios desde los años 50 hasta los 70. No obstante, en el año 1985, el muro fue derrumbado por la cantidad de agua que cayó, llegó hasta el pueblo, lo destruyó y así terminó su historia.


Ocurrió también en 1929 cuando Henry Ford, el creador de Ford Motor Company, en uno de sus mejores momentos de su negocio, pensó en la oportunidad de ampliar su industria adquiriendo quince mil kilómetros cuadrados de parte de la selva en Brasil sobre la ribera del río Tapajós (cerca de Santarem) y la transformó en un centro parecido a los distritos americanos, con bibliotecas, tiendas y colegios llamándola Fordlandia. Tenía una gran idea, pero cuatro años más tarde, los trabajadores decidieron no seguir trabajando y, por lo tanto, la empresa dio sus últimos pasos y todo quedó deshabitado. Actualmente, muy poca gente pasea por sus calles aunque hoy por hoy están intentando reconstruir aquella ciudad que una vez fue importante y llamo la atención de la gente.


Colombia, asimismo, cuenta con una región actualmente arruinada y descuidada: Gramalote. Su población ha sido constituida varias veces pero con repetidos fracasos. Una de ellas fue en los años 60 y, la siguiente, en los 80. Hasta hace cuatro años contaba con casi 6.000 habitantes aunque a causa de un frío invierno con abundantes lluvias así como movimientos terrenales fueron causantes de que la mayoría de sus ciudadanos mudaran a otro hábitat. Siempre se ha comentado que este lugar no es seguro para los que quieran vivir allí, sin embargo, siguen insistiendo en volver a resurgirlo y salir adelante. La última noticias sobre su restauración se dio hace una semana cuando el Concejo Municipal de Gramalote, aprobó el acuerdo de modificación extraordinaria del Esquema de Ordenamiento Territorial, (EOT), mediante el cual se habilita el terreno adquirido en la vereda Miraflores, para la reconstrucción del casco urbano de esa población en Norte de Santander.


Estas circunstancias han ocurrido en varias partes del mundo, no solo en América Latina. Unas de las poblaciones de Reino Unido como Port Mulgrave, por ejemplo, quedó sin vida cuando la industria que se ejercía en ese momento se fue a pique. La población de Port Mulgrave, Yorkshire del Norte, se formó en 1857 cerca de unas minas de hierro. Sin embargo, el declive de la industria llevó al abandono de la zona. Actualmente los túneles están en mal estado y algunas partes se derrumbaron, por lo que cualquier exploración puede resultar muy peligrosa.


Por lo tanto, estamos ante situaciones imprevisibles aunque también, preocupantes. Los catástrofes naturales ocurren de la noche a la mañana y pueden destruir una ciudad entera. Pero no solo eso, el ser humano está haciendo del mundo menos seguro con la abundancia de delitos, violencia y guerras mundiales que podían haber convertido muchas ciudades, en fantasmas.


 


 


Villa Epecuén (Buenos Aires) llegó a recoger 1.500 vecindarios desde los años 50 hasta los 70 además de contar con 25.000 turistas al año. No obstante, en el año 1985, su muro fue derrumbado por la cantidad de agua que cayó, destruyendo su pueblo y terminando así con su historia. Villa Epecuén (Buenos Aires) llegó a recoger 1.500 vecindarios desde los años 50 hasta los 70 además de contar con 25.000 turistas al año. No obstante, en el año 1985, su muro fue derrumbado por la cantidad de agua que cayó, destruyendo su pueblo y terminando así con su historia.


 


Gramalote, un pueblo colombiano que se tragó la tierra por intensas lluvias y donde más de 3000 habitantes tuvieron que ser evacuados. Gramalote, un pueblo colombiano que se tragó la tierra por intensas lluvias y donde más de 3000 habitantes tuvieron que ser evacuados.


 


Port Mulgrave (Reino Unido) fundado en 1857 cerca de unas minas de hierro. Ahora el territorio es bastante delicado porque ha habido casos de derrumbamiento y no es muy resistente. Port Mulgrave (Reino Unido) fundado en 1857 cerca de unas minas de hierro. Ahora el territorio es bastante delicado porque ha habido casos de derrumbamiento y no es muy resistente.