5 °C
Perfiles

Un ejército de mariposas para acabar con la violencia contra mujeres

|

Por: Beatriz Tejido / www.beatriztejido.es


 


 


 
Sin armas y con no más herramientas que su cuerpo y su voz, la Red de Mariposas ha ayudado a más de mil mujeres y adolescentes sobrevivientes del desplazamiento forzado y el abuso sexual en Buenaventura, Colombia. Gloria, Maritza y Mery representan a esas 120 coordinadoras de la ONG Red Mariposas de Alas Nuevas Construyendo Futuro que ha sido galardonada este año con la prestigiosa distinción internacional Premio Nansen de los refugiados. Express News ha conocido a las galardonadas gracias a la ONG LAWRS (Latin American Women's Rights Service) que ha recibido a estas extraordinarias mujeres en sus oficinas de Londres para mostrar su apoyo y admiración por su trabajo.


Escuchar sus historias es sobrecogedor pero más impresionante es saber que han tejido una red de mariposas de más de 1200 mujeres con sus propios recursos y sin ninguna ayuda material o económica por parte del gobierno colombiano. Esta ONG se basa en Buenaventura, un lugar estratégico del pacífico colombiano donde más ha hecho mella las más de cinco décadas de conflicto armado. Buenaventura cuenta con una de las tasas de violencia y desplazamientos más altas del país. Según ACNUR, las mujeres son muy a menudo las principales víctimas de estos grupos armados que secuestran, violan, torturan y asesinan como método de venganza. El 80% de los desplazados en Colombia son mujeres y al menos el 50% de estas mujeres desplazadas han sufrido violencia y agresiones sexuales.
Estas Mariposas ponen cada día en riesgo sus vidas porque como ellas dicen “saben que tienen barreras invisibles por los distintos grupos”, pero no van a cesar en su empeño en conseguir su sueño de conseguir la paz y que se acabe con la violencia contra las mujeres. Este grupo ha inventado unos talleres que llaman “nueva masculinidad” donde enseñan a los niños a respetar a la mujer. Maritza Asprilla Cruz afirma que “quieren sembrar esa semilla para que crezcan hombres sensibilizados”.
Para ellas este premio ha sido muy importante para darse a conocer y por eso ya visualizan su próximo objetivo: tener una casa de acogida donde puedan acudir las mujeres maltratadas.


 



Volver a sonreír


pág 20 texto 1 foto 2


 


Estas Mariposas nos cuentan la historia de Luz, una mujer que consiguió denunciar su caso tras años de calvario. Luz se vio forzada a huir de su aldea, Punta Ardita, en el Chocó colombiano en 1995 debido a los combates. Buscó refugio en Buenaventura y se convirtió en una activista por los derechos humanos en su barrio y fue en 2004 cuando grupos ilegales armados se dieron cuenta y quisieron intimidar a Luz amenazando con violar a su hija de 10 años. Ella se interpuso para proteger a su hija y fue víctima de violaciones colectivas. Tras la agresión sexual fue abandonada por su marido y calló durante años. Fue gracias a los talleres de la Red de Mariposas donde encontró el valor de denunciarlo. “Cuando llegó a Mariposas todo lo hacía con rabia, nunca sonreía y no sabíamos nada. Hasta que un día se atrevió a contarlo y cambió su perspectiva. Siguió con su vida y la volvimos a ver sonreír y disfrutar”, relata Mery Medina.


Este proceso de establecer confianza con la víctima lo consiguen usando el sistema del “comadreo”, una mezcla de respeto, confianza, solidaridad y confidencialidad. En sus talleres las mujeres aprenden que no están solas y que tienen unos derechos que reivindicar. Dotadas de unos recursos extremadamente limitados, estas mujeres desempeñan su labor a pie, en autobús o en bicicleta. Tomando las máximas precauciones posibles, recorren los barrios más peligrosos para ayudar a las mujeres a acceder a atención médica y denunciar los delitos. Este trabajo dentro de las propias comunidades es el que les permite llegar a las mujeres más vulnerables, pero al mismo tiempo también entraña peligro y amenazas de los grupos armados ilegales.
Pero el premio Nansen les ha dado un pequeño empujón, según Gloria Amparo “ACNUR conoció la historia y nos ha ayudado a contarlo, pero además nos hemos dado cuenta que no estamos solas y que la Red Mariposas puede extenderse por el mundo entero.”


 


 


 


Sobre el Premio Nansen para los Refugiados de ACNUR


Establecido en 1954, el premio reconoce el extraordinario trabajo humanitario en favor de personas refugiadas, desplazadas internas y apátridas. El premio incluye una medalla conmemorativa y un premio en metálico de 100.000 dólares. En estrecha consulta con ACNUR, el ganador utiliza el premio para financiar un proyecto que complemente su trabajo con personas desplazadas.


 


 


INFORMACIÓN SOBRE LAWRS


La misión de LAWRS es proporcionar a las mujeres latinoamericanas en el Reino Unido las herramientas para lograr un cambio personal y social.
Nuestro principal objetivo es satisfacer las necesidades, a corto y largo plazo, de aquellas mujeres en situación de pobreza y/o que han sufrido abusos.
Ofrecemos servicios de asesoría, apoyo, y orientación psicológica de manera personalizada, confidencial e imparcial. Todos nuestros servicios son gratuitos y ofrecidos en español y portugués.  www.lawrs-esp.org.uk