16 °C
Especiales

JPS un grafitero con aires de Banksy

|

Por: Laura Lorenzo


 


 


 


Acaba de ser nombrado uno de los 10 mejores artistas callejeros del mundo, y la gente está empezando a darse cuenta de que es algo más que “El nuevo Banksy”. Aunque no es tan conocido como el gran grafitero, se muestra tan escurridizo como éste. Su seudónimo es JPS, aunque su nombre completo es Jamie Paul Scanlon, creció en Weston-super-Mare, fue a Broadoak Integral y después al Weston Art College, donde estudió diseño gráfico. Es un artista que está revolucionando los muros de Gran Bretaña con una mezcla única de arte, humor y cultura pop.


En el 2009 fue a Bristol a ver una exposición de Banksy: “ Pensé que era excelente. Me influyó de una manera, que pude afrontar mis propios demonios y mis adiciones. Creo que el susurro del arte callejero remplazó el placer que había buscado en otros lugares, y también me dio un sentido de orgullo en mi mismo que había perdido hace mucho. Sin embargo, mis ideas son muy diferentes a las de Banksy; supongo porque tuve una educación muy limitada y no me dejó mucho interés político”, palabras que explicó JPS en una entrevista.


Sus principales influencias son Salvador Dalí, MC Escher, C´rzanne o Van Gogh. Es fan de todos los tipos de arte, su arte callejero se ve influenciado por las cosas que le gustan y el mundo que le rodea. La música y las películas son una gran parte, aunque a veces pinta los problemas de su propia vida.


Además de saber usar con destreza los espráis con los que decora muros, JPS sabe perfectamente cómo llamar la atención de los viandantes: personajes como Michael Jackson, Freddy Krueger o Batman consiguen atraer miradas en mitad de las calles. Eso sí, si el cantante y el superhéroe impresionan estampados en una pared, hay que advertir que los villanos de la gran pantalla adquieren otra escalofriante dimensión.


En algunos puntos de la geografía británica podemos ver algunas de sus obras y si eres afortunado en el hospital psiquiátrico Barrow Gurney, aunque ahora es una sitio de construcción y puede que los edificios estén actualmente demolidos. Pero por suerte se puede ver a La chica del globo por encima de Brsitol Fine Art, Boy Boxer por los Arcos, La gran cosa en la calle Frogmore y El mundo no era suficiente en Willway Road. Y como no, las obras de este grafitero pueden disfrutarse en internet, a través de sus cuentas de Facebook, Twitter e Instagram. Allí, puedes encontrarte de todo: desde dos populares superhéroes (uno de ellos apostando porque tarde o temprano aparecerá en internet) hasta un robot ochentero bastante cinematográfico.


Sí, Spiderman tenía razón: está en internet. Y no solo en la Red, sino que también puede estar en tu casa, ya que el grafitero vende algunas de sus creaciones a través de una tienda ‘online’ en la que, además de poder comprar algunos de sus posters, podrás adquirir algunas de las obras originales, como la de Michael Jackson.


Por cierto con Michael Jackson, JPS demuestra otra de sus habilidades: utilizar algunas características de los peculiares lienzos que utiliza. ¿Que una piedra tiene un lado inclinado? Perfecto para representar algunos de los movimientos de baile más espectaculares del Rey del Pop. ¿Qué hay un desconchón en la pared? Pues puede taparse o utilizarse para representar en él un regio perfil. Algo así como las caras de Bélmez, pero con espráis y corona.


Todo ello protagonizado por personajes que no dejan indiferente a nadie en el mundo real y que tampoco lo hacen en el mundo artístico creado en mitad de la calle por JPS. Pues un rapero con la lengua afilada como Eminem y un par de amigos capaces de asustar hasta las piedras, como lo son el gran amante de las sierras mecánicas Leatherface y un chico que revolucionó el cine de terror (y que tiene de inocente lo mismo que de guapo) Chucky.


No es la única forma que tiene JPS de dejarnos boquiabiertos. Con Jackson y el desconchón en la pared queda más que demostrado que lo suyo es aprovechar algunas formas para darle una dimensión más a sus grafitis, pero lo que es capaz de hacer con unas cuantas piedras para pintar rostros famosos y hasta paquetes de tabaco se queda sin nombres.


De hecho, lo de pintar a iconos del cine, la música y la televisión se le da bien, pero cuando mezcla eso de aprovecharse del escenario para hacer grafitis con protagonistas anónimos tampoco lo hace mal este artista callejero. Porque una tapa de alcantarilla puede convertirse perfectamente en unas pesas, una farola en un botellín de cerveza, y un cubo de basura en el moderno medio de transporte de un policía londinense.


En los meses de mayo y junio, JPS realizó una exposición en el Centrespace Gallery, dando la oportunidad de dar a conocer sus obras más de cerca y personalmente. “Incluyendo obras que no están en la calle”. Tuvo un equipo un tanto surrealista que le seguía a todas partes, para hacer un documental y quien se acercara al evento tenían la oportunidad de aparecer en él. También finalizaba la exposición de Barrow Gurney, JPS pudo despedir al lienzo viviente que es Barrow y presenciar la entrega de muchas de las obras únicas del artista a los primero 100 invitados de la noche de apertura.


Imaginación no le falta, solo necesita hacerse un hueco en los telediarios de todo el mundo, como lo logró en su momento Banksy. Por ahora nos conformamos en saber que su trabajo favorito hasta la fecha, es la de Alien, por su tamaño y dificultad técnica. Una pieza muy popular y muy difícil llegar a su ubicación, por eso al principio la conocían muy pocas personas.


 


Captura de pantalla 2014-10-23 a la(s) 13.35.23