3 °C
Reino Unido

Reino Unido necesita un incremento de sueldos

|

Más de cinco millones de personas en UK cobran menos del mínimo establecido


 


Por: Naiara Álvarez Panizo


 


 


 


 


“El país necesita un incremento de sueldos: no se puede mantener a una familia cobrando 6.50 por hora”


La semana pasada se produjeron en varias ciudades de Reino Unido numerosas manifestaciones por parte de trabajadores pertenecientes tanto al sector público como al privado. Todos los allí presentes tenían un objetivo común: la protesta contra la austeridad y la reclamación de un salario justo.


Las protestas han sido convocadas por la Asociación de Sindicatos “The Trade Union Congress”, bajo el lema: “el país necesita un incremento de sueldos”. Este grupo de sindicatos unidos calcula que los funcionarios cobran cincuenta libras menos a la semana que en el año 2008. Por otro lado, los sueldos llevan congelados cuatro años pero en este, el incremento de la paga se limita al 1% por debajo de la tasa de inflación.


Dave Prentis, Secretario de Unison, el principal sindicato del sector público y el más afectado por este estancamiento de los salarios, ha asegurado que : “nuestros afiliados no causaron la recesión, nuestros miembros no causaron los fallos de la banca”. Además, Prentis hace un llamamiento al Gobierno para que entre otras cosas “reconozca el valor de las masas de gente concentradas en el calle que están sufriendo las consecuencias de la austeridad”, a lo que concluyó diciendo: “se les debe ofrecer una subida de sueldo”.


Estas protestas no sólo se dieron en la capital Inglesa, también llegaron hasta Glasgow, Escocia o Belfast, capital de Irlanda de Norte. En todas las localizaciones se defendió el mismo mensaje: “erradicar la pobreza y la diferencia entre las personas”. Los manifestantes aseguraron que el sueldo mínimo por hora es de 6.50 libras y no es suficiente para sobrevivir o para mantener a una familia, por lo que reclaman lo que se conoce como “Salario de Vida”, que fija los sueldos a un mínimo de 7.65 por hora a nivel nacional y 8.80 en Londres.


Por otro lado, el Secretario del Tesoro británico, George Osborne, ha prometido recientemente la abolición del llamado “Impuesto de la Muerte”. Así es como se conoce en Reino Unido al gravamen del 55% que pesa sobre los fondos de pensiones que los mayores de 75 años dejan a sus herederos en el momento de morir. A partir de ahora se aplicará el 20% de tasa marginal a los fondos de pensiones, lo que supondrá un ahorro anual de en torno a 180 millones de euros para miles de familias británicas. En su intervención en la Jornada de la Conferencia del Partido Conservador en Birmingham, Osborne aprovechó la ocasión para hacer alusión al “voto gris” y a los valores conservadores y tradicionales. Así mismo, también aseguró que “la abolición del impuesto de las pensiones no es una promesa electoral del Partido Conservador, se trata de una medida que tomaremos y que haremos efectiva ahora mismo y que beneficiará a millones de ahorradores, a sus hijos y a sus nietos también”.


Osborne tampoco mostró tener pelos en la lengua cuando en dicha conferencia comentó su plan para “convertir a Reino Unido en el país más próspero del mundo”, lo que no gustó tanto fueron las medidas que adoptarían para conseguirlo. Anunció que si ganan las elecciones, congelarán durante dos años los subsidios de paro a las personas en edad de trabajar, dado que se llevan cada año 127.000 millones de euros de las arcas públicas, con esa medida planean ahorrar 3.800 millones.


También razonó diciendo “las familias sin trabajo no deben cobrar más que una familia media que trabaje”, una frase que parece inimaginable en boca de algún político conservador español, principalmente por el miedo a soliviantar a la izquierda.


Por parte de los Conservadores británicos no existe pudor ni temor ninguno a la hora de hablar, y además creen que “la manera más justa de reducir la factura del Estado de Bienestar es asegurarse de que las prestaciones no suben más que los sueldos de los contribuyentes que las pagan. Tendremos un sistema de prestaciones sociales que sea justo para quienes lo necesiten, pero también para quienes lo pagan”.


Los votantes británicos valoran mucho mejor la capacidad de los conservadores para gestionar la economía, pero aún así siguen bastante por detrás en las encuestas. Los salarios no crecen y la deuda pública está previsto que alcance la cifra récord con un 79% del PIB en 2016.


Por otro lado, Osborne también aseguró que el déficit ya es casi la mitad del que heredó del antiguo líder laborista. Confirmó también la necesidad de alcanzar el superávit , siendo la única forma de reducir la deuda pública que está alcanzando unos niveles extremadamente altos.