13 °C
Deportes

GOLES SON WALLETS

|

Por: Fernando Vaca 


 


 


 


 



  • Un estudio realizado por la BBC ha revelado el imparable incremento del precio del fútbol británico. 

  • Los aficionados londinenses, representados en clubes como Arsenal, Chelsea o Tottenham, los más perjudicados. 


 


Hace unas semanas conocíamos que Londres se convertía en la ciudad más cara del mundo para vivir tras superar a Hong Kong… y ahora hemos conocido que también lo es para ver fútbol. Así lo ha concluido el estudio anual de la BBC, institucionalizado ya con su cuarta edición.


El estudio indica, entre otras muchas cosas, que para acceder al Emirates Stadium tienes que tener una economía bastante boyante. Decimos esto debido a que el Arsenal ofrece el pase de temporada más costoso del país a un módico precio de 2013 libras, siendo un 3% más caro respecto al año pasado. Además, su carnet de abonado más barato, cuyo precio asciende a 1014 libras, es también el más elevado de Inglaterra. Esta situación contrasta con la del Manchester City, que ofrece el pase de temporada más barato a un precio de 299 libras. Este carnet de abonado es incluso más barato que el de 15 equipos de la Championship, la segunda división inglesa.


Dejando Manchester y volviendo de nuevo al norte de Londres, nos encontramos con la misma triste realidad. Así, el Tottenham tiene el segundo pase de temporada más caro del país con un precio de 1895 libras, algo que llama la atención en un equipo que no gana la Premier League desde el año 1961. Además, su carnet de abonado más barato (765 libras) es siete veces más caro que el del Barcelona (103 libras).


Similares cantidades se manejan por el sur de Londres, concretamente en el barrio de Fulham Broadway. Y es que el Chelsea también supera la barrera de las 1000 libras en su pase de temporada más caro, siendo su precio de ₤1250. Además, en lo que respecta a su carnet de abonado más barato, el conjunto blue lo ofrece por ₤750, siendo un 26% más elevado respecto a la temporada pasada.


Todos estos precios se vuelven aún más indignantes para el futbolero londinense si los comparamos con el resto de grandes clubes europeos. Es el caso del Bayern de Múnich, cuyo pase de temporada más caro (₤587) es incluso de menor precio que el carnet de socio más barato de Arsenal (₤1014), Chelsea (₤750) y Tottenham (₤765). Misma sorpresa nos llevamos al hacer la comparación con el actual campeón de Europa: el Real Madrid ofrece abonos de temporada a partir de 175 libras, algo que ridiculiza aún más los precios establecidos por los tres grandes clubes de Londres.


Los aficionados londinenses tendrían que viajar hasta Milán para encontrar algo de consuelo a este despropósito. Concretamente hasta las taquillas del AC Milan, donde el club rossonero ofrece el pase de temporada más caro de Europa con un precio de 3597 libras. Sin embargo, la indignación se desinflaría si optáramos por el carnet de abonado más barato, ya que el club italiano lo ofrece por ₤163.


 


 


 


COSTE DE LAS ENTRADAS


De acuerdo a lo investigado por la BBC, el despropósito también hace acto de presencia en el tema de las entradas. Así, ver un partido del Arsenal en el Emirates Stadium puede tiene un coste entre ₤27 y ₤97. Similares precios manejaríamos si nos desplazáramos hasta el vecino White Hart Lane, donde el Tottenham ofrece entradas entre ₤32 y ₤81. Además, si decidiéramos ver al Chelsea, nos tendríamos que rascar un poco más el bolsillo, ya que la entrada más barata es de 50 libras.
El Estudio del Precio del Fútbol llevada a cabo por la BBC ha descubierto que el coste de ver un partido en Inglaterra se ha incrementado en un 13%, comparado con el incremento del 6.8% que se ha experimentado en el coste de la vida.
Todo esto es más aún motivo de indignación si se compara con lo que acontece en la Bundesliga. Alemania se ha convertido en el país más barato para presenciar fútbol de alto nivel y la demostración de ello son Bayern de Múnich y Borussia de Dortmund. Así, entrar al estadio del Bayern de Múnich para presenciar un partido de competición doméstica tiene un coste entre ₤12 y ₤55. Precios casi idénticos nos encontraríamos en las taquillas del Signal Iduna Park, donde podríamos adquirir una entrada entre ₤13 y ₤50.
Para encontrar la entrada más barata en la Premier League tendríamos que desplazarnos hasta Newcastle. El club del nordeste de Inglaterra ofrece su ticket más barato a un asequible precio de 15 libras, siendo la localidad más cara de ₤52. Ya en Londres, podríamos disfrutar de la Premier League más barata en el estadio del West Ham, donde se puede acceder a partir de 20 libras.


 


 


 


Cristiano Ronaldo es más barato que Giroud


Viajar desde Londres hasta Madrid para ver todos los partidos del Real Madrid en la Liga puede resultar más barato que ver al Arsenal. Así lo refleja un presupuesto realizado por el diario The Sun, que pone en unas 1523 libras el coste de todo el montante. Éste incluye aviones de ida y vuelta desde el aeropuerto de Gatwick con la compañía easyJet y la adquisición del pase de temporada más barato que ofrece el conjunto blanco (₤175).
Todo esto cobra sentido si comparamos estas aproximadas 1523 libras con el pase de temporada más caro del Arsenal (₤2013). De esta manera, disfrutaríamos de los actuales campeones de Europa a un precio inferior que ver a los Giroud y compañía sobre el césped del Emirates Stadium.
Por este y otros motivos nació hace unos años el Black Scarf Movement, que no es más que un nutrido grupo de aficionados gunners que solicitan una mejor gestión del club. Entre sus principales requerimientos está la bajada del precio de los pases de temporada y de las entradas, algo a lo que el propietario del club sigue haciendo oídos sordos. Es por ello que Ivan Gazidis, que llegó a la entidad del norte de Londres en el año 2008, se ha convertido en el principal blanco de las críticas de este movimiento. Marchas y manifestaciones son las principales formas de quejas que utilizan estos aficionados del Arsenal con el objetivo de sacar del club a un hombre que, según uno de sus portavoces en declaraciones a The Sun, “no tiene ni idea de fútbol”.