18 °C
Recordando

Marie Curie, una mujer pionera

|

ANABEL LEAL
anabeleal@hotmail.com


 


 


 


 


El 7 de noviembre de este año se cumplen 147 años del nacimiento de Maria Skłodowska, más conocida como Marie Curie. Además de ser la primera persona en obtener dos Premios Nobel en campos diferentes, Física y Química, Marie Curie fue pionera en grandes cuestiones que la hicieron destacar como mujer y como científica. Recordar la vida de Marie Curie ahora que se celebra el aniversario de su nacimiento no es más que un homenaje hacia una mujer que, pese al dominio machista que aún existe en la comunidad científica, logró alzarse con el respeto de cuantos admiran la ciencia.
Marie Curie nació en Varsovia (Polonia). Su niñez estuvo marcada por la austeridad económica y la doctrina positivista de Auguste Comte, que buscaba estimular la educación científica y social como forma de mejorar el mundo en el que vivían. Bajo estos principios, y con un padre profesor de Física y una madre maestra, la pequeña Marie comenzó pronto a destacar en los estudios y a mostrar un gran interés por las Ciencias.
No tardó demasiado en cruzarse con la muerte, ya que con 10 años tuvo que despedirse de su hermana mayor que moría de tifus, y un año después repetiría proceso con su madre, enferma de tuberculosis. Sin embargo, pese a la desgracia familiar, Marie terminó sus estudios secundarios con honores: primera de la clase y medalla de oro con dos años menos que el resto de sus compañeras.
Sus grandes capacidades no le bastaron para acceder a la universidad debido a que, por aquel entonces en Polonia, los estudios superiores estaban restringidos solo a los hombres. Marie se formaba en la clandestinidad y, al tiempo, trabajaba para apoyar económicamente a su hermana en sus estudios.
En 1891, con 24 años, Marie abandona Varsovia para estudiar en la Universidad de la Sorbona en París. Se encontraba entonces en el puesto de salida de lo que fue una célebre carrera como científica; sin embargo, no fueron tiempos fáciles. El dinero del que disponía apenas valía para pagar sus estudios universitarios, lo que le llevó, en numerosas ocasiones, a pasar frío y enfermar de inanición.
Dos años después de su ingreso en la universidad, Marie, nuevamente como primera de su promoción, se convirtió en la primera mujer graduada en Física. Y un año después se hizo también con la licenciatura en Matemáticas.
Aunque su vida siempre fue el estudio, Marie conoció a un hombre, que tan apasionado por la ciencia como ella, consiguió ganarse su corazón. Pierre Curie y Marie se casaron el 26 de julio de 1895 y, pese a los iniciales miedos de Marie, su compromiso no le alejó de la investigación y sus aspiraciones personales. De hecho, cuando Marie Curie decidió investigar más en profundidad los rayos emitidos por el uranio fue Pierre quien dejó de lado sus propios estudios para volcarse en ayudar a su esposa. A partir de esta investigación, Marie acuñó el término “radioactividad” y se pudo comprobar la existencia de dos nuevos elementos: el Polonio, en honor a su país natal, y el Radio, por su alto nivel de radioactividad.


 


 


 


pag 22 texto 1 foto 2

En 1903, los esposos Curie recibieron el Premio Nobel de Física, convirtiéndose Marie en la primera mujer en alzarse con el galardón. Además, el matrimonio, con actitud desinteresada, no patentó el proceso de aislamiento del radio para dejarlo abierto a la investigación de toda la comunidad científica. Moralmente Marie no era capaz de cerrar la investigación de tal aliado del hombre en la lucha contra el cáncer, por lo que prefirió la pobreza a favor del crecimiento de la ciencia.
La trágica muerte de Pierre, en 1906, atropellado por un carro de caballos, sumió a Marie en una profunda depresión que no le impidió cumplir con sus obligaciones como madre y avanzar en sus investigaciones consiguiendo, en 1911, el Premio Nobel de Química. Además, asumió la cátedra que ostentaba su marido en la universidad convirtiéndose en la primera mujer en ocupar ese puesto.
Sus estudios prosperaron hasta la creación de equipos de rayos X portátiles con el fin de ayudar a los heridos de la IGM; sin embargo, tantos años ante largas exposiciones de radiación causaron estragos en su salud. Paradójicamente, fue su amado Radio quien acabó con la vida de Marie el 4 de julio de 1934.