19 °C
España

Mariano Rajoy se niega a dialogar la independencia de Cataluña respecto a España

|

Por: Mar Molina


 


 


 


“No habrá una consulta a la británica sobre el futuro de Cataluña”. Así de contundente se mostró Soraya Saenz de Santamaria, vicepresidenta del Gobierno de España, en sus primeras declaraciones después del 9N. El proceso participativo llevado a cabo el 9 de noviembre en Cataluña lo respaldó una amplia mayoría de la sociedad catalana y los partidos de izquierda y nacionalistas, entre ellos la Generalitat (el Gobierno autonómico de Cataluña). En este proceso participativo se pidió una consulta democrática que permitiese votar la independencia o no de Cataluña respecto a España. Según los datos oficiales los llamados a participar eran 5,4 millones de catalanes de los que acudieron a votar más de 2.250.000 personas de las que un 80% votó a favor de la independencia. La respuesta del presidente del gobierno, Mariano Rajoy, no se hizo esperar y apenas unas horas después de las declaraciones de la vicepresidenta, declaró que: “La celebración de un referéndum de verdad no puede ser. Es anticonstitucional. Mi gobierno se niega a dialogar si es para votar la independencia. Mi posición política es que la independencia es mala para España y para Cataluña”. Estas declaraciones no se desmarcan mucho del tono que siempre ha mantenido el gobierno respecto al proceso participativo o a cualquier iniciativa de consulta por parte de gobiernos autonómicos. El Partido Polpular se ampara en la Constitución española y en el dictamen del Tribunal Constitucional que no contemplan un referéndum por la independencia como un derecho vigente.
La postura del gobierno español es incomprensible para Artur Mas (presidente de la Generalitat) quien considera que el 9N fue un claro ejemplo de cómo la sociedad catalana y sus instituciones saben organizarse al margen del Estado español. “Demostramos que ya no queremos negociar un estatuto en el que se nos reconozca nuestro carácter nacional o se nos garantice más autonomía, sino que lo que queremos es una negociación de tú a tú entre un estado y otro”. Puntualizó el presidente de la Generalitat en rueda de prensa.
Los medios británicos conocen bien el difícil encaje de Cataluña en España y han seguido con riguroso análisis las diferentes reacciones surgidas a partir del 9N. El periódico The Guardian, en particular, hacía la siguiente reflexión. Una vez los movimientos independentistas alcanzan un cierto tono en un estado multinacional, ya nada vuelve a ser los mismo. Incluso si estos movimientos independentistas no consiguen satisfacer sus demandas y el Estado sobrevive sin cisuras, lo hace perdiendo algo, se debilita. El precio tanto por quedarse juntos como por separarse acaba siendo el mismo. De esta forma- concluye el editorial de The Guardian- si el Sr Mariano Rajoy cambiase ligeramente su estrategia y permitiese un referéndum sobre la independencia a la vez que los catalanes estuvieran preparados para un justo debate sobre ellos mismos y con el resto de España, al menos desde el gobierno central se tendría la oportunidad de convencerlos para que se quedaran en el marco estatal.


 


 




  • “Mi gobierno se niega a dialogar si es para la independencia de Cataluña” . Mariano Rajoy , presidente del gobierno de España.




  • “No habrá una consulta a la británica sobre el futuro de Cataluña” Soraya Saenz de Santamaria, vicepresidenta del gobierno de España




  • “Queremos una negociación de tú a tú, de estado a Estado” Artur Mas, presidente de la Generalitat, gobierno autonómico de Cataluña