- °C
Reino Unido

Reino Unido estrena sus drones para atacar a Estado Islámico

|

Por: Naiara Álvarez Panizo


 


 


 


A día de hoy son cuarenta los países que ponen todo de su parte luchando contra Estado Islámico, el grupo terrorista que controla gran parte de Siria e Irak. Reino Unido es uno de ellos y este fin de semana ha lanzado su primer ataque con drones a Irak. Se conoce como “drones” a los vehículos de combate aéreos no tripulados, de esa manera si se derriban no se perderán vidas humanas, sólo material bélico. Las fuerzas militares lanzaron ataques aéreos sobre los objetivos de Estado Islámico, por otro lado el Ministerio de Defensa ha declarado la semana pasada en un comunicado que Reino Unido también está ayudando al gobierno iraquí en su lucha contra el potente grupo.
Desde la capital británica también se ha informado de que los ataques, realizados con misiles “Hellfire”, fueron realizados contra los terroristas que en ese momento estaban colocando artefactos explosivos en las proximidades de la ciudad de Baiji, situada al norte de la capital del país. También afirmaron que un misil del tipo Brimstone terminó con un contenedor que los terroristas usaban para almacenar material con el que podían extorsionar y controlar a la población.
Fue el día 26 de septiembre cuando el Parlamento de Reino Unido aprobó, con 524 votos a favor y 43 en contra, la petición que el gobierno de David Cameron hizo para bombardear a los milicianos suníes del grupo terrorista más peligroso del momento en Irak. Por otro lado varios legisladores británicos también han autorizado los vuelos destinados a la vigilancia y reconocimiento con drones sobre Siria.
Pero Reino Unido no es el único país que utiliza este sofisticado modo de ataque, un tiempo atrás ya lo hizo Estados Unidos con el objetivo común de derribar a los terroristas. Estos “aviones de teledirigidos” tienen varias ventajas entre las que se encuentra la más importante de todas que es que los militares ya no corren el riesgo de ser derribados por ataques enemigos, sino que los pilotan desde tierra. Además son bastante más baratos, según datos de Estado Unidos uno de estos aviones cuesta 15 millones de dólares, mientras que lo que solían pagar por los conocidos F-16 ascendía a 55 millones de dólares. Tienen una desventaja y es que la vida útil de estos aparatos es más corta que la de un avión de combate que porta un piloto, dado que muchas veces suelen estrellarse contra sus propios objetivos, pero al fin y al cabo eso es lo que también hacen los kamikazes de Al-Qaeda.