10 °C
Especiales

Descubriendo la verdad

|

 


Por: Nagore Valero


Joseph Goebbels dijo una vez, “Una mentira repetida mil veces se convierte en una realidad”. Lo que nunca esperábamos es que una mentira se pueda hacer tan grande, que viaje entre tantas bocas y, al final, se piense que es verdad. Por eso mismo, esta semana voy a hablar de las veracidades que hemos creído durante mucho tiempo pero que resultan ser falsas. Comencemos con nuestros primeros años y, precisamente, el primer año desde que nacemos. Se suele decir que podemos recordar experiencias de ese año, pero lo cierto es que es imposible. El primero en demostrar esa teoría fue Freud, pero se han hecho estudios más adelante donde se demuestran que el cerebro del niño, exactamente, el mecanismo cerebral de la memoria, sigue en crecimiento hasta los cuatro años. El psicólogo Ulrich Neisser investigóque incluso en esa edad no somos capaces de tener el lenguaje para darle apariencia a esa memoria. Asimismo, el amor es uno de los curanderos del dolor y aunque creamos que eso es prácticamente inviable, los científicos han mostrado la realidad. La Universidad de California hizo un estudio con 25 mujeres que sufrían el dolor mientras que sostenían la foto de su marido, y así, ese dolor disminuía. Sigamos con el amor, esta vez, con personas que son totalmente distintas pero que se atraen. La frase conocida es “los polos opuestos se atraen”o, por lo menos, todos lo habremos escuchado. La realidad es que esa frase es mentira ya que varios estudios han demostrado que para conseguir una relación duradera les deben de agradar algunas cosas similares. En cuanto a los celos, la verdad es que hacen no ver la realidad tal como es y ciegan a la persona. La encierran en ese sentimiento que es incapaz de salir y tienen una efectiva ofuscación cognitiva. En la Universidad de Delaware de EEUU realizaron una investigación y mostraron como las personas que sentían los celos se les imposibilitaba la manera de centrarse en el trabajo que estaban haciendo mientras que los nos celosos hacían su trabajo a la perfección. Sigamos con creencias que son falsas. Los anuncios, películas, series etc. Llevan consigo mensajes subliminales que siempre hemos pensando que nos podrían llegar a afectar. Pues lo cierto es que el experimento que hicieron en un cine de Nueva Jersey, el resultado fue un fracaso. Sin embargo, hoy en día los estudios realizados informan que un 80% siguen creyendo en su presencia. Por otro lado, cuantas veces habremos escuchado que el alcohol mata las neuronas. Otra afirmación que es falsa ya que han investigado que solo afecta a las dendritas causando daño en ellas. Las dendritas son aquellas bifurcaciones terminales que se encuentran en las neuronas y aseguran la entrada de los impulsos nerviosos, es decir, entradas por las que traspasan los mensajes a las neuronas. Además de todo ello, después de leer todas estas falsedades, ¿Quédirías sobre los sentidos del ser humano? Efectivamente, las personas tenemos 5 sentidos pero no son los únicos de nuestro cuerpo para comprender la información del exterior y el ambiente que nos rodea. Por ejemplo, uno de los más destacados es la percepción de sentir el dolor llamado “Nocicepción”. Al presentar los estímulos dolorosos, la tensión aumenta, las pupilas se dilatan, notamos una aceleración en las pulsaciones, sudamos etc. Pero al final, captar el dolor es esencial para sobrevivir. Existe una enfermedad llamada la insensibilidad congénita al dolor donde el ser humano no es capaz de reaccionar ante las rozaduras, cortes o cualquier emoción negativa y finalmente, antes de llegar a los 25 mueren. En las personas sanas, el dolor se sitúa en diferentes zonas del cerebro y todas ellas forman “la matriz del dolor”. Es curioso que el propio cerebro no sepa diferenciar entre un dolor que es físico y psíquico y estimule las mismas zonas por un brazo roto y un desamor. Por lo tanto, muchas de las teorías de nuestro alrededor son solo dichos que con el tiempo se hacen realidad y así, seguimos contando esas historias entre los hijos, amigos, familias o conocidos.


¿Verdad o mentira?


pag 3 texto 1 foto 2


 


Los murciélagos son ciegos. La visión de los murciélagos es excelente. No pueden distinguir los colores, pero por la noche se orientan mucho mejor que nosotros.
Los perros sudan por la lengua. Los perros tienen pocas glándulas sudoríparas, pero la mayoría de ellas se localizan en las almohadillas de sus patas. De media, una persona se traga ocho arañas al año. No existen estudios científicos que avalen esta media.