17 °C
Destacados

Bajo el suelo de Londres

|

Nagore Valero


Londres es una ciudad con grandes historias, lo que mucha gente no sabe, es que debajo de esta ciudad magnífica existen muchísimos más relatos. Hubo momentos en la historia donde las calles de la capital de Reino Unido contaban con violaciones contra la ley, gran cantidad de pobreza, crímenes, pero también grandes victorias. En la segunda Guerra Mundial, los ingleses se inquietaban y se preocupaban por la seguridad y así, construyeron un búnker debajo del suelo de Londres por si una bomba nuclear les destruía. En la actualidad, esos búnkeres pueden ser visitados y admirados ya que muestran perfectamente la situación de esa década tan terrorífica.


Por otro lado, por la inmensa construcción del metro, muchos de esos túneles han quedado vacíos y forman un gigantesco laberinto. Entre los años 1956 y 1961, este búnker tenia una largura de un kilometro, 200 metros de anchura y otros diez kilómetros de los túneles. Hoy en día, cuarenta y dos kilómetros son los que completan ese gran laberinto y la única manera de llegar a ellos es mediante 178 escaleras que dividen la ciudad y el subsuelo.


En caso de emergencia o un ataque atómico, la gente seria trasladada al búnker. Serían cuatro mil funcionarios aunque el resguardo tenia una capacidad de hospedar ocho mil personas. Afortunadamente, nunca probaron la posibilidad de sobrevivir bajo el suelo aunque crearon todo tipo de necesidades como panadería, hospital, lavandería, tiendas o el estudio de la BBC. Cuando terminó la Guerra Fría en 1991 y ese mismo año, la caída del muro de Berlín, se dio por finalizado el peligro y el búnker quedó abandonado.


No obstante, uno de los refugios más sorprendentes es el de Winston Churchill el cual dirigió a los británicos en la Segunda Guerra Mundial bajo el suelo. Estaba construido debajo del Ministerio de Hacienda donde se sitúa el centro de Londres. Comenzó su uso en 1939 después de que Adolf Hitler ocupara Polonia. Tenía 12.000 metros cuadrados y una capacidad de convivir 528 personas aunque actualmente solo se puede observar una parte de él. Estaba preparado para llegar difícilmente al refugio, con calles estrechas y formando un laberinto. Había telegrafistas, secretarios, operadores de radios incluso Ministros trabajando en el búnker que pocas veces podían ver la luz del día.


Asimismo, Londres esconde otros destinos igual de interesantes como el Greenwich Footpath Tunnel, un túnel peatonal que atraviesa el Támesis. Es un túnel subterráneo de 400 metros, que fue habilitado en el eño 1902 que une las dos orillas. Hoy en día, muchos turistas gozan de su uso con la posibilidad de cruzar el río .


Por otro lado, se encuentra también The Old Vic Tunnels, que cuenta con enormes espacios de túneles que arquean la estación de Waterloo. Actualmente, se han aprovechado estos túneles para diferentes tipos de actividades como galerías de arte, cines, cafeterías, estudios de artistas o pistas de patinaje. Entre los años 2009 y 2013 se crearon actividades artísticas, musicales y cinematográficas. Fue la marca Vans quien organizó estas curiosidades con 9000 metros cuadrados. Finalmente, no hace falta que vayamos a lugares como estos para observar lo que existe en la ciudad, el mismo metro tiene curiosidades para impresionar a cualquiera o que pasan desapercibidas para millones de viajantes. Muchas de las estaciones que ahora no están en uso muestran sus historias y sus leyendas.


En definitiva, Londres cuenta con grandes secretos tanto para turistas como los propios habitantes que se sorprenderán al saber que podían haber sobrevivido a metros del suelo. Quien sabe si algún día se le dará uso a esa plataforma creada debajo de millones de ingleses.