13 °C
Noticias

Un 74% de suizos dice ‘No’ a limitar la inmigración en el país

|




Alba Formoso Getino/aformosogetino@gmail.com


El país votaba en referéndum otras iniciativas como controlar la natalidad en países en desarrollo, aumentar las reservas de oro y eliminar privilegios fiscales a las grandes fortunas. Todas las propuestas han recibido la espalda de los ciudadanos, ya que ninguna han salido adelante.


Los suizos dicen no a limitar la libre circulación de inmigrantes dentro del país. La población del país alpino votaba el pasado domingo en referéndum tres iniciativas populares: la restricción de la inmigración, aumentar y bloquear las reservas de oro y eliminar los privilegios fiscales de los que gozan los extranjeros más pudientes que residen en el país.





La votación se zanjó con un ‘No’ del 74,1 por ciento de los votantes


El objetivo de limitar la inmigración ha sido presentado por el colectivo Ecopop, quienes se escudan la preservación del medio ambiente, ya que según aseguran, se reduciría la necesidad de ampliar los medios de transporte así como la construcción de nuevas viviendas. Esta iniciativa, conocida como “Freno a la superpoblación, sí a la preservación duradera de los recursos naturales”,




planteaba la petición de establecer una cuota máxima de inmigrantes, concretamente que, el “crecimiento anual de los inmigrantes permanentes en Suiza sería de un máximo del 0,2%”. Esta cuota supondría limitar la entrada hasta 17.000 personas, en contraposición a las 80.000 anuales actualmente.


Por segunda vez en este año los ciudadanos suizos han acudido a las urnas para decidir sobre sus leyes de inmigración, en un país, en el que la inmigración es una seña de identidad, con más del 23% de su población inmigrante.


Los detractores, entre los que destacan las dos cámaras parlamentarias que conforman el Gobierno central, sectores empresariales, sindicatos y distintas organizaciones sociales, aseguran que esta medida afectaría “de manera negativa a la economía, ya que según destacan aproximadamente el 25% de la fuerza de trabajo de Suiza es inmigrante.


Los promotores de Ecopop de estas iniciativas aseguran que no se puede basar la inmigración en acudir allí donde hay trabajo asegurando que “Nosotros les estamos robando los médicos a los españoles, Suiza no tiene por qué arreglar los problemas de otros países”,afirmaba una de sus portavoces, Anita Messere.




La segunda iniciativa que han votado y rechazado los helvéticos, por un 59,2% de los votos, es la llamada ‘Freno a los privilegios fiscales de los millonarios’, mediante la que se pretendía suprimir las leyes que establecen que los extranjeros más ricos paguen impuestos según sus gastos y no en función de sus ingresos.


Esta iniciativa también contaba con la desaprobación del Gobierno, asegurando que “los beneficios de este sistema fiscal son mayores que los inconvenientes”.


Por último, los suizos también han votado no, con un 77,3%, sobre la propuesta que reclamaba al Banco Nacional Suizo la ampliación de sus reservas de oro, como mínimo, en un 20% de sus activos, para según los promotores “salvaguardar la independencia monetaria”.


Limitar la superpoblación en el extranjero también aparecía en la hoja de propuestas de Ecopop, en la que pretendían fomentar programas de control de la natalidad en países en desarrollo, destinando el 10% de la ayuda económica que Suiza destina al exterior.




Desde la Unión Europea aseguran que el impacto de estas medidas sería “drástico” y van más allá “hay que hablar claro a la población y decirles que reflexionen; si cae la libre circulación
con los países comunitarios, cae todo lo demás”.




La inmigración en la Unión Europea está en el centro del debate político, con Reino Unido también a la cabeza de los ideólogos sobre limitar, controlar o frenar la libre circulación de personas dentro de la Unión Europea.