17 °C
Uncategorized

Messi también reina en Europa

|

Fernando Vaca
@fjvacama


Le sobraba con hacer un gol e hizo tres. Así son los genios. Y así es Messi. El argentino sigue escribiendo los capítulos de sus proezas y esta vez su inspiración desembocó en la Champions League. Su última víctima, Raúl González, cuyo récord de 71 goles bajaba al segundo escalafón de un pódium que ya coronan los 74 de Lionel Messi.
Antes de que los adjetivos/alabanzas volvieran a adherirse al apellido del “10” del Barcelona, tuvimos tiempo para presenciar el primer gol de Luis Suárez con la camiseta blaugrana. El uruguayo, que llegaba al encuentro ante el Apoel tras 366 minutos sin ver portería, mostró todas sus cualidades en dos movimientos: control orientado de tacón (con caño incluido) y definición que puede encontrarse en toda enciclopedia de “Cómo ser un excelente delantero”. Con este 0-1, el Barcelona sonreía y el Estadio GSP de Nicosia se preparaba para ser el escenario de un hecho histórico de la máxima competición europea.
Tal fue así que Messi, que venía de dejar en la cuneta a Telmo Zarra, se aprovechaba de un tiro en semi fallo de Rafinha y escribía su nombre en los libros de historia de la Champions League. Con este gol número 72, el argentino se convertía en leyenda y, a la postre, dejaba a los suyos con una ventaja de 0-2 finalizados los primeros cuarenta y cinco minutos. Tras otros quince de descanso, el de Rosario se empeñó en hacer trabajar a los editores de todos los periódicos del mundo y cambió las previsibles portadas en dos ocasiones: la primera gracias a una pase de Dani Alves, que el canterano azulgrana ponía en la red (0-3) con su pierna menos excelente; y la segunda de la mano de Pedro, que con un pase medido regalaba el gol número 74 (ahí se ha parado el contador) al hombre de los récords.
Con este 0-4, el Barcelona queda matemáticamente clasificado para los octavos de final y se jugará la primera posición del grupo F ante el PSG en la última jornada.
Los vigentes finalistas ya están en octavos de final
Entre los once equipos que ya han alcanzado la siguiente ronda se encuentran Real Madrid y Atlético de Madrid. Los protagonistas de la última final de Lisboa siguen con paso firme en la máxima competición europea y su hipotética participación en la gran cita de Berlín sigue cotizando alto en las casas de apuestas.
Y es que no es para menos. Primero está el caso del Real Madrid, que volvió a ganar en su visita al Basilea (0-1), aseguró el primer puesto del grupo B y siguió con su racha de partido jugado, partido ganado (cinco de cinco). Gran culpa de ello tuvieron Benzema y Cristiano Ronaldo, que fabricaron el único gol (obra del portugués) de un encuentro en el que el Real Madrid empezó a tener morriña de Lukas Modric. Los de Carlo Ancelotti no se encontraron nunca cómodos sobre el terreno de juego y vieron peligrar el 0-1 final en varias fases del encuentro.
No ocurrió lo mismo en la ribera del Manzanares, donde el Atlético de Madrid siempre tuvo la victoria en el bolsillo. Los del Cholo Simeone cuajaron su mejor actuación europea de la temporada y así lo reflejó el 4-0 final que endosaron a Olympiacos. Pronto empezaba la fiesta en el Vicente Calderón, que esbozaba una enorme sonrisa tras presenciar el tempranero 1-0 de Raúl García. Mismo júbilo se vivió con el 2-0 de Mandzukic, que se aprovechaba de un error garrafal del visitante Botía. Ya en la segunda mitad, el croata se empeñó en erigirse en protagonista de la noche y hacía dos tantos más: el primero, tras poner en la red un gran centro de su compañero Arda; y el segundo, tras cabecear a gol una falta lateral.
Con este hat – trick del croata, un 4-0 final y la clasificación asegurada, el Atlético de Madrid se iba a dormir con la única tarea de mantener el liderato del grupo A en la última jornada ante la Juventus. De mayor calibre será la obligación del Athletic de Bilbao, que tras su meritoria victoria (0-1) en el campo del Shakhtar Donestks, depende se sí mismo para mantenerse en esa tercera posición que da opción a jugar la Europa League.