14 °C
Reino Unido

La otra cara de la Navidad

|

Sandra Berciano


sandraberciano@gmail.com


La Navidad es una de las fechas más especiales de todo el año. Las calles se llenan de luces, los villancicos suenan sin parar, los niños escriben sus cartas y se ultiman detalles para que todo salga perfecto. Pero la Navidad también es la época más consumista del año, la época donde la palabra derroche toma su más estricto significado. En un mundo en el que más de 800 millones de personas no tienen lo suficiente para comer o en el que más de 2,5 millones de niños menores de 5 años mueren al año por desnutrición, parece increíble que el 40% de los alimentos que se compran en las fiestas navideñas terminen en la basura.


Otra típica y bonita costumbre navideña en casi todo el mundo es adornar un abeto con guirnaldas y espumillones. Desgraciadamente, la mayoría de estos pinos acaban en la basura cuando las fiestas terminan, y las cifras de los árboles demandados son alarmantes. Gran Bretaña consume alrededor de 8 millones de árboles al año, mientras que en Estados Unidos la cifra asciende a entre 35 y 40 millones de árboles que son vendidos durante la temporada de Navidad. Una costumbre cargada de espíritu navideño que se ha convertido hoy en día en un símbolo de nuestra cultura actual de “usar y tirar”. Sólo en España se tiran a la basura alrededor de 2 millones de pinos cada navidad.


Por otra parte, la cantidad de residuos se convierte en un problema aún mayor en la época navideña. Se estima que la cantidad de residuos en Navidad que Gran Bretaña produce llenaría el Big Ben 1.500 veces, en otras palabras Gran Bretaña produce el peso equivalente de 245 aviones jumbo en los residuos de envases cada semana. Comida, juguetes, adornos… todo esta envuelto con una gran cantidad de plástico y cartón; además del papel de regalo en el se envuelve.


Según WRAP, una organización sin ánimo de lucro creada para ayudar a los gobiernos a implementar sus prioridades en materia de eficiencia de los recursos, se podría llegar a la luna con la cantidad de papel de regalo tirado en Navidad solamente en Reino Unido. A lo que se puede añadir mil millones de tarjetas y suficiente papel de aluminio para cubrir Suffolk. Por este motivo es muy importante reciclar, tanto los árboles, como el cartón y el vidrio, entre otros. El gobierno británico ha puesto a disposición de los ciudadanos esta página web: www.recyclenow.com, en la que se puede comprobar según el código postal los puntos de reciclaje más cercanos.


PÁ 30 FOTO 2


Otra de las bonitas tradiciones de Navidad es el alumbrado en las calles, especialmente en Londres ya que la inauguración del encendido es toda una celebración en sí misma, con artistas invitados que gritan la cuenta atrás. El año pasado se sustituyeron las luces de Oxford Street por bombillas LED, lo que hizo que el alumbrado cuente ahora con exactamente tres cuartos de millón de luces que costaron la cantidad de 1.500.000 libras. Además hay que añadir el gasto que las luces conllevan, lo que en una gran ciudad puede llegar a alcanzar un gasto extra de 3,6 millones de Kwh, lo que equivale al consumo de 1.200 hogares en un año.


Hay que intentar entre todos reciclar lo máximo posible para hacer que el impacto medioambiental sea menor durante estas navidades. Pensar si toda la comida que compramos es necesario o fijarnos en si los juguetes que compramos vienen menos envueltos para decidirnos por ellos. Si los aparatos electrónicos llevan pilas comprar el que menos use, reutilizar adornos y otras cosas del año pasado y hacer un uso responsable para poder utilizarlas el año que viene también. Estas fechas que deben ser de amor y respeto, nos deben hacer recordad que debemos cuidar y preservar el medio ambiente.


10 consejos de Greenpeace para cuidar el medio ambiente esta Navidad


Decoraciones


Evitemos renovar las decoraciones año a año; es preferible comprar adornos fabricados con materiales más nobles, que nos durarán más y vamos a poder reusar durante varios años. De esta forma limitamos los residuos que producimos, y ahorramos tiempo y dinero al no tener que salir a comprar adornos y decoraciones cada año. Otra alternativa es utilizar lo que la naturaleza nos ofrece, como arrelgos florales o piñas de pino.


Envoltorios


En lo posible, debemos evitar el exceso de envoltorios y los plásticos. Un regalo envuelto en tela es mucho más atractivo y se puede volver a usar otro año. Si queremos usar papel, podemos optar por papel reciclado o incluso papel de diario y decorarlo nosotros mismos.


Tarjetas y saludos


Evitemos el gasto excesivo de papel y enviemos tarjetas electrónicas por mail, o simplemente usemos el teléfono para enviar nuestros mejores deseos.


Luces


De ser posible, evitemos decorar excesivamente los arbolitos con luces. En vez podemos utilizar otro tipo de adornos. Y si vamos a utilizar luces, siempre debemos recordar apagarlas cuando no estemos en casa, y no dejarlas encendidas toda la noche.


Viajes y traslados


Si tenemos que trasladarnos, intentemos siempre compartir vehículo o usar el transporte público.


Pilas y baterías


Muchos regalos y juguetes hoy en día llevan muchas pilas, sin embargo hay muchas alternativas que no las necesitan. Intentemos regalar juguetes o aparatos que no las usen.


Reciclado de regalos


La realidad es que siempre recibimos algún regalo que no nos gusta o que ya tenemos. En vez de dejarlo en el fondo del armario, lo mejor es donar estos regalos a algún hogar o fundación que los pueda aprovechar.


Menú más verde


Si bien en esta época abunda la comida, especialmente al tratarse del verano, intentemos evitar las carnes. Una rica ensalada o plato vegetariano no sólo son más ecológicos, sino que también son más saludables. Eso si, debemos estar atentos al origen de los productos, intentando siempre consumir de huertas orgánicas y alimentos que se cultiven cerca de donde vivimos. De postre, nada más rico que fruta fresca.


Menos bolsas


A la hora de salir a hacer las compras, debemos evitar siempre las bolsas de plástico. Llevemos un carrito o bolsas de tela que nos permitan cargar todas nuestras compras.


Regalos con conciencia


Aprovechemos para hacer regalos que fomenten el cuidado del medioambiente. Herramientas de jardinería, plantas, o incluso libros que hayamos leído que ya no vamos a usar.