12 °C
Reino Unido

Reino Unido prohíbe determinados actos sexuales

|




Jaime Peña 






Los productores de películas pornográficas británicos tendrán que revisar sus formas de trabajar. Se acabaron los azotes, la eyaculación femenina, la penetración con objetos que puedan ser considerados violentos. Todo eso está ya prohibido.
El pasado 2 de diciembre entró en vigor el "Reglamento sobre servicios de comunicación audiovisual" y se modificó la ley de comunicaciones de 2003. Ahora, el vídeo porno bajo demanda, es decir el porno online, deberá seguir las mismas normas establecidas para las películas porno que se venden en las tiendas. Con los mismos límites.
La Junta británica de clasificación de filmes divide los filmes en una escala que va desde "todas las edades" hasta "nadie menor de 18 años y se distribuye exclusivamente en teatros y tiendas especializadas".
A partir de ahora será imposible encontrar películas online producidas en el Reino Unido que no encajen en esta última categoría, el famoso R18. Y para que puedan entrar en ella, estarán prohibidos ciertos actos sexuales.


Las escenas que dejen dudas sobre "la falta de consentimiento" o "todas las formas de restricciones físicas que impiden a los participantes indicar si están dispuestos o no”. Estas nuevas directrices, sobre todo las que afectan a las prácticas sadomasoquistas, no impedirán que los fans de estos contenidos puedan encontrar vídeos realizados en el extranjero, pero ha generado la indignación de muchos en el Reino Unido.
"Son un montón de reglas extrañas y arbitrarias", dice Jerry Barnett, fundador de la campaña anti-censura "Sex and Censorship". "Parece que no hay explicación racional. Se trata simplemente de los juicios morales de la gente que lucha sin fin por prohibir la pornografía en Gran Bretaña".
Durante varios años, el gobierno de David Cameron ha puesto en marcha varias medidas para luchar contra la proliferación de contenido pornográfico online y proteger a los jóvenes.