17 °C
Reino Unido

Los “benefits”: un arma de doble filo

|

Sandra Berciano García/sandraberciano@gmail.com


Una de las palabras más oídas en Reino Unido es “benefits”, las famosas ayudas del gobierno inglés a las personas con bajos ingresos, sin trabajo, con personas a cargo, con hijos, por discapacidad... y la lista es casi interminable. Además, una vez que se esté recibiendo alguna ayuda se pueden obtener otro tipo de beneficios, como dinero para pagar el transporte, para llevar a tu mascota al veterinario, incluso para comprar ropa o comida, descuentos para ir al médico o para comprar unas gafas. Hasta aquí todo es perfecto y suena casi idílico. El problema empieza cuando la palabra estafa comienza a resonar más alto, y es que son muchos los que ya se han aprovechado de estas ayudas mintiendo sobre su situación. Muchos también, aquellos que llegan atraídos con la intención de vivir del dinero del Estado en vez de intentar encontrar un trabajo. Según el Gobierno Inglés existen dos formas de cometer fraude: no informar intencionadamente de un cambio en las circunstancias o ser deshonesto con el fin de obtener beneficios. De cualquier manera, si la persona es sospechosa se abrirá una investigación para recabar pruebas y los benefits serán parados mientras ésta dure. Después del estudio, los Oficiales de Investigación del Fraude (FiOS) tomarán una decisión. Si creen que se es culpable pueden llevarlo a los tribunales, se le puede pedir que pague una multa (entre £ 350 y £ 2,000) en lugar de ir a la corte, su ayuda puede ser reducida o detenida, se le pedirá devolver el beneficio pagado en exceso, y si es declarado culpable perderá el derecho a reclamar benefits (hasta 3 años). Son ya muchos los casos que se han acabado en los tribunales. Uno de los casos más recientes ha sido el arresto de una familia de cuatro miembros en Cardiff. Los padres, Alison y Jason Parfitt, estuvieron estafando al Estado alegando que su matrimonia se había roto y así recibir las ayudas como “solteros”, cuando en realidad eran un matrimonio feliz y él estaba trabajando a jornada completa. Por otra parte, sus dos hijos, Gemma y Stuart, estuvieron también cometiendo la misma estafa. Gemma recibía la ayuda como que fuera madre soltera, cuando en realidad vivía con su novio, quien estaba trabajando a jornada completa. La misma estafa empleó Stuart, el hijo varón, quien además había tenido un hijo con su
pareja. Casos como este son los que hacen que el Gobierno Británico quiera endurecer los requisitos para optar a recibir estas ayudas, ya que los estafadores están robando el dinero a todos los contribuyentes e impidiendo el acceso a otras personas que las necesitan. La condena por estafa puede llegar incluso a la cárcel. Hace apenas un mes, Emma Truscott, una madre de 36 años de edad que vivía en el condado de Kent fue condenada a 8 meses de prisión por mentir para recibir la cantidad total de £54,000 en benefits. Recientemente, un juez describió un caso como "el peor de los casos de fraude en las prestaciones que había visto en treinta años”., cuando se descubrió que una familia había recibido hasta £225,000 fraudulentamente en benefits por discapacidad. Patricia, Samuel and Danielle Bennett, padres e hija, afirmaron que apenas podían caminar y que necesitaban atención las 24 horas del día. Afortunadamente el Departamento de Trabajo y Pensiones les encontró caminando sin ningún problema y empujando sus maletas para irse de vacaciones al extranjero. La madre y la hija fueron las que recibieron mayores penas con 27 y 18 meses de prisión respectivamente, mientras que el padre fue condenado a 9 meses. A raíz de todos los casos de estafa y de todas las personas que se dirigen a Reino Unido para aprovecharse, no sólo de las ayudas, David Cameron afirmaba recientemente su apoyo a un sistema migratorio más estricto y poner fin así a los abusos derivados de la libertad de movimiento en la Unión Europea. Han sido muchas las veces que se han recortado las ayudas o que se han endurecido los requisitos para recibirlas, pero aún así las estafas siguen estando a la orden del día. También son muchos los que están a favor de seguir recortándolas, como la derecha conservadora británica que saca a relucir el tema cada vez que puede, culpando así a sus oponentes de la mala gestión realizada. El departamento de trabajo y pensiones (DWP) afirma que 900 billones de libras fueron recibidas de manera fraudulenta en 2008. En 2009 la cantidad aumentó al billón y en 2012 volvió a sufrir un aumento del 9% llegando al 1.2 billones. Sin embargo, las cifras oficiales del Gobierno del Reino Unido han declarado que la proporción de fraude se sitúa en el 0,7% del presupuesto total en 2011/12. Por otra parte, hay dinero que se pierde como consecuencia de los pagos en exceso de gente que no avisa que están viviendo o viajando al extranjero, y que posteriormente no pueden ser reclamados. Entre abril de 2008 y marzo de 2009 se estima que se perdieron aproximadamente uno 55 millones de libras. Los benefits nacen con la idea de ayudar a las personas a mejorar su situación personal y económica. Intentando ayudar a aquellos que tienen gente a su cargo, como niños o enfermos, o sencillamente aconsejando para encontrar un trabajo. El Estado destina dinero para que los desempleados puedan acudir en busca de ayuda para escribir un currículum, buscar entrevistas de trabajo, poder acudir a cursos de formación; todo de manera gratuita. Pero como se suele decir “hecha la ley hecha la trampa” y es que hay personas que en vez de beneficiarse del sistema de una manera honesta, se aprovechan de él.