4 °C
Londres

Vuelta al diseño retro en Portobello Road

|









Laura Lorenzo


Para los amantes del diseño gráfico que están cansados de crear logotipos, brands y marcas corporativas modernas o de carácter minimalista, este es el mejor sitio para tener referencias si le quieres dar un aire retro a tus diseños. Pero no solo es para los artistas gráficos, el Museum of brands, packaging and advertising es para cualquier persona que quiera recordar y añorar esos productos con los que vivía en su infancia, o para los jóvenes que deseen aprender la evolución gráfica que nos rodea en todos los medios de comunicación y publicidad.


PÁG 28 FOTO 2


A diez minutos a pie de la estación de metro de Notting Hill Gate, en el barrio de Notting Hill, muy conocido por la película del mismo nombre y a dos minutos de la famosa Portobello Road. Encontramos este espacio antiguo, aunque mejor lo describimos como retro, lleno de recuerdos.


Abierta en Gloucester en 1984, se trasladó a Londres en 2005. Se trata de una colección de objetos de época, dicen que más de 12.000. Relacionados con la Robert Opie Collection, junto con las donaciones de empresas y el público que incitan a hacer un viaje atrás en el tiempo, transitando por su historia. El recorrido por el museo empieza por la publicidad junto con la galería de las marcas y terminando la visita con el packaging.


PÁG 28 FOTO 1


Este museo no ha sido posible sin la colaboración de Robert que hace cincuenta años vio la necesidad de demostrar la fascinante historia de cómo los productos de consumo y promoción habían evolucionado desde la época victoriana. En 1975 Robert tenía material suficiente para crear su propia exposición, The Pack Age, en el Victoria & Albert Museum. Aunque lo primordial de la investigación de Robert ha sido la historia de las marcas de supermercados, sus otros intereses se amplifican a todos los demás aspectos de nuestra historia consumista: juguetes, juegos de mesa, productos que se usaban en los viajes o los medios de transporte como las motos, incluso las revistas y periódicos. También se interesó por la tecnología y la moda, o los acontecimientos históricos como las guerras.


La publicidad está dividida por décadas. Antes de empezar, en la puerta hay un cartel donde pone en que zona vas a entrar junto con una pequeña explicación escrita, en ella está el contexto histórico en el que te dispones. La televisión está muy presente en esta etapa, no olvidemos que ésta fue una de las grandes ventanas que se abrió camino la publicidad. Guerras, coronaciones de varios reyes, incluso la boda del Príncipe Carlos y Lady Di tienen su breve momento de gloria junto con su descripción en este espacio aunque se hacen menos referencias a los anuncios.


PÁG 28 FOTO 5


En las vitrinas se amontonan miles de objetos agrupados, a veces ocultos en la sombras. Caramelos, juegos infantiles, cigarrillos, productos del hogar. También se puede observar cosméticos como el Rimmel hecho desde la década de 1890, Oxo Cubes de la primera guerra mundial, Mars Bars, Rolos y KitKats desde el año de 1930, o una Chopper BIke de 1970.


En la sección de branding, los productos se ordenan también por décadas lo que permite ver cómo ha cambiado el packaging de las marcas expuestas. Estos dos conceptos se entrelazan, el branding ya no era sólo el logo. La marca se convirtió en la forma de comunicar las características y beneficios de un producto, y su conexión emocional con el consumidor. El packaging del producto pasó a formar también parte de la marca. Aunque es sorprendente ver cómo se pasa del metal casi oxidado al plástico o al cristal mientras el logo sigue su propio camino.






PÁG 28 FOTO 4