4 °C
Deportes

La FA acusa a Mourinho por mala conducta

|





Santiago Laz


El entrenador del Chelsea FC, José Mourinho, ha sido acusado este jueves por la Federación Inglesa de fútbol (FA) por mala conducta, en relación a los comentarios que el portugués efectuó ante los medios de comunicación tras el empate de los ‘blues’ contra el Southampton (1- 1) del pasado 28 de diciembre.


La FA alega que las declaraciones de Mourinho constituyen conducta impropia, pues insinuaron un sesgo deliberado del árbitro Anthony Taylor para condicionar el desarrollo de dicho partido. El técnico del Chelsea tiene hasta las 18.00 horas del próximo 13 de enero para responder a la acusación, que de momento no acarrea sanciones específicas.




Mourinho llegó a calificar de “escándalo” que Taylor no pitase un penalti sobre el centrocampista español Cesc Fábregas durante el duelo frente al Southampton. “Hemos perdido dos puntos y Fábregas se ha llevado una tarjeta amarilla. Creo que es un escándalo porque no es un penalti pequeño, es un penalti como el Big Ben. Solo diremos que fue un gran fallo con gran influencia en el resultado. Estoy contento que sea de esta forma, con respeto hacia el árbitro. Cometió un gran fallo, como los que yo hago o como a veces hacen los jugadores”, comentó el entrenador al ser entrevistado por la BBC.


“No son incidentes. Esto es una campaña, una clara campaña. La gente, los expertos, los comentaristas y los entrenadores de otros equipos reaccionan con el Chelsea de una forma distinta a la que lo hacen con otros equipos. Meten mucha presión en el árbitro y cometen errores como este”, concluyó el preparador, quien argumentó así que detrás de estos errores arbitrales había una supuesta conspiración contra los ‘blues’.




La Federación Inglesa, que prohíbe hacer ese tipo de comentarios con los medios de comunicación antes de los partidos, también revisó las declaraciones de Mourinho anteriores al encuentro del 19 de diciembre de 2014 que midió al Chelsea contra el Stoke City. Sin embargo, y tras recabar sus observaciones al respecto, la FA decidió no presentar una acusación disciplinaria y en su lugar solo emitió una advertencia formal.