4 °C
Reino Unido

El asesino del Canal de Manchester

|





Elena de Ondarza Hontanilla/ ana_elena93@msn.com


Los últimos seis años de la ciudad de Manchester han sido los más sangrientos de su historia. El Canal principal de esta zona urbana ha recogido un total de 61 muertos, personas que se han precipitado a las profundidades de sus aguas y no han vuelto a salir con vida. ¿A qué se debe este incremento en el número de cadáveres encontrados?


Los rumores se van multiplicando a lo largo de todo el Canal en los últimos tiempos. La posible existencia de un asesino en serie se extiende como la pólvora entre los atemorizados ciudadanos, que tras la caída del sol aceleran el paso para llegar a su destino lo más rápido posible. El profesor Craig Jackson, jefe de psicología en la Universidad de Birmingham, abraza como propia la idea de que un criminal ronda el paseo del Canal de Manchester. “Es extremadamente improbable que un número tan alarmante de cuerpos sean el resultado de accidentes y suicidios”.


La policía no descarta la hipótesis del profesor, sin embargo, conmina a la gente a ser prudente antes de que cunda el pánico y comiencen las sospechas. Donde se ha registrado el mayor número de accidentes es en el corazón del distrito gay de Manchester, allí los diferentes trabajadores aportan su punto de vista sobre la investigación que se está llevando a cabo; “En esta zona la gente ha estado bebiendo alcohol, si alguien quiere su cartera, les empujarán al canal. En mi opinión la gente está siendo empujada al canal”, asegura Stephen Faulkner, trabajador de un pub de la zona.


Chris Brahney, de 22 años, fue encontrado flotando en el canal tras su desaparición en un concierto de Stone Roses en Junio de 2012. El cuerpo de Souvik Pal, 18 años, también fue hallado en la vía fluvial tras haber sido visto por última vez caminando hacia la penumbra con un hombre desconocido a su lado. “The Pusher” es el nombre con el que la población ha decidido denominar a este desconocido que parece atentar contra la tranquilidad de los ciudadanos.


No es la primera vez que Manchester se utiliza como telón de fondo de los asesinatos más notorios y masivos de toda Gran Bretaña. Ian Brady y Myr Hindley llevaron a cabo sus atroces crímenes en los páramos que rodean Manchester entre los años 1963 y 1965. Y fue aquí también, donde el sanguinario Trevor Hardy asesinó a tres niñas adolescentes entre 1973 y 1976. ¿Un nuevo asesino en serie ha escogido esta ciudad para llevar a cabo sus atroces impulsos?


Los resultados de las autopsias de los cuerpos no son determinantes a la hora de esclarecer la causas por la que estas 61 víctimas se precipitaron al vacío. La policía se ha comprometido a investigar cada muerte inexplicable, en un intento por descartar la teoría del asesino y conseguir que Manchester vuelva a dormir tranquila.