4 °C
América Latina

Un Latinoamericano en el exterior que trabaja por la reconciliación de su país

|

Promover el PERDÓN para construir la paz es la misión de David Giraldo


Por Yohanna Rozo


David Andrés Giraldo Gómez es colombiano, vive en Londres desde hace más de cinco años, es abogado y tiene una Maestría en Derecho Internacional sin embargo, más allá de sus títulos y logros profesionales, él es un pacifista y está convencido de que “la tolerancia y el respeto por el otro son valores fundamentales en nuestra existencia como seres humanos”, por eso fundó ‘Plan Perdón’, “una organización dedicada a la permanente promoción del PERDÓN como una posibilidad para la construcción de paz en Colombia”.


Siempre recuerda a su país, sobretodo “en estos días fríos viene a mi mente el cielo azul de los días soleados en Bogotá, pero siempre recuerdo a mi familia y a mis amigos, es lo único realmente insustituible”, menciona David. La conexión de David con su patria es perceptible en sus palabras y sus acciones, en él habita un profundo anhelo de resolver el conflicto que por tantos años ha azotado a Colombia, de ahí su insistencia en la promoción del perdón.


David Giraldo aceptó la invitación de Express New para contarle a la comunidad latina en el Reino Unido de qué se trata ‘Plan Perdón’, cómo se adelanta esta misión y cómo cada uno puede hacer parte de este proceso de reconciliación:


¿De dónde nace la iniciativa ‘Plan Perdón’?


De mi afán por explorar otras métodos para resolver nuestros conflictos como seres humanos. En nuestras sociedades parece que nos hemos acostumbrado a ver `pelechar´ el odio, la revancha, el “eso no se queda así” hasta el punto que, en Colombia, por ejemplo, más personas mueren al año por rencillas personales que por el conflicto armado. Tiene que haber otro camino.


p12 David Giraldo PP Banner


¿Por qué el proyecto se enfocó especialmente en la necesidad de perdonar?


Porque conocí gente que aun habiendo vivido cosas terribles habla de perdón, de reconciliación, de paz, de no-violencia. Por ejemplo, Pastora Mira, que con su liderazgo ha contribuido a la reconstrucción de San Carlos, en Antioquia, perdió a dos de sus hijos a manos de los paramilitares. Una mañana, por esas vueltas de la vida, atendía en su casa a un herido en combate que cuando se despertó y vio la foto de uno de los hijos de Pastora, reconoció que él lo había matado. Ella siguió haciendo lo necesario para sanarlo y con el paso del tiempo los dos se volvieron un ejemplo de perdón y reconciliación en el municipio. ¿Con qué cara algunos de nosotros pedimos más guerra?


O Miguel Sánchez, que además de perder a dos de sus hermanos en un atentado del que él sobrevivió, después vivió el suicidio de su hijo y no obstante es un ser tranquilo y en paz.


¿Qué aspectos involucra el ‘Perdón’?


Reconocer que existe un daño y un dolor que produce un hecho vivido anteriormente. Comprender que ese hecho hace parte del pasado, que mantenerlo vivo, presente, solo daña a quien lo recuerda y sufre por él (Algunas personas que hemos entrevistado han coincidido en una frase: odiar es tomarse un veneno esperando que le haga mal a otro) Aceptar la necesidad de romper el ciclo y el hecho de que es una responsabilidad personal.


Pero también es muy importante tener en cuenta los aspectos que no involucra el perdón para que no haya malentendidos: perdonar no es renunciar a que se haga justicia y perdonar no es igual a olvidar. Perdonar es recordar sin que duela.


¿Qué esfuerzos se están haciendo para fortalecer esta iniciativa?


Este año vamos a llevar el mensaje de perdón a más personas haciendo exposiciones y charlas en varios lugares dentro y fuera de Colombia, Londres incluido.


¿Cuál fue tu principal motivación para arrancar con el proyecto?


Mi fuerte convicción del poder que tenemos como seres humanos. Estoy seguro que cada uno de nosotros puede hacer pequeñas cosas que tendrán grandes impactos en las personas que nos rodean y por ende, en nuestras sociedades.


Explícanos cuál es la visión de ‘Plan Perdón’


Nosotros queremos ser una organización líder en la construcción de paz en Colombia y en Latinoamérica.


¿De dónde surgió tu interés por la comunidad latinoamericana en el Reino Unido?


En Londres fácilmente te das cuenta que más que colombiano eres latino. Cuando en el metro escucho a un latino inmediatamente me reconozco en él o ella, en sus experiencias como inmigrante y me siento identificado pues aunque nuestras experiencias no sean exactamente iguales, sí hay cosas en común por venir de ese lugar que comparte la misma historia y lengua.


¿Qué proyectos importantes se están liderando en este momento desde ‘Plan Perdón’?


Estamos trabajando en tres proyectos para este año: en una exposición que viajará por el país para que nuestro mensaje llegue a más personas, en unos talleres de perdón, porque queremos ayudar a quien esté interesado en perdonar a hacer su proceso de perdón y en unas convivencias que realizaremos en Londres con personas que representarán diferentes grupos de la sociedad colombiana para explorar con ellos el tema del perdón y la reconciliación.


¿Qué ha sido hasta el momento lo más satisfactorio de este proceso de acompañamiento a la comunidad?


Plan Perdón nos ha permitido conocer unos seres humanos espectaculares. Esos momentos en los que de viva voz escuchamos los relatos de las personas que han perdonado cosas que alguno llamaría “imperdonable”, serán inolvidables.


¿Qué ha sido lo más difícil?


Lo más difícil ha sido liderar esta iniciativa estando fuera de Colombia.


¿Cómo se sostiene ‘Plan Perdón’?


Con amor por nuestra misión (risas)


¿Quiénes te acompañan en esta misión?


Hay un grupo de amigos en Londres y en Colombia que han estado muy comprometidos con Plan Perdón desde el principio.


¿Qué te ha aportado Londres en todo este proceso?


Los contactos que Londres te permite hacer tal vez no podrías hacerlos en ninguna otra ciudad. También me ha permitido conocer otras experiencias de perdón que se han dado en países como Ruanda e Irlanda del Norte y cómo esas experiencias han sido clave en la reconciliación en esas sociedades.


¿Cómo logras coordinar este proyecto desde afuera?


Ha sido el mayor reto hasta ahora, pero con todo lo que está pasando en Colombia en este momento, tendremos años para trabajar en perdón y reconciliación.


¿Qué participación tienen los colombianos en el exterior dentro de este proceso?


Mucha, tanto activa como pasivamente. Por ejemplo, queremos conocer los testimonios de perdón de los colombianos que están fuera del país y queremos que la exposición y las charlas sobre perdón se hagan también fuera del país y para eso necesitamos personas que lideren el tema en diferentes ciudades.


¿Cuáles son los momentos más relevantes de Plan Perdón?


Cada una de las entrevistas que hemos hecho ha sido especial e inolvidable. Por ejemplo, visitar San Carlos, Antioquía, para conocer y entrevistar a Pastora Mira. Toda la experiencia del viaje, estar allá, caminar con Pastora las calles de un municipio del que se desplazó por la violencia el 90% de sus habitantes al final de los 90´s y que hoy experimenta un renacer gracias, entre otras cosas, al liderazgo de esa mujer, es sin duda especial, pero también un reto: cómo transmitir ese mensaje de reconciliación que recibimos allá de tal manera que inspire a otros como nos inspiró a nosotros.


¿Qué ha sido lo más especial de participar en este proyecto?


Conocer personas que hablan y viven el perdón y la reconciliación a pesar de haber vivido experiencias muy dolorosas. Estar frente a ellos cuando hablan de sus experiencias sin dolor y contagiarse de su paz es lo mejor de ser parte de Plan Perdón.


¿Quiénes y de qué manera se pueden vincular a esta maravilloso plan?


Se puede vincular todo el que quiera, simplemente nos envía un correo a planperdon@gmail.com y listo. Si alguien quiere contarnos su historia, si quiere apoyarnos en el montaje de la exposición o de una charla, etc, está bienvenido a ser parte de este proyecto.


¿Cómo te sueñas tú, personalmente, en los próximos años?


Viviendo y transmitiendo paz.