4 °C
Reino Unido

El Ministro de Educación y Talentos Humanos de Ecuador defiende en Londres el modelo de la Revolución Ciudadana

|

Enrique Zattara


Gran parte de los gobiernos actuales de Latinoamérica se están caracterizando por haber rechazado las “recetas” del dogma económico neoliberal, cuya aplicación han llevado a la economía occidental a la actual situación de crisis. Ecuador, gobernado desde hace 8 años por el presidente Rafael Correa, está en un proceso de transformación histórica impulsada por la inversión en el potencial de su gente. Al rechazar la austeridad y priorizar la inversión en los servicios públicos, Ecuador ha logrado avances sin precedentes en la lucha contra la pobreza y la reducción de la desigualdad, al mismo tiempo que está logrando un fuerte crecimiento económico. Esta es la tesis central que desarrolló el pasado miércoles 21 de enero en Londres el Ministro de Educación y Talentos Humanos de Ecuador, Guillaume Long, durante una concurrida conferencia ofrecida en la sala Boothroyd del parlamento británico, en Londres. Desde su cargo, Long es responsable de supervisar la estrategia educativa del Ecuador, así como el desarrollo del sector del conocimiento, una parte crucial de la transición de Ecuador hacia una economía sostenible, basada en la alta cualificación de sus recursos humanos.
El ministro ecuatoriano, respaldado por la presencia de representantes diplomáticos de casi todos los gobiernos latinoamericanos en Reino Unido, exhibió durante cerca de dos horas un detallado repertorio de las políticas y logros del gobierno que integra, y respondió a las numerosas preguntas de periodistas, estudiantes y profesionales de origen ecuatoriano residentes en Londres, señalando los esfuerzos por elevar y cualificar el potencial humano a través de la educación y el conocimiento como una de las piedras angulares de lo que el gobierno de Correa ha bautizado como Revolución Ciudadana. “Gracias al segundo nivel más alto de la inversión pública en la educación superior en el mundo, Ecuador garantiza ahora su gente no sólo la enseñanza gratuita, sino también una educación universitaria gratuita. Las tasas de analfabetismo se han desplomado, y las universidades se están desarrollando en base a proyectos educativos innovadores para mejorar aún más los sectores de la educación y de la investigación”, señaló Long en un perfecto inglés.