4 °C
Noticias

Evo Morales fue investido líder indígena en un ritual ancestral

|

REDACCIÓN EXPRESS NEWS


El presidente de Bolivia, Evo Morales, fue ratificado como líder indígena en un rito ancestral en el milenario complejo ritual preincaico de Tiahuanaco, una antigua ciudad arqueológica, capital de la cultura Tiahuanaco, ubicada en el altiplano boliviano en la margen oriental del río Tiwanaku, a 15 km al sudeste del lago Titicaca, correspondiente al Departamento de La Paz. Antes de asumir su tercer mandato en una ceremonia en el Congreso nacional, Morales, de origen aymara, proclamó el equilibrio entre los humanos y el planeta, en un discurso ante delegaciones extranjeras y de movimientos sociales, luego fue ungido por amautas (sabios) en el templo de Kalasasaya, en Tiwanaku, 71 km de La Paz.
"Necesitamos volver al equilibrio, necesitamos revolución en la justicia, en el pensamiento, en la salud, en la educación, eso es Pachacuti", manifestó Morales, en alusión a Pachacútec, quien desarrolló el imperio del Tahuantinsuyo, en el siglo XV. En medio de sahumerios para invocar el buen augurio, Morales proclamó también el derecho de Bolivia de contar con un acceso soberano al mar, que le fue arrebatado en una guerra con Chile en el siglo XIX.
"Nuestro territorio abarcaba desde las costas del Pacífico, desde entonces (antes de la fundación de Bolivia) teníamos cualidad marítima, nuestro mar que se nos quiere negar hoy", señaló. Morales vistió un traje ceremonial, similar a una toga, llamado unku, tejido de lana de vicuña y adornado con un pectoral de una aleación de oro, cobre y plata.
También el chu'cu, una gorra de cuatro puntas, ornada de oro, que representa los cuatro suyos o regiones del Tawantinsuyo y los cuatro puntos cardinales. La ceremonia se desarrolló en el centro ritual de Tiwanaku, que era capital de una de las culturas más longevas de América del Sur, desde el 400 a.C. al 1172 d.C.