5 °C
Destacados

Matrimonios de Inmigrantes: nuevos poderes de la Home Office

|

Manuel Padilla Behar


Aunque los inmigrantes que desean contraer matrimonio en Reino Unido no tienen que pedirle permiso al Departamento de Inmigración -Home Office- para hacerlo, estos se enfrentan ahora más que nunca a dificultades para casarse.
A partir del 2 de Marzo, de 2015, cuando existan “factores de riesgo” que indiquen que una pareja intenta contraer matrimonio con el propósito de que una de las partes obtenga alguna “ventaja migratoria”, el oficial del Registro Civil tendrá la obligación de contactar con la Home Office, antes de celebrar el matrimonio. A raíz de esto, surgen dos preguntas: ¿Cuáles son estos “factores de riesgo” y qué pasa cuando el oficial refiere el asunto a la Home Office?
Respecto a la primera pregunta, entre los factores de riesgo, la Home Office menciona, por enumerar algunos, si uno de los miembros no tiene permiso de residir en Reino Unido, que la visa de la persona esté por vencer o que a la persona le hayan rechazado alguna aplicación anteriormente.
A manera de ejemplo, la visa de Carlos venció hace más dos años; él y María están en una relación genuina y se quieren casar. Ella es española. La pareja va al registro civil a notificar su intensión de casarse. Bajo la nueva ley, el oficial del Registro Civil tiene la obligación de notificarle a la Home Office que Carlos y María quieren casarse porque existen “factores de riesgo”, en este caso, Carlos “no tiene visa”.
Respecto a la segunda pregunta, si el oficial notifica a la Home Office lo anterior, ésta tendrá que decidir si investiga o no el asunto. Si deciden no investigar el expediente, la pareja podrá casarse. En el caso que la Home Office decidiera investigar el asunto, la pareja no podrá casarse hasta que la Home Office concluya su investigación. Este periodo de investigación puede durar hasta 70 días y durante este tiempo puede pedirle información a las partes, invitarlos a entrevistas, visitarlos en donde viven, etc. Si las partes no cooperan, concluirán que la relación no es genuina. La Home Office puede también iniciar el procedimiento para remover a la persona de Reino Unido.
Siguiendo el ejemplo anterior, la Home Office investiga la relación de Carlos y María, y concluye dictaminado erróneamente que la relación es de conveniencia. Carlos y María están en una relación genuina e insisten en casarse. Logran convencer al oficial del Registro Civil para que se celebre el matrimonio. Carlos envía una aplicación para regularizar su situación migratoria como esposo de María. La Home Office rechazará la aplicación porque, en su opinión, el matrimonio es falso. Carlos estará en una situación igual o peor en la que empezó, a pesar de estar legalmente casado con María y en una relación genuina.
La Home Office estima que bajo la nueva ley, 35.000 matrimonios van a ser referidos cada año y que de estos, 6.000 van a ser investigados.
En mi opinión, es poco probable que la Home Office vaya a tener la capacidad de investigar de manera cuidadosa los 6.000 casos que estima. Por lo tanto, es posible que este poder sea utilizado sin control y de manera indiscriminada. La paranoia de la que sufre la Home Office al considerar que todos los inmigrantes quieren hacer trampa los puede llevar a impedir que parejas que genuinamente están en una relación, se casen. El derecho a contraer matrimonio es un derecho humano. La situación migratoria de la persona no impide el ejercicio de este derecho y por lo tanto las parejas afectadas por estas decisiones deberán llevar sus casos a la corte.
Hay que tener muy en cuenta a la hora de aplicar y es que los costos van a aumentar a partir del 6 de Abril. Les recomendamos que los que tengan pendiente enviar una aplicación, lo hagan antes de esa fecha.


Manuel Padilla es abogado (Solicitor) en Reino Unido y trabaja para Nadine Wong & Co Solicitors y Casa Latinoamericana. Lo puedes contactar al 0207 243 8888 o en mb@nadinewongsolicitors.co.uk. La circunstancias que se han expuesto en el artículo también aplica para uniones civiles del mismo sexo (civil partnerships).