5 °C
Destacados

"No he venido a sufrir, si mañana lo estuviera pasando mal me volvería a España" (Visualiza el vídeo de la entrevista; un cleaner español explica lo duro que es la vida en Londres)

|

Visualiza el vídeo de la entrevista; un cleaner español explica lo duro que es la vida en Londres:


https://www.youtube.com/watch?v=DQLBCCJOz-g


 


Juan Gómez Muñoz


David Llorente, tiene 29 años, nació en Madrid y lleva poco más de un año viviendo en Londres. En España aunque estudió arte dramático sus últimos trabajos fueron como camarero y en una empresa de mensajería. Desde que llegó a Londres ha trabajado como cleaner (limpiador) para diferentes compañías.


¿Cuéntanos tu experiencia en Londres ?
A los 15 días de llegar me ofrecieron un trabajo de dos horas, de lunes a viernes como limpiador, de 5 a 7 de la mañana, en unas oficinas del centro de Londres, recogiendo las basuras, poniendo el lavavajillas, acomodando las tazas en la cocina y pasando la aspiradora. Actualmente me sigo levantando a las 4 de la mañana para limpiar durante dos horas, la recepción de un edificio en Liverpool Street, durante el día voy a estudiar inglés en una escuela de la zona en la que vivo, y en la tarde vuelvo a trabajar otras dos horas, en otro sitio. Mi experiencia aquí sin títulos universitarios es muy parecida a los españoles que vienen con titulación, en cuanto a la barrera de no saber el idioma.


¿Cómo conseguiste este trabajo?
El primer trabajo que tuve fue a través de una amiga, como suele ser todo aquí, alguien que te dice que necesitan gente en una compañía donde ellos trabajan, llevé los papeles, al otro día me explicaron el trabajo y enganché.


¿Qué opinión tienes del oficio?
Que no está bien pagado en razón a lo que haces, se trabajan dos horas pero no paras, vas a ”mata caballo”, alguna vez también se tiene problemas con los pagos. Es un trabajo para salir del paso, son trabajos que te sacan del apuro, y conoces de que va el asunto, pero es necesario cambiar el chip. Como primera toma de contacto es genial, pero luego hay que cambiar.


PÁG 28 FOTO 3
David Llorente en una instantánea como actor


¿La barrera es el idioma?
En este tipo de trabajos el ingles no se convierte en una barrera porque, recoges basuras, limpias escritorios, pasas una aspiradora, pero si quieres avanzar si que hace falta aprenderlo.


¿Qué opinas del aluvión de gente que está viniendo a Londres a trabajar?
La mayoría de los compañeros con los que trabajo en limpieza son españoles, brasileños, italianos, sudamericanos, y debido a la crisis cada vez hay más. Las compañías ahora como tienen tanta gente no valoran a sus empleados, sino lo haces tú, vendrá otro a hacerlo. Como ocurre en España. Te sientes un poco vacío y desamparado al estar en estos trabajos.


¿Crees que el Gobierno de España debería echar un cable a los españoles que están en Londres?
Cuando llegué estuve en la Embajada española y me atendió un guardia civil en la entrada tipo “todo por la patria”, fui para informarme de las ayudas que tenemos, pero no hay ninguna ayuda, dicen que antiguamente si ayudaban, pero hoy en día en nada, te tienes que buscar la vida tú solo.


¿Qué consejo le das a los españoles que tienen pensado venir?
Que se den prisa, porque según he escuchado en las noticias, las normas para los inmigrantes están cambiando bastante.


¿conoces el caso de alguien que haya venido a trabajar y se haya regresado en poco tiempo?
Conozco el caso de una amiga de mi pueblo, de Aranjuez, dice que no le gusto el trajín que hay en esta ciudad, el clima y también el idioma le suponía una barrera, estuvo unos meses, lo pasó mal y se devolvió. Además he oído de otros casos.


¿El inicio es fácil?
Yo creo que la actitud depende de la persona, yo vine por experiencias personales, para vivir una experiencia y aprender un idioma. A mí me ha ido bien aquí, dentro de lo que cabe no me puedo quejar. Estoy agradecido y he pasado momentos muy buenos, no he venido a sufrir, si mañana lo estuviera pasando mal me volvería a España. Pero hay gente que viene por necesidad, porque no tiene mas remedio que venir aquí a trabajar de lo que sea, y aguantar, aguantar y aguantar. Y ahí imagino que será todo más difícil, pero en mi caso era por cambiar un poco de aires.


¿Tu objetivo es ser actor?
Si. Yo vine para aprender inglés y poder seguir avanzando, pero también tengo en España cositas que pagar y la vivienda en este país vale muy cara, aquí trabajas sí o sí, y los trabajos sino sabes inglés son de este tipo.


¿Te gusta el oficio?
La verdad es que no. Ya una vez que se ha pasado un año, es algo monótono, porque vienes aquí con las ganas de aprender el idioma y de vivir una experiencia, y ya es más de lo mismo, el hecho de madrugar todos los días, porque se madruga mucho, y esos cambios de horarios tan radicales no creo que a nadie le guste.
Pero si es cierto que te abre una puerta. Cuando te ofrecen dos horas de cleaner, y vienes de un país como es España que está con la economía tan mala, pues parece que se te abre una posibilidad y te lo tomas con mucha ilusión. Las primeras semanas y los primeros meses el hecho de que te ofrezcan un puesto laboral en un país que no es el tuyo, pues ilusiona. Creo que para empezar está bien, pero a la larga es una cosa que debería dejarse rápido y buscar otra alternativa.


¿Has intentado buscar otro empleo?
Ahora estoy estudiando en un escuela inglés, y el horario me viene muy bien. Trabajo dos horas por la mañana y 2 horas por la tarde. Gano un poco más de lo que ganaba al principio y aunque sean sólo 4 horas diarias, incluso fines de semana y gastando muy poco, con eso sigo adelante.


¿Crees que hay prejuicios en trabajar como limpiador?
En España desconocía este servicio que hacen aquí, había hablado con gente que limpia normalmente las escaleras de los bloques y poco más, no sabía que había empresas como hacen aquí, trabajos de dos horas, muy puntuales, que te exigen un rendimiento muy grande, porque son dos horas bien amortizadas.
La mayoría de la gente con la que hablo sobre el tema de la limpieza, no está contenta, la mayoría quiere cambiar a otras cosas, pero la mayoría nos apalancamos un poco.