16 °C
Deportes

El Submarino amarillo hunde las naves blancas

|

Javier Mirones
@javier_mirones


Un aguerrido Villareal le roba la victoria al Madrid y se marcha con un punto del Bernabéu
Un triste Barça vence por 3-1 en Granada
El Atlético, con el autobús de por medio, empata contra el Sevilla


Un esplendido Villareal ha logrado un merecidísimo empate este domingo en el Santiago Bernabeu. Los de Ancelotti se han encontrado con un gran rival que, con una mezcla de garra y planteamiento técnico, ha logrado detener la BBC y robar un punto al líder de la tabla.
Frecuentemente cuando uno de los de arriba pierden o empatan, es el propio ‘grande’ el causante de dicha perdida de puntos. En este partido no ha sido así. El Real Madrid realizó un gran partido pero se encontró frente a un rebelde Villareal que, sin recurrir al cerrojo, logró parar el ataque blanco y generar peligro en el área rival.
El Villareal empezó el partido avisando. En el minuto 10, Gerard controló un balón al borde del área madridista y realizó un disparo que Casillas logro despejar, y termino en las botas de Moi Gomez, quien fusiló. Si no llega a ser por Carvajal, que interpuso su cabeza en la tayectoria, el Submarino amarillo se habría adelantado.
Tras esa jugada, el conjunto dirigido por Marcelino, quien demostró una vez mas sus grandes dotes de entrenador con un gran planteamiento técnico, se vino arriba y alargo unos minutos más, generando un juego rápido de idas y venidas.
En ese momento, el Madrid se metió en el partido y su centro del campo empezó a tomar la batuta del encuentro. Isco y Kroos empezaron a dirigir la nave blanca hacia arriba y de repente el Villareal se vió encerrado en su área con toda la BBC y la maquinaria pesada atacando. Sin embargo, el ataque de los locales no fue suficiente y se retiraron al túnel de vestuarios con el empate a cero.
El Madrid salió en la segunda parte con las armas por delante y en una jugada de ataque de los blancos, Bailly derribo a Cristiano en un penalti clarísimo. El portugués batió a Asenjo y anotó el primer tanto en el marcador, seis minutos después de haber saltado al terreno de juego.
Poco duró la alegría a los locales. Marcelino recurrio a la artillería pesada y sacó al terreno de juego a Vietto (63’). Los de Marcelino se vinieron arriba y, gracias a una jugada combinada por el interior, Gerard logró marcar el empate un minuto después de la entrada en el campo del argentino.
Tras el empate un Madrid rabioso se vino arriba intentando lograr la victoria en casa pero fue imposible. El partido se convirtió en un frenesí de vete y ven entre áreas, con jugadas clarísimas en las que cualquiera pudo haberse llevado la victoria. Quizás los blancos se llevaron las más claras como el fallo a portería vacía de Jesé o el posible penalti de Chicharito en el área rival.
A pesar de los intentos, el partido finalizo y hubo reparto de puntos. En lo que se refiere a lo futbolístico ambos pueden estar contentos: pelearon hasta el final y dieron el espectáculo esperado.
Sn embargo, el Real Madrid seguramente no se habrá ido a dormir tan contento, debido a la victoria del Barcelona frente al Granada, que le acerca dos puntos a la cabeza de la clasificación. Los de Ancelotti deberán andarse con cuidado si no quieren perder el liderato.


Un dudoso Barça vence en Granada
El Barcelona vuelve de su visita a Granada con tres puntos en el bolsillo pero a sabiendas de que han estado lejos de su juego. El resultado (1-3) no refleja el triste partido visto en el terreno de juego por parte de los blaugranas.
Los chicos de Luis Enrique se encontraron con un Granada que intento ahogar el encuentro, buscando el juego defensivo y cortando las comunicaciones en centro del campo. En parte el planteamiento de Abel Resino funcionó, pero Rakitic logró desatascar el encuentro anotando el primer gol en el 25’ y dirigiendo el ataque blaugrana.
El encuentro finalizo los primeros 45 minutos sin mucha emoción, con unos intentando dormir el encuentro y buscando un empate en jugada aislada y los otros sin mucha imaginación para sortear el bloqueo rival.
La segunda parte comenzó mejor para los visitantes. Con Messi desaparecido y Neymar más desaparecido aun, tuvo que aparecer Luis Suarez para ampliar la ventaja del Barcelona con un gol a los tres minutos de empezar el segundo tiempo. Sin embargo, el Granada logró acortar distanciar en el 52’ gracias a un penalti inexistente de Bartra a Lass, que sentenció Fran Rico.
El Granada luchó pero se vio incapaz de empatar el marcador. Mientras tanto, la Pulga tuvo la oportunidad de anotar el gol final en el 70’, en una jugada en fuera de juego. A pesar de ello, el gol subió al marcador y sentenció el encuentro. Una derrota que encasqueta aun más a los chicos de Resino en los puestos bajos de la tabla, que comparte con el Levante y el Córdoba.
El Barça, por su parte, se vuelve a la ciudad condal con tres puntos pero con muchas dudas respecto a su juego. Aunque, a pesar de las dudas, el empate del Real Madrid le sirve para recortar distancias en su pelea particular por el liderato.


El Cholo firma la tercera posición
Está claro que el Argentino está a gusto con la tercera posición de la tabla, y así lo ha demostrado en su planteamiento en su visita al Sánchez Pizjuan. Con Mandzukic y Koke de inicio en el banquillo, el argentino planteó un partido buscando ahogar a su rival en el terreno de juego y dominar el partido, pero no desde los goles.
La estrategia surtió el efecto requerido, y el partido se convirtió en una lucha encarnizada en el centro del campo. Con este panorama, ambos rivales se fueron al descanso a cero.
El Sevilla estaba poniendo más carne en el asador, en lo que a juego se refiere. El técnico colchonero decidió avanzar un poco las líneas con las salidas de Torres, Koke y el croata, pero siempre desde la idea inicial de que el empate en Sevilla era bueno.
Y así finalizó el encuentro. Está claro que Simeone está a gusto en la tercera posición y no quería arriesgarse a perder más puntos frente a un perseguidor directo. De esta manera el Atlético termina la jornada con ocho puntos de margen frente al Sevilla que ostenta la quinta posición y con solo un punto de ventaja frente al Valencia, que están cuarto.