4 °C
América Latina

La Comunidad Internacional debe apoyar la paz de Colombia

|

Por Carmen Chamorro


La Comisión Internacional del Movimiento Político y Social Marcha Patriótica, de la mano de su portavoz en España, Javier Calderón anunció a esta corresponsal, durante un reciente periplo por Europa, que no trae otra idea que hacer un llamado a la Comunidad Internacional que apoye firmemente la paz que ponga fin a un conflicto, que arroja cifras escalofriantes como 220.000 muertos y 5’3 millones de desplazados en más de medio siglo, así como crear un bloque único de fuerzas del cambio en Colombia, opuesto a las políticas neoliberales.


Es necesario que se amplíen los espacios de participación ciudadana, tanto para la construcción del ansiado acuerdo, como para su refrendación e implementación. Asimismo, la Comisión Internacional espera que las partes cesen en los constantes enfrentamientos durante el proceso de diálogos de paz que se desarrollan en La Habana. “Desde la sociedad civil, pedimos la creación de ambiente político idóneo que permitan avanzar acuerdos”. El proceso se pone en riesgo cada vez que hay período electoral, afirmó a esta corresponsal.


El presidente colombiano, Juan Manuel Santos mostró el propósito de hacer de 2015 "el año de la paz" ¿Es posible?


Lo real es que va a tardar más tiempo del que prevé Santos. Hay cuestiones en las que no se logra consensuar y que serán retomados posteriormente. Desde la sociedad civil, pedimos la creación de un ambiente político idóneo que permitan avanzar en los acuerdos. El proceso se pone en riesgo cada vez que hay período electoral. Los temas de discusión son profundos y tardaran más tiempo porque las discusiones de la estructura agraria colombiana, reparación de víctimas, estructuras insurgentes, justicia de crímenes paramilitares y la implementación de acuerdos requieren tiempo, dado que hay opiniones encontradas. El punto de drogas ilícitas, o la disputa central como la salida de Colombia de la política antidroga norteamericana, también requieren tiempo y atención exhaustiva.


Situación actual de la comunidad indígena que se encontraba en medio de la tensión del fuego cruzado, entre militares e insurgentes armados de las FARC-EP.


Desde el pasado mes de diciembre del 2014, el movimiento social reclama cese bilateral de fuego para ambientar el proceso de paz. Son intentos por alcanzar un estado anímico que permita transitar acuerdos; mientras haya combates y comunidades campesinas, afrodescendientes e indígenas en medio de la confrontación, seguiremos hablando de un escenario tenso. Con la presión social, la insurgencia desde diciembre declaró un cese bilateral indefinido de fuego, siendo verificado por un conglomerado de fuerzas progresistas, si bien el Ejercito sigue atacando a unidades y estructuras de las FARC, lo que genera serios conflictos. Siguen existiendo grupos hostiles paramilitares que actúan sobre las comunidades, sigue habiendo desplazamiento forzado, controles paramilitares en Medellín, Cali, lo que provoca que el movimiento social y popular no pueda actuar con tranquilidad ante esta coyuntura de clima violento.


¿Por qué cree que se da esta caótica situación a la que se refiere?


Existen ciertos sectores que no desean y obstaculizan el acuerdo de paz, sin obviar la existencia de tres factores puntuales: el manejo discrecional por los militares colombianos de grandes sumas de dinero del Presupuesto Nacional; esto es, el 3.6% del PIB es destinado a las Fuerzas Armadas colombianas. En pleno proceso de paz, se han incorporado, recientemente, un total de 6.000 nuevos soldados y 22.000 efectivos policiales; La salida del conflicto que ha de ser de índole militar con derrota de la insurgencia, esto es, una idea de victoria militar que planea en las cabezas de muchos y las consecuencias jurídicas para un total de 1.600 militares condenados por supuesta violación de Derechos Humanos y que si hay un acuerdo de paz, muchos estarán comprometidos.


¿Qué Papel juega la activista por los DDHH en Colombia, Piedad Córdoba, quien recientemente pidió a las partes poner punto y final al combate por la existencia de civiles en la zona?


La ex senadora colombiana y activista de DDHH Piedad Córdoba instó a las partes a poner fin a los combates que se registraron en la zona del Cauca. Desde su papel como senadora de la República, ha sido la única del Parlamento colombiano que, en época de Uribe, luchó por la paz, jugando un papel esencial en la liberación de soldados, policías y políticos en manos de las FARC. Logró la extensión de puentes al diálogo. El país reconoce que ha jugado un papel valiente e importante en la diplomacia por la paz al involucrar también a toda América Latina. Lamentablemente, sectores de la ultraderecha colombiana le han restado derechos políticos por una condena de la Procuraduría General de la República.


¿Qué valoración aporta sobre la labor mediadora de La Habana en el proceso de paz y la caída del embargo?


El camino de la paz de Colombia tendrá que pasar por la normalización de las relaciones políticas de todo el Continente, lo que implica la incorporación de Cuba en la OEA, junto con la autodeterminación económica y comercial de la Isla. El proceso de paz fue una exigencia de la UNASUR en 2010, lo que generó posibilidades para que los países se involucraran ya que nuestro conflicto afectaba a toda la Región. La CELAC ha planteado que Latinoamérica es un territorio de paz y que el problema colombiano es un oasis en medio de todos, y yo añado que es la excusa de EEUU para intervenir en nuestros asuntos.


¿Qué opinión le merece la emergencia de nuevas fuerzas políticas como “Podemos” en España?


El surgimiento de estos movimientos viene de nuestras enseñanzas en la búsqueda de alternativas al neoliberalismo. Algunos piensan que lo que ocurre en los países del ALBA es provocado por sus gobiernos de corte autoritario y se equivocan, puesto que los que no tenían voz y no podían decidir sobre sus destinos políticos, económicos y sociales, han adquirido una participación activa orientada hacia otros caminos y han logrado un bienestar que antes no tenían. América Latina ha permitido experiencias importantes, enseñanzas positivas. Podemos es un fenómeno nuevo y lo llevamos con atención desde Colombia. Esperamos que España pueda transitar hacia aquellos cambios que demanda la sociedad española y que emerjan nuevos partidos capaces de responder a las exigencias de la misma. Nos alientan estas noticias en medio del caos mundial bélico como Ucrania.