4 °C
Recordando

¡Feliz cumpleaños Mafalda!

|

Anabel Leal
anabeleal@hotmail.com


La curiosa e inquieta niña Mafalda cumple esta semana 53 años, y es que el irónico personaje de cómic, creado por Joaquín Salvador Lavado, más conocido como Quino, tuvo su primera aparición el 15 de marzo de 1962. Aunque su autor considera el 29 de septiembre de 1964 el momento oficial de su nacimiento, lo cierto es que fue dos años antes cuando la carismática niña veía la luz por primera vez. De todos modos, y como diría Mafalda, “¿Qué importan los años? Lo que realmente importa es comprobar que a fin de cuentas la mejor edad de la vida es estar vivo”


En 1962 el escritor y humorista argentino Miguel Brascó le sugirió a Quino que dibujara una tira cómica para promocionar una nueva marca de electrodomésticos. Lo que se le pedía era una historieta sobre una familia, pero la campaña fracasó, por lo que las ocho tiras que dibujó se quedaron guardadas en un cajón. Paradójico nacimiento, fruto de la misma sociedad del consumo sobre la que tanto reflexionó la niña, y es que hasta su inicial se la debe a la marca, ‘Mansfield’. En 1964, apareció entonces la primera tira del personaje en el semanario ‘Primera Plana’ de Buenos Aires, donde permaneció hasta 1965. Entonces pasaría a publicarse en el diario argentino ‘El Mundo’ hasta el cierre del mismo, dos años después.
Poco después aparecería el libro de Mafalda, agotándose la primera edición en apenas dos días, e iniciaría una nueva andadura en el semanario ‘Siete Días Ilustrados’. En 1973, Mafalda dejó de publicarse por decisión del propio autor, aunque el 23 de octubre de 2009, después de 33 años, reaparecería en el diario italiano, "La Repubblica" para criticar las declaraciones machistas del por entonces Primer Ministro italiano Silvio Berlusconi.
Mafalda es un ícono del humor gráfico que cuestionó con acierto el sistema capitalista, los prejuicios de género, la hipocresía, los sistemas políticos, las desigualdades sociales, etc. Una niña humilde y comprometida con las etnias, preocupada por temas como la paz, la democracia y los derechos humanos. Le encantan Los Beatles, el Pájaro Loco y los panqueques. Odia la injusticia, la guerra, las armas nucleares, el racismo, las absurdas convenciones de los adultos, el calor y, sobre todo, la sopa.


PÁG 32 FOTO 2
CURIOSIDADES
Mafalda vivió en el barrio de San Telmo
Poco se sabía del hogar de la familia de Mafalda, más allá de que vivía con su hermano Guille, sus padres y su tortuga "Burocracia" (llamada así por la lentitud que tiene para todo), en el apartamento E en un edificio donde vivía también su amigo Felipe. Pero ese edificio existió (y existe todavía) en el barrio porteño de San Telmo, en el número 371 de la calle Chile, muy cerca del hogar de Quino. De hecho, “Aquí vivió Mafalda”, reza una placa en homenaje en el edificio.
Mafalda para adultos
En España, la censura franquista obligó a los editores a colocar una franja en la portada del primer libro de Mafalda con la que se declaraba como una obra “Para adultos”. Asimismo, Mafalda también tuvo que enfrentarse a la censura en otros países como Bolivia, Chile o Brasil.
Felipe existió realmente, y vivía en Cuba
Al mejor amigo de Mafalda le encanta fantasear, jugar a ser El Llanero Solitario y retrasar todo lo posible los deberes de la escuela, pero lo que más define a Felipe son sus dientes de conejo y su cara alargada, con pelo despeinado. Esas mismas facciones son las del periodista argentino Jorge Timossi, buen amigo de Quino.
“Yo lo vi y pensé, aquí hay algo familiar. Poco después, en Chile, me cayó una dirección suya y le mandé una tarjeta de presentación mía en la que le puse: Quino, confiesa, hijo de p… Y a vuelta de correo, me llegó un afiche con Felipito, que decía: “Justo a mí me toca ser como yo’”.
Presencia de Mafalda
Además de haber sido traducida en 30 idiomas, Mafalda cuenta con sus propios espacios en el mundo real: En Argentina, en 2009, en la esquina de las calles Defensa y Chile se colocó una estatua del personaje, en homenaje al barrio natal de Quino, que pronto se convirtió en la principal atracción turística del lugar. En el barrio de Colegiales, en Buenos Aires, hay una Plaza Mafalda y en la estación de metro Perú, en la capital argentina, hay un mural de “El Mundo Según Mafalda”. También en el metro de París, en la estación Argentine, Mafalda observa atenta desde un mural a figuras de la ciencia, la política o las artes de Argentina, como Jorge Luis Borges.
Muerte de Mafalda
Existen diversas versiones, no autorizadas, que argumentan la posible muerte de Mafalda. En internet circulan leyendas que aseguran que la pequeña argentina murió atropellada por un camión de sopa, su máximo enemigo. También existe un futuro alterno, tras el punto final de Quino, en el que exhiben a la niña en su etapa adulta como una traductora de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).